Lecturas y vídeos 29.01.2013

Menos que humanos. La ciencia detrás de la deshumanización, por Eduardo Zugasti.

El ser humano es el único capaz de ser “cruel” debido a que es el único que realmente comprende lo que está haciendo. Las hormigas son furiosamente “etnocéntricas”, pero la agresión letal contra las extranjeras está basada en mecanismos determinados genéticamente que no pueden ser evitados. Los actos de guerra y crueldad humanas, en contraste, crean una conciencia escindida y habitualmente un intenso sentimiento de culpa que es difícil de superar (podemos reflexionar sobre las traumáticas consecuencias por stress de guerra o la epidemia de suicidios en los militares, recientemente dada a conocer en los EE.UU). La deshumanización habría evolucionado precisamente como un rasgo cultural sofisticado capaz de pasar potencialmente por encima de las constricciones morales y cognitivas de los seres humanos corrientes.

Roberta Cohen on North Korean Human Rights at the UN.

Pillay in fact repeats, “We know so little about these camps and what we do know comes largely from the relatively few refugees who have managed to escape from the country.” Yet, far more than a “few” have escaped and given credible testimony. David Hawk’s 200-page report Hidden Gulag, published in 2012 by the Committee for Human Rights in North Korea, contains the testimony of 60 former prisoners and guards. A lot of the accumulated testimony corroborates other testimony, making it factual and hard to ignore. Moreover, hundreds of the 25,000 North Koreans now in the South were former prisoners.

Paso inferior mediante cajones empujados.



Pozos de cimentación.



Nación, por José Antonio Blanco.

Construcción social imaginaria concebida por individuos con intereses económicos para someter a las gentes de un territorio y rentabilizar su esfuerzo y sus recursos. Para ser percibida como nación por propios y ajenos requiere de una tradición común y de unas señas de identidad reconocibles que puedan hacerse pasar por una cultura. La cultura nacional se elabora a partir de elementos preexistentes como el idioma, urdiendo supercherías históricas y religiosas, y seleccionando elementos folklóricos distintivos, sean tradicionales o construidos por encargo. Con esta base se promueve el orgullo de pertenencia mediante el procedimiento de exagerar las diferencias, alabar las virtudes propias y denigrar las ajenas. Ninguna nación sirve para nada si su objetivo último no es la obtención de ventajas y privilegios para los nacionales, razón por la que las naciones se dotan de ejército, legisladores, recaudadores de impuestos, administración y banda de música y se convierten en estados. La nación, como la familia biológica, no se elige, aunque es posible reemplazarla (a la nación, no a la familia) mediante el sencillo procedimiento de cambiar de bandera y tradiciones, conducta que se conoce como integración o traición, según se mire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada