Comentarios sobre el cálculo de taludes. Artemio Cuenca

Descargar en PDF.

Fuente: Enrique Montalar.




A modo de justificación.

Es frecuente que en apuntes o textos de Geotécnia, el cálculo de taludes se resuma en la exposición de un par de métodos, generalmente los de Fellenius y Bishop, y al desarrollo de algún ejemplo de aplicación. Aunque en clase se suele profundizar bastante más, cuando el alumno pasa a profesional y se enfrenta por primera vez a un problema de este tipo, ha olvidado gran parte de esa explicación oral, y al echar mano de los apuntes, saca de ellos la conclusión de que el cálculo se limita a la rutina de introducir una cohesiones y unos ángulos de rozamiento interno en un programa informático, para obtener un Factor de Seguridad que si es mayor que uno, aquello aguanta, y si no, se cae. Alguien pensará que esto es una exageración deliberada para justificar los comentarios que vienen a continuación, pero en mi larga trayectoria en estos campos he encontrado, y no en una sola ocasión, actuaciones como la descrita, que no pueden achacarse a falta de preparación durante la Carrera, sino a la falsa seguridad que obtiene el profesional neófito al suponer que el Cálculo de Taludes se reduce a las recetas de los apuntes.

Tras la última, y muy reciente, experiencia en este sentido, decidí emplear un poco de tiempo en escribir las páginas que siguen, tiempo que no será perdido si el posible lector se convence de que el Cálculo de Taludes es una disciplina compleja, en la que convergen varias ramas del saber, y que como en tantas otras actuaciones profesionales, se necesita una buena dosis de sentido común para enfrentarse al problema, y otra todavía mayor de humildad para reconocer las propias limitaciones.


Más documentos sobre estructuras, cimentaciones y geotecnia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada