Para triunfar: honestidad y claridad

¿Cuál es la mejor manera de comportarnos para tener éxito? Definiendo el éxito como la consecución de nuestros deseos.

Para conseguir nuestros objetivos tendremos que tener muchas aptitudes y actitudes, todas ellas adaptadas a la tarea en cuestión. En general, si son tareas simples se podrán llevar a cabo de manera individual, pero la mayoría de las actividades humanas requieren de un esfuerzo colectivo, incluso aunque desarrollemos el trabajo solos, siempre requeriremos herramientas que otros han elaborado. Por ejemplo, para escribir estas palabras me basto yo mismo, pero necesito el ordenador, una conexión a Internet, unos programas, etcétera. Esto lo explica muy bien en el ensayo "I, pencil".

Me interesan las actividades que nos hagan colaborar con otras personas, de manera directa y continua. En esa interacción, ¿qué debemos hacer para llevar a buen puerto el proyecto?

Mucha gente piensa, y actúa en consecuencia, que para conseguir el objetivo hay que usar todas las armas a nuestro alcance, incluida la mentira, la ocultación de información, las exageraciones, las medias verdades, etcétera. Es decir, tratar de jugar con las cartas marcadas sin que la otra parte lo sepa. Por mi experiencia, diría que es un juego peligroso y que acaba saliendo mal. Evidentemente a corto plazo funciona, es fácil engañar a alguien, incluso a muchos, durante un tiempo. Pero la vida es larga, los proyectos se multiplican y se alargan, y nos cruzamos con las mismas personas muchas veces. Creo que ser honestos y claros es más efectivo a la larga, y es una mejor manera de llevar las cosas.

No cabe duda que suele ser más complicado elegir no tomar atajos, e ir de frente por la vida. Un ejemplo claro es el asumir un error. Según mi planteamiento habría que reconocer lo antes posible el error, asumiendo sus consecuencias, y tratar de corregirlo, además de evitar que se vuelva a producir. No asumirlo nos puede llevar a situaciones más embarazosas y complicadas, no obstante, hay mucha gente que prefiere esconder la cabeza o simplemente no avisar de ese posible error.

Otro factor a tener en cuenta es la tranquilidad. Al mentir, estamos en situación de constante estrés, cosa que no sucede cuando sabemos que nuestra conducta es adecuada. Por supuesto, lo que es o no adecuado puede ser muy subjetivo. Por eso una buena manera de saber si lo que hacemos es correcto, es ser claros y exponerlo a todo el mundo.

Cuando trabajo con gente espero que se comporte de manera franca y que asuma sus errores, y los anuncie. De esa manera, todos podremos desarrollar una labor de equipo en un ambiente adecuado, y que permitirá el éxito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada