Enlaces: la Inquisición, torturas, dinero, y suicidio

Análisis del mito de la Inquisición española de César Cervera. En el mismo se dan cifras comparativas con otros países mostrando que en España se mató menos: "Sea como fuere, las cifras demuestran que la caza de brujas fue un problema ajeno al Mediterráneo. Según cálculos del historiador alemán Wolfgang Behringer, la persecución provocó en toda Europa entre 40.000-60.000 víctimas, donde 500 corresponden a la suma de las ejecutadas en España, Portugal e Italia (exceptuando las regiones alpinas de lengua italiana). En esta cifra, correspondiente a la primera parte de la Edad Moderna, Francia habría ejecutado a 4.000 y Alemania al menos a 25.000".

La descripción de las torturas que se usaban en la Edad Media da pavor: "El torturador le daba vueltas al timón […] hasta que los huesos de la víctima eran dislocados con un ruido fuerte, causado por los cartílagos, ligamentos y huesos que se rompían. Si el torturador seguía girando el timón, las piernas y los brazos eran eventualmente arrancados del cuerpo".

La creación de dinero por Manuel Hidalgo: "[L]a creación de dinero por parte de los bancos sigue un proceso complejo en donde tanto la demanda como la oferta de crédito tienen un papel fundamental que escenificar. Condicionando críticamente a ambas aparece la información, que al ser imperfecta y/o asimétrica, representa un límite claro a dicha creación de dinero bancario. Además, las fases “anímicas” por las que atraviesan los bancos y sus clientes en la valoración de los riesgos provocan ciclos financieros cuyas consecuencias, por desgracia, la tenemos aún presente. Es por lo tanto primordial que, en primer lugar el sistema bancario sepa valorar de un modo adecuado el riesgo que supone su actividad y que, en segundo lugar, el supervisor sea capaz de identificar cuándo el sistema bancario no es capaz de realizar adecuadamente dicha valoración".

Relación entre suicidio y crisis económica, con conclusiones poco claras: "[L]a relación entre dificultades económicas y tasa de suicidios no es tan intuitiva como sugiere gran parte de la literatura económica. Por una parte, nuestros resultados sugieren que el pico en la tasa de suicidios de 2008 puede, de hecho, estar relacionado con el shock económico. Por contra, esto no nos ayuda a comprender las aún mayores tasas del periodo 2002-2004 ni la caída a partir de 2009. Tampoco necesariamente explica la reciente explosión. ¿Qué es lo que lleva, fundamentalmente a los hombres, a suicidarse 5 años después del inicio de una recesión? Es posible que los altos efectos sobre la salud mental que encontramos provean una explicación. No es el desempleo per se sino la desesperación asociada a la persistencia del desempleo lo que lleva a los ataques de ansiedad y a la depresión. La duración del desempleo o los niveles de endeudamiento podrían ser más relevantes que la tasa de desempleo para explicar la tendencias en las tasas de suicidios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada