Countless Wonders. Free Markets Let Entrepreneurs Help Everyone

by Donald Boudreaux.

On a recent drive through an affluent San Francisco neighborhood boasting truly spectacular homes, I did what almost every ordinary person does in such circumstances: I wondered to myself, “What can I do to earn enough money to be able to afford such a home?” My thinking continued: “To earn such wealth requires that I produce a product that lots of people value more than it would cost me to produce. Okay! Good! I’ve identified the general formula. Now all I need to do is to think of a product for which people will pay a price higher than my cost of production.”
“What can I produce? . . . What can I produce? . . . What creative idea can I come up with that will earn me a bundle? . . . What can I produce?.’.. Think, Don: think, think, THINK!”
Melancholy engulfed me as I drew a blank—the same embarrassing blank that I drew on each of the thousand-and-one previous occasions when I tried to think of a new product or service that consumers would value.
Fact is, I possess absolutely no such entrepreneurial creativity. None. Zippola.
And yet, despite my mind’s barrenness on this front, how fortunate I am! How amazingly, breathtakingly fortunate—and wealthy—I am!
My good fortune is that I live in a society in which I benefit immensely and directly from other people’s creative ideas-no one of which I would have dreamed up in several lifetimes. The distinguishing feature of a depoliticized free-market economy is that it not only inspires creative people to create, but it also inspires these creative people to create things and processes that benefit even me and others who are hopelessly non-creative.
Here’s what I mean. I’m writing these words somewhere over the State of Utah as I hurtle toward New York City at a speed of 600 miles per hour. Less than a foot from my arm the air temperature is 50 degrees Fahrenheit below zero. And yet I’m cozy, comfortable, and safe as I sip complimentary gourmet coffee. Two hours ago I was in California; three hours from now I’ll be in New York. My thoughts are being recorded (with help from my fingers) on a laptop computer that has more computer power than was on Apollo 11. I can check my e-mail messages by plugging my laptop into the telephone nestled in the seat in front of me.
Each of these wonders—and they are wonders!—is made possible by countless creative ideas of people whom I don’t know and who don’t know me. I am responsible for none of the ideas that enable me to write on a computer as I fly safely across the continent. But here I am, the happy beneficiary of these astonishing creations.
What’s more, I’m an ordinary American. I’m not rich by modern American standards. But so what? In truth, I’m astoundingly wealthy. I (like nearly all other Americans) can acquire these luxuries in exchange for just a tiny fraction of my work time.
Let’s tally up the cost to me, today, of the luxuries that I identify above. The round-trip coach airfare is $338. My new laptop, complete with modem and all of the requisite software for word processing and for e-mailing, costs a total of $2,000. Because I’ll probably keep this laptop for at least two years, the daily cost to me of this laptop is no more than $2.74 (which is $2,000 divided by the 730 days that there are in two full years). To check my e-mail will cost me about $35 in telephone charges—a figure calculated on the assumption that I’ll be on the air-phone for ten minutes (which is far more connect time than I’ll probably need).
So what do we have? All told, it costs me a paltry $375.74 to fly from New York to California and back and to write this column en route and to check my e-mail. $375.74—that’s all! A mere $375.74 is all that I paid to do what twenty years ago no one at all could do, and what only four or five years ago only the wealthiest of the wealthy could do.
Yet today laptop computing on a jetliner is so common in Western society that we take it for granted. My fellow passengers are no more astonished to see me typing on my laptop than they would be to spot a pigeon in Central Park.
The 1997 annual report of the Federal Reserve Bank of Dallas is entitled Time Well Spent: The Declining Real Cost of Living in America. I encourage you to read this remarkable document. (Note: The Dallas Fed is something of a renegade among government agencies. Its leadership and staff of economists rank among the most free-market-oriented group of scholars in America today.) The report’s authors—W. Michael Cox and Richard Alm—document how the real cost of living in America has fallen dramatically over the past century, and how it continues to fall. Cox and Alm measure cost of living by using work time—the amount of time the typical American worker must labor to purchase various goods and services.
Almost any good or service you can name costs less work time today than it cost just a few years ago. For example, in 1984 the typical American worker had to work 435 hours to purchase a personal computer. Today, a vastly more powerful computer is available for only 76 hours of work by the typical American worker. A cell phone in 1984 cost 456 hours of the typical American’s work time. A much better cell phone today costs a mere nine hours.
Of course, many goods and services that we today take for granted could ten years ago be purchased at no price whatsoever—such as checking e-mail from a commercial jetliner.
The marvels to which we each have daily access are the product of millions of creative minds figuring out how better to please consumers—by producing new or improved products and by reducing the costs of producing existing products. Many of these creative people earn (and deserve) millions of dollars; some earn (and deserve) billions of dollars; most earn handsome but not princely sums. Everyone, however, in industrial society profits greatly from every market entrepreneur’s creativity.
I need not lament that I, personally, have no creative, productive ideas. I have the great good fortune to live in a society that encourages truly creative people to share the fruits of their creativity with me. My blessings are literally too great to count.
Donald J. Boudreaux

El Gran Bazooka: BCE y Deuda Soberana

por Xavier Sala i Martín.


El Gran Bazooka: BCE y Deuda Soberana
El Gran Bazooka
Finalmente el Banco Central Europeo ha marcado paquete y ha enseñado su gran bazooka. La expresión “gran bazooka” forma parte de la jerga financiera desde que el secretario del tesoro norteamericano, Hank Paulson, defendió ante el congreso y pidió que éste multiplicara la cantidad de dinero disponible para rescatar de Freddie Mac y Fannie Mae ante los ataques especulativos:“si tienes una pistola de agua en el bolsillo y alguien te reta, seguramente la tendrás que sacar. Pero si tienes un gran bazooka, y todo el mundo sabe que lo tienes, puede que no lo tengas que sacar. Al aumentar el miedo que infundes, reducirá la probabilidad de tener que usarlo”
El papel de los Bancos Centrales
Los bancos centrales fueron diseñados a finales del siglo XIX y principios del XX como los primeros gran bazookas financieros. Durante el siglo XIX los sistemas bancarios de todo el mundo estaban sujetos a “pánicos” recurrentes: de repente corría el rumor de que el banco X se había quedado sin dinero y la gente corría a sacar sus depósitos por miedo a perderlos. Al perder depósitos, el banco quebraba y tenía que cerrar. Es decir, la rumorología y los pánicos irracionales podían hacer que bancos perfectamente sanos y solventes se volvieran insolventes y tuvieran que cerrar(*).
Para evitar ese problema, las autoridades crearon el “banco central”: un banco de bancos con la capacidad de imprimir dinero y llevarlo rápidamente a cualquier banco comercial. Los diseñadores de esa idea pensaron que si algún día se desataba el rumor irracional de que el banco X no tenía suficiente dinero, el banco central acudiría con todo una montaña de billetes. Al ver que los billetes están ahí, el pánico desaparecería, el banco no quebraría y el banco central podría llevarse de nuevo todos los billetes para casa. Fijaos que el simple hecho de que haya un banco central con capacidad de imprimir cantidades ilimitadas de dinero y dispuesto a acudir a los bancos disuadiría a los especuladores en estado de pánico. Sólo con enseñar el gran bazooka se soluciona el problema sin necesidad de usarlo.
Notad que el Banco Central no va a evitar que los bancos insolventes quiebren. Y tamposo es esa su misión. Los bancos inviables deben cerrar con o sin banco central. El Banco Central, sin embargo, evita que los bancos solventes se vuelvan insolventes por culpa de los rumores infundados.
El BCE y la propuesta de comprar deuda soberana Española e Italiana
En la reunión de hoy, 6 de setiembre de 2012, el BCE ha decidido dotarse de la capacidad de comprar deuda de los gobiernos europeos con problemas para hacer bajar la prima de riesgo que tienen que pagar países como España o Italia. La idea es simple: España e Italia son países solventes (es decir, si los tipos de interés son razonables, podrían hacer frente a sus deudas con recaudaciones futuras) pero no tienen liquidez para afrontar sus pagos a corto plazo. Debido a los pánicos que vienen de la situación griega y la posible desintegración del euro, los mercados exigen unos tipos de interés cada vez mayores. Y si los tipos de interés pasan a ser demasiado elevados, llegará un punto en que toda la recaudación del estado irá a pagar intereses y la deuda será insostenible. Para evitar esos pánicos, el BCE ha decidido comprar deuda soberana española e italiana a unos tipos de interés “razonables”. Al hacerlo, se espera que los tipos bajen y se impida que España e Italia sean insolventes. Dado que el BCE una capacidad casi ilimitada de generar recursos (ya que tiene una máquina de imprimir dinero), los mercados van a bajar los tipos de interés a los que prestan a España e Italia sin necesidad de que el BCE compre toda la deuda: Solo con enseñar el gran bazooka, esperan, se solucionará el problema. Y de hecho, desde que el pasado 23 de Julio Mario Draghi anunció que compraría un bazooka y lo pondría a disposición , las primas de riesgo han caído en picado... y eso que todavía no ha comprado ni un euro de deuda. Solo con mencionar (creíblemente) al bazooka ha calmado a los mercados durante un mes y medio.
Disciplina
¿Es bueno que el BCE compre deuda soberana? Si y no. O no necesariamente. En la medida que los tipos de interés que los mercados utilizan para España o Italia son irracionalmente altos (es decir, en la medida de que la prima de riesgo no está justificada por los fundamentales sino por los pánicos de los inversores) la compra de bonos por parte del BCE es buena. Pero en la medida que esos tipos reflejan el riesgo de que España e Italia sean justificadas por los fundamentales, no. La razón es que los tipos de interés deben reflejar el riesgo de impago. Y si existe riesgo real de impago porque, por ejemplo, la deuda italiana es demasiado alta o el déficit español no se está corrigiendo por falta de reformas serias, es bueno que los tipos de interés lo reflejen y reducciones artificiales de esos tipos por parte del BCE son una mala idea. De hecho, son las subidas de los tipos de interés las que han hecho que España abandonara su locura expansiva y la locura del despilfarro que llevaron a los extravantes déficits de 2010 y 2011. Cuando Berlusconi se vio contra la pared en julio de 2011, anunció reformas de todo tipo. Cuando el BCE intervino para aliviar la prima de riesgo en agosto del mismo año, Italia abandonó las reformas de inmediato.
Dicho de otro modo, el anuncio de la compra de deuda soberana por parte del BCE es buena y le va a permitir a España e Italia ganar tiempo para que las reformas surjan sus efectos. La intervención del BCE, sin embargo, no es un substituto para la austeridad fiscal.
Lógicamente el BCE lo sabe y es por ello que ha anunciado que, antes de intervenir, los países que lo quieran deberán firmar un Memorandum of Understanding (MoU), un contrato con los fondos de rescate en el que se comprometerán a seguir con la austeridad y no hacer la pirula de Berlusconi. El MoU no será un rescate total como los de Irlanda, Grecia o Portugal. Será un “programa preventivo” que se aplicará a países que todavía tienen acceso a los mercados financieros. Eso es importante porque los programas de rescate totales aplicados hasta ahora solamente se aplican cuando el país ha perdido toda fuente de financiación. Y eso tiene incentivos perversos ya que hace que los países se esperen a pedir ayuda hasta que ya es demasiado tarde.
¿Qué parte de la prima de riesgo es riesgo real y que parte es paranoia especulativa? Difícil de saber. El Banco Central de Italia estima que unos 200 puntos básicos son especulativos (es decir, si la prima es de 5%, 3% corresponde a riesgo real y 2% a sobreprima especulativa). Goldman Sachs, por su lado, estima que solo entre 100 y 150 puntos básicos son especulativos. En cualquier caso, el BCE no ha anunciado un objetivo oficial de reducción de la prima de riesgo. Es decir, no ha dicho que "actuarán hasta que la prima de riesgo sea solo del 3%". Ha dicho que la prima de riesgo tiene que reflejar el riesgo fundamental. Esperemos, pues, una prima de riesgo menor aunque no nula.
Subordinación
Un aspecto importante anunciado por el BCE es que sus créditos tendrán la misma prioridad o “seigniority” que los créditos privados. Es decir, no serán preferentes. Eso también es importante porque si la deuda del BCE pasara a ser sénior, automáticamente el resto de la deuda pasaría a ser subordinada y los acreedores actuales exigirían primas de riesgo superiores con lo que el programa podría tener las consecuencias contrarias a las deseadas. Como pasa en las películas cómicas, a veces el malo coge el bazooka al revés y, tras apuntar a un objetivo que tiene delante, el tiro le sale por atrás.
Política Interna Alemana
La decisión de hoy refleja otro hecho importante: las diferencias que hay entre las autoridades europeas a la hora de afrontar la crisis. Alemania no tiene una posición unificada en contra de la intervención del BCE porque la impresión de dinero puede causar inflación (a pesar de que el BCE ha dicho que las compras serán "esterilizadas") y porque piensan que es necesario de imponer programas de austeridad a rajatabla. De hecho, hay rumores cada día más sonoros de que Angela Merkel está está extraordinariamente irritada con el fundamentalismo del Bundesbank y de su gobernador, Jens Weidman que ha votado en contra de la propuesta del BCE. Fue el único voto en contra dentro del BCE. Es interesante señalar que Alemania tiene dos representantes en el consejo del BCE. Eso quiere decir que el otro representante alemán, Jorg Asmussen, ha votado a favor de la intervención del BCE y en contra de la posición de Weidman. Todo esto indica que la posición de Angela Merkel parece ser un poco más flexible que la de sus compatriotas del Bundesbank (e incluso más flexible que la de su propio ministro de Finanzas, Wolfgang Schauble). Por un lado piensa que si la teoría del gran bazooka es correcta, el BCE no va tener que imprimir demasiado dinero y no se va a crear demasiada inflación: solo con mostrar que el bazooka ya va a ser suficiente. Por otro lado, Merkel piensa que, dado que el rigor y la austeridad son necesarios y que, por más necesaria que sea a medio plazo, esa austeridad tiene efectos negativos sobre el crecimiento a corto, es necesario compensar la política fiscal restrictiva con la política monetaria expansiva. Por eso permite la intervención de las autoridades monetarias para salvar el euro. A diferencia de Weidman, Angela Merkel se enfrenta a unas elecciones dentro de un año y no parece tener muchas ganas de hacer campaña electoral habiendo sido la responsable de la desintegración del euro. Esperemos, pues, más flexibilidad por parte de Alemania en los próximos meses.
Conclusión
De momento, la reacción de los mercados ha sido la de euforia. De hecho, la euforia que se desató el 23 de Julio ha seguido y ha culminado en el día de hoy. Hay espacio para el optimismo pero debemos seguir siendo cautelosos. La intervención del BCE va a hacer que las primas de riesgo bajen. Pero hasta que el crédito no fluya a las empresas, el “credit crunch” va a seguir ahogando a la economía española. Y sin crecimiento, no hay salvación. El anuncio del BCE de hoy no garantiza el crecimiento. Es un gran bazooka. Si. Pero es solo un gran bazooka.


Visual 128

Tumblr






























Víctima, 8 de septiembre: Cristóbal Martín Luengo

Libertad Digital.


Hacia las tres de la tarde del día 8 de septiembre de 1987, la banda terrorista ETA asesinaba en Bilbao de un disparo en la nuca, muy cerca de su domicilio en el barrio de Arangoiti, al subteniente de la Guardia Civil CRISTÓBAL MARTÍN LUENGO. Su mujer y una de sus hijas bajaron inmediatamente del domicilio a auxiliarle, pero no pudieron hacer nada. Cristóbal Martín Luengo fue trasladado en una ambulancia al Hospital Civil de Basurto, donde ingresó cadáver. El rebote de una de las balas alcanzó a Julián Pérez Gómez, que resultó herido leve.
Los dos asesinos se dieron a la fuga en un taxi robado un cuarto de hora antes, que les aguardaba con las puertas traseras abiertas y estaba conducido por un tercer etarra. El taxi había sido robado en la plaza de San Pedro en Guecho por dos de ellos. Allí pidieron al taxista que se dirigiera al polideportivo de Archanda, y en el trayecto se identificaron como miembros de ETA, explicándole que necesitaban el vehículo para hacer un transporte de armas. Tras meter al taxista en el maletero, recogieron a un tercer etarra y se dirigieron a Bilbao a cometer el atentado.
Las fuerzas políticas vascas, a excepción de Herri Batasuna (HB), condenaron el atentado, y lo relacionaron, de una u otra manera, con la oferta de diálogo del Gobierno a ETA. Este atentado era el primero que se producía con víctimas mortales desde el último contacto que se había mantenido en Argel el 10 de agosto de 1987 entre los comisarios Manuel Ballesteros y Jesús Martínez Torres, por parte del Gobierno, y Eugenio Etxebeste, alias Antxon, por parte de la banda asesina.
El 10 de septiembre se celebró en Bilbao el funeral por el subteniente de la Guardia Civil al que asistieron varios centenares de personas. El féretro con los restos mortales de Martín Luengo fue despedido con vivas a la Guardia Civil.
En octubre de 1997 la Audiencia Nacional condenó a Joseba Koldobika Begoña Ibarra a 33 años de prisión por el asesinato de Cristóbal Martín Luego. También fue condenado por robo de vehículo con toma de rehén. El etarra había huido a Francia desde donde había sido extraditado a España en diciembre de 1996.
"El asesino de mi padre fue detenido en Francia y extraditado a España. De una condena de casi cuarenta años a la que fue sentenciado, por su asesinato y el secuestro de un taxista en su huida, no cumplió más de nueve años; lleva mucho tiempo en libertad, haciendo vida normal, con su familia, sus amigos, trabajando, riendo, viendo crecer a sus hijos y envejecer a su mujer... Mi padre no pudo hacerlo y nuestras vidas nunca volvieron a ser las mismas".
Así se expresaba una hija del subteniente asesinado en marzo de 2009 en una "Carta de una joven a su padre asesinado por ETA" (El Confidencial, 10/03/2009). Efectivamente, a Koldobika se le concedió el tercer grado (régimen abierto) en marzo de 1999, por una supuesta enfermedad que le impedía continuar en la cárcel. Concretamente, el etarra padecía una depresión, por lo que accedió a un régimen de semilibertad.
Según el Ministerio del Interior, el etarra Félix Ignacio Esparza Luri, detenido en Francia el 2 de abril de 2004, también participó en el asesinato del subteniente Martín Luengo.
Cristóbal Martín Luengo, de 50 años, era natural de Valderrodrigo (Salamanca) lugar donde fue enterrado. Estaba casado y era padre de tres hijos de 19, 17 y 4 años. Había ingresado en la Guardia Civil en 1960, y estaba destinado en Bilbao desde hacía veinte años. Desde 1983 desempeñaba trabajos administrativos en el Gobierno Militar de Vizcaya.
"(...) Parte de la familia abandonamos el País Vasco [tras el asesinato] y mi madre, la gran heroína de nuestras vidas, nunca pudo rehacer su vida. No obstante, ella sola supo sacar fuerzas y tirar del carro de la vida que le había tocado vivir. Sacó a sus tres hijos adelante y consiguió que, a pesar de todo, los tres siguiéramos con nuestras vidas. Además, esta gran heroína, nuestra madre, nos enseñó con su ejemplo a enfrentarnos a la vida con coraje y valentía" (El Confidencial, 10/03/2009).

Construction of cable-stayed bridge in Vladivostok




Fuente: Ingeniería en la red.