No es tuyo para dar, de David Crockett

Extracto del artículo:

"No es la cantidad, Coronel, de lo que me quejo; es el principio. En primer lugar, el gobierno no debe tener en el Tesoro más que lo suficiente para sus propósitos legítimos. Pero eso no tiene nada que ver con la cuestión. El poder de recaudar y desembolsar dinero a placer es el poder más peligroso que se le puede confiar al hombre, particularmente bajo nuestro sistema de recaudación de ingresos por medio de una tarifa, que llega a todos los hombres del país, sin importar cuán pobres sean, y cuanto más pobres son, más pagan en proporción a sus medios. Lo que es peor, le presiona sin que sepa dónde se centra el peso, ya que no hay un hombre en los Estados Unidos que pueda adivinar cuánto paga al gobierno. Así que ya ves, que mientras contribuyes a aliviar a uno, lo sacas de miles que están aún peor que él. Si tienes el derecho de dar algo, la cantidad es simplemente una cuestión de discreción contigo, y tienes tanto derecho a dar 20.000.000 de dólares como 20.000 dólares. Si tienes el derecho de dar a uno, tienes el derecho de dar a todos; y, como la Constitución no define la caridad ni estipula la cantidad, tienes la libertad de dar a cualquier cosa que creas, o profeses creer, es una caridad, y a cualquier cantidad que creas apropiada. Percibiréis muy fácilmente la amplia puerta que esto abriría para el fraude y la corrupción y el favoritismo, por un lado, y para robar al pueblo por otro. No, Coronel, el Congreso no tiene derecho a dar caridad. Los miembros individuales pueden dar tanto de su propio dinero como quieran, pero no tienen derecho a tocar un dólar del dinero público para ese propósito. Si se hubieran quemado el doble de casas en este condado que en Georgetown, ni tu ni ningún otro miembro del Congreso habría pensado en apropiarse de un dólar para nuestra ayuda. Hay unos doscientos cuarenta miembros del Congreso. Si hubieran mostrado su simpatía por los que sufren contribuyendo con la paga de cada semana, habrían ganado más de 13.000 dólares. Hay muchos hombres ricos en Washington y sus alrededores que podrían haber dado 20.000 dólares sin privarse ni siquiera de un lujo de vida. Los congresistas eligieron conservar su propio dinero, que, si los informes son ciertos, algunos de ellos gastan de forma poco creíble; y la gente de Washington, sin duda, le aplaudió por aliviarles de la necesidad de dar dando lo que no era suyo. El pueblo ha delegado en el Congreso, por la Constitución, el poder de hacer ciertas cosas. Para ello, está autorizado a recaudar y pagar dinero, y para nada más. Todo lo demás es una usurpación y una violación de la Constitución."

Harakiri (Seppuku), dirigida por Masaki Kobayashi (1962)


El tema central de la película es la confrontación entre el honor y la crueldad. La trama es sencilla y fácil de seguir, el uso de los flashbacks es constante y son los que dan luz a los hechos. Está ambientada en Japón en el siglo XVII cuando los samuráis ya no eran necesarios y muchos de ellos vivían en la miseria. La película es dura, tanto a nivel visual como narrativo. Tatsuya Nakadai interpretando al protagonista (Hanshiro Tsugumo) está portentoso. Los peleas son otro punto fuerte.

De esas películas que veré más veces. La incluyo en mi lista.

------------

Enlaces:

- Entrevista a Masaki Kobayashi sobre Harakiri [Seppuku] (YouTube).
- Tatsuya Nakadai Entrevista sobre Harakiri [Seppuku] (YouTube).

- Introducción a Harakiri. Filmoteca de Sant Joan (YouTube).

- Screenwriting Secrets in Harakiri (YouTube).

- Harakiri (Seppuku), 1962 (IMDB).

- Harakiri (Seppuku), 1962 (Filmaffinity).

- Masaki Kobayashi: Harakiri, por Rafael Narbona (Revista de libros).

- Las siete virtudes del cine antisamurái. Ensayo sobre Harakiri [1] (Seppuku, 切腹, Masaki Kobayashi, Japón, 1962). Alberto Sáez Villarino (Revista EAM).

- Harakiri [Seppuku] (1962) de Masaki Kobayashi (El Gabinete del Doctor Mabuse).

- Kobayashi, Masaki. Andrea Grunert (Senses of Cinema).

- Seppuku (Harakiri, 1962) [Podcast: MARCIANOS EN UN TREN].

------------

Fotografías: