Enlaces 19.03.2014

La ‘baraka’ no abandona a Buteflika, en Estudios de Política Exterior.
El principal rival de Buteflika en el FLN es el general Tufik Mediene, jefe desde 1990 de los poderosos servicios de inteligencia militar, el DRS. El secretario general del partido, Amar Saadani, ha acusado a Mediene de “injerencia” en asuntos políticos civiles. Buteflika puede estar debilitado, pero al final, su imagen de experiencia y la relativa pacificación y estabilidad económica que ha logrado tras 15 años en el poder pesarán en el ánimo de los electores.
What’s gone wrong with democracy, in The Economist.
The protesters who have overturned the politics of Ukraine have many aspirations for their country. Their placards called for closer relations with the European Union (EU), an end to Russian intervention in Ukraine’s politics and the establishment of a clean government to replace the kleptocracy of President Viktor Yanukovych. But their fundamental demand is one that has motivated people over many decades to take a stand against corrupt, abusive and autocratic governments. They want a rules-based democracy.
Reading "Capital": Introduction, in The Economist.
Marx saw capitalism as fundamentally flawed, containing the roots of its own destruction. As owners of capital gobbled up the gains from growth, they would accumulate still greater piles of capital—"infinite accumulation". This would either drive the return on capital down to nothing, leading the capitalists to destroy the system by battling it out with each other, or it would allow the capitalists to capture a rising share of national income (like Ricardo's landowners), leading the workers to revolt. But Marx also turned out to be mistaken. He did so in large part, says Mr Piketty, because of a lack of data, and because he and others failed to anticipate that rapid technological growth could reduce the relevance of past wealth accumulation.
Licencia única para un mercado único, por Andrés Betancor.
No hay un vaciamiento de las competencias autonómicas, no menos del que ya existía en el seno de la Unión. Tampoco hay imposición de la liberalización. Hay una garantía de que la liberalización operada en una Comunidad no sea un obstáculo para el desarrollo de la actividad en cualquier lugar del territorio nacional. En todo caso, está garantizado el cumplimiento de la regulación de la Unión y la básica del Estado, tanto en un lugar como en otro. Esta unidad normativa supranacional y básica es la que garantiza, precisamente, la unidad del mercado nacional en el seno del mercado interior europeo. En definitiva, un paso importante, no exento de críticas y de problemas, pero que ni impone la liberalización ni la ley de la jungla. Que las Comunidades compitan pero que lo hagan sin romper con la Comunidad de Derecho de la Unión.
Una generación acojonada, por Arcadi Espada.
La interacción con el pueblo en red está teniendo graves consecuencias para la calidad del discurso escrito, sobre todo periodístico. La ironía, por ejemplo, es ya una especie cruelmente amenazada. Su grado de eficacia está situándose a una altura radiofónica, lo que es imponente cuando se tiene en cuenta que la radio es a la ironía como el agua al iPhone. La ironía suele necesitar un despliegue contextual que Twitter o cualquier otro despótico forismo no permite. A veces pienso en meter a Camba y pasar por los 140 fusileros sus opiniones sobre los judíos, las mujeres o los alemanes: el morro le habría durado una semana. Los mismos letales efectos sufren otros recursos adyacentes como el sobrentendido o las hipérboles. En cambio siguen gozando de excelente salud las metáforas, que se adecuan perfectamente al boquiabierto usuario, al que cualquier metáfora convierte de inmediato en un nuevo rico que ya se cree lector.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada