Comentario a El cine hormonado de Arcadi Espada

Estimado Arcadi:

Usted es un experto en los temas de ficción vs no ficción, Javier Cercas puede estar seguro de ello, y dejó clara su posición hace tiempo en su artículo Personal Copyright: "[C]ualquier utilización de los nombres propios en una ficción deberá someterse a las mismas exigencias de veracidad que se darían en el caso de aparecer en un periódico. Y con las mismas consecuencias, en el caso de falseamiento. El nombre propio corrompe la ficción e instala un automático pacto de veracidad". ¿Qué hacemos cuando alguien quiebra lo anterior? ¿Prohibimos su exhibición? ¿Les obligamos a poner un sello de "Peligro no ficción" al estilo de los dos rombos de antaño?

En el artículo escribe: "El cine está ocupándose, y cada día con mayor eficacia, de fijar el canon de la Historia". ¿Le daría usted crédito al que pretende hacer pasar por historia un mero divertimento? Está pasando, no lo niego, pero esas personas que dan por cierto lo que hay escrito en novelas y lo que ven en películas deben asumir su responsabilidad y las consecuencias que se deriven de ello. Aunque también las habrá para la sociedad, y la prueba evidente de ello son las ficciones a las que se entrega la gente con los de Podéis. ¿Qué hacemos respecto a ello? Lo primero dejarlo claro con artículos como el suyo. Pero, ¿cómo nos protegemos?

Por otra parte, Steven Pinker en "The better angels of our nature" cita a las novelas como una posible fuente de generación de empatía que ayudó a la reducción de la violencia. Aunque si nos pasamos de frenada podemos crear un mundo en el que hasta respirar puede ser un acto agresivo hacia las personas que tenemos cerca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada