Accidente sin huella (Que la bête meure), de Claude Chabrol


Dura película sobre la historia de un padre que persigue al hombre que atropelló a su hijo dejándolo muerto. Muy del estilo de Hitchcock. 

Las películas francesas casi siempre me trasmiten frialdad en la relación entre los personajes; no sé si es el estilo, si realmente quieren trasmitir eso, si son los actores, si soy yo que estoy sesgado a tener esa visión, o una mezcla de todo lo anterior.

La película muestra un malo que es un monstruo, con lo cuál es inevitable que como espectador quiera lo peor para él y no me entristezca lo más mínimo su destino. ¿Está bien vengarse o sería mejor advertir a las autoridades competentes para que hubiera un juicio y la pena correspondiente? ¿Qué haría yo en un caso similar?

Muy buena película que veré de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario