Política de Fusiones Bancaria: ¡Qué Gran Error!

Xavier Sala i Martín.


Política de Fusiones Bancaria: ¡Qué Gran Error!

La política de fusiones ha sido un grave error. Desde que empezó la crisis financiera en España, el gobierno y el Banco de España han seguido lo que se ha venido en llamar “política de consolidación bancaria”. La idea es que los bancos grandes son más eficientes que los pequeños. Por esta razón, si un banco mediano y sano se fusiona con un banco mediano con agujeros financieros, al obtener un banco mucho mayor, las ganancias de eficiencia hacen que el banco resultante pueda absorber el agujero y todavía salir ganando. Era la manera fácil de "recapitalizar" a los bancos y cajas insolventes sin tener que poner dinero público.
El problema de esta estrategia es que está basada en una premisa falsa: un banco, por ser mayor, no es más eficiente. Hay bancos grandes eficientes e ineficientes y hay bancos pequeños eficientes (especializados en nichos que no interesan a los grandes) e ineficientes.
Si no es verdad que el tamaño está correlacionado con la eficiencia, la política de fusiones no sanea el sistema bancario sino al contrario: al obligar a un banco sano a absorber un banco con agujeros, el banco resultante sigue teniendo agujeros por lo que el malo acaba contaminando al bueno. Es como las manzanas: nunca en la historia de la humanidad se ha observado el fenómeno de que cuando juntas una manzana sana y una podrida, la sana acaba curando a la podrida. Al contrario. SIEMPRE acaban las dos podridas. Pues con las fusiones bancarias en España ha pasado igual. El intento de recapitalizar a los bancos podridos con el dinero de los buenos con el objetivo de ahorrarse dinero público ha conseguido que se arruinen una buena parte de los bancos que estaban sanos y no ha evitado que, al final, el fisco español acabe dilapidando miles de millones de euros. ¡La burda estrategia ha cosechado el peor de los resultados!
Al obligar (o presionar políticamente desde el gobierno) a los bancos sanos a absorber bancos enfermos se ha puesto en riesgo a los bancos sanos. La fusión “a mano armada” de Banca Cívica por parte de CaixaBank ha sido un gravísimo error del gobierno que ha estado a punto de causar un problema irreversible en CaixaBank. La fusión de seis cajas con Caja Madrid para crear Bankia todos sabemos como ha acabado. Y la fusión del Pastor con el Popular puede acabar con una quiebra de los dos.
En la rueda de prensa en la que se anunciaban las auditorías independientes, el nuevo, flamante y capaz subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, dijo que de momento se paraliza la subasta de los bancos en proceso de subasta (CatalunyaCaixa, Bankia, Banco Valencia..). Espero que eso sea la señal de que el nuevo equipo del Banco de España deje la absurda política de fusiones con la que el gobierno (este, y el anterior) está(n) llevando al sistema financiero español a la ruina.
¡Y todo por no cerrar que las manzanas podridas acabaran en la basura cuando eran pocas y pequeñas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada