Merkel y la verdad

Arcadi Espada comenta lo siguiente sobre una respuesta clara, precisa y sincera de Merkel:
Esta filmina prueba por qué Merkel es una mujer admirable. Por someterse a este diálogo, por decir la verdad en ese diálogo sin acobardarse y por demostrar que la verdad no es incompatible con las caricias. La hipocresía socialdemócrata, la que nunca se presta a diálogos semejantes y la que, a cambio de caricias, nunca dice la verdad, solo sabe reprocharle su falta de empatía. Su falta de empatía con las mentiras, naturalmente. 
Más allá de estar o no de acuerdo con las políticas de inmigración que tengan Merkel y su Gobierno lo admirable es que las palabras de Merkel acompañan a sus acciones. Eso es lo que habría que exigirles a los políticos y a todo el mundo, es decir, que todos seamos coherentes con nuestras acciones y que no tratemos de comunicar algo diferente de lo que hacemos.

De manera irónica he comentado lo siguiente en el blog de Arcadi:
Estimado Arcadi: 
¿”Hipocresía socialdemócrata”? Vaya pleonasmo. Excepto en el caso de Zapatero cuando demostró que él también sabe afrontar la realidad :
Incluso usted lo alabó en su momento. Qué suerte ha tenido España con ZP. También Pedro Sánchez respondió de manera admirable a otro chico:
Ni pizca de demagogia. 
Qué pena que no se valore cuando una persona dice lo único que puede decir. Le ha echado un par de cojones doña Ángela. 
Por último, comentar la actitud tanto el presentador alemán, al que pone muy bien en su sitio Merkel, como del periodista de la noticia de El País que acaba con un: “la empatía no es uno de sus fuertes”, refiriéndose a Merkel. Cabría preguntar a ambos en un tono demagógico que entenderían bien: ¿Cuántos refugiados tienen ustedes alojados en su hogares? 
Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada