Lecturas 23.01.2013

Cuba: Los espejismos de los remiendos, por Raúl Rivero.

La reforma migratoria, que entró en vigor hace unos días, le facilita, en efecto, los trámites de viajes al extranjero a un sector de la población que tiene necesidad o el sueño de salir de su país para escaparse de una sociedad arruinada y bajo controles carcelarios. O simplemente para dar un paseo. Pero también es cierto que la transformación más reconocible en la palabrería del documento es la sustitución de la tarjera blanca por el pasaporte.

[...]

Los mismos funcionarios que daban el visto bueno a la tarjeta lo tienen que dar hoy para que un ciudadano reciba su pasaporte. Se elimina una gestión y se mantiene firme el mismo control de siempre. Salen y, por cierto, entran al territorio nacional los cubanos que los jefes decidan, como si esa geografía fuera el patio de las casas del grupo de compadres que está en el poder.

Exhaustion of Resources, by David B. Mustard.

In 1865, Stanley Jevons (one of the most recognized 19th century economists) predicted that England would run out of coal by 1900, and that England’s factories would grind to a standstill.

In 1885, the US Geological Survey announced that there was “little or no chance” of oil being discovered in California.

In 1891, it said the same thing about Kansas and Texas. (See Osterfeld, David. Prosperity Versus Planning : How Government Stifles Economic Growth. New York : Oxford University Press, 1992.)

In 1939 the US Department of the Interior said that American oil supplies would last only another 13 years.

Los marcianos ya lo saben, por Arcadi Espada.

Entre el catálogo de miedos de Edge me llamó la atención la invasión extraterrestre. Más bien la perseverancia del miedo, que ha atravesado las décadas, especialmente las de la guerra fría, y ha acabado llegando a nuestros días. El planteamiento de Seth Shostak es muy resignado y realista. Ya hemos enviado toda la información necesaria a los marcianos o sea que no vale la pena preocuparse más. Cuando les parezca nos invadirán y harán lo que les parezca.

Es una manera magnífica de levantarse en domingo. Este tsunami de aceptación, en magnífica expresión de Terry Gilliam que ya forma parte de la vida de cualquier hombre inteligente.

Corrupción, no es un problema de educación cuanto de castigo, por Andrés Betancor.

El problema de la corrupción en España no es, a mi juicio, de educación, valores, ... es, fundamentalmente, de castigo. Si el castigo no funciona porque es lento, benévolo o ineficaz, la corrupción se reduplica. Si los corruptos fuesen rápidamente encarcelados, habría un poderoso incentivo para cejar en la práctica corrupta o en intentarlo. En mi artículo comento una posibilidad para acelerar la acción de la Justicia, como sucede en Estados Unidos. No somos ni más ni menos corruptos que otros. La diferencia fundamental radica en la rapidez de la acción de la Justicia. Más rapidez en la administración de los castigos y estoy convencido de que la corrupción se vería sensiblemente reducida, que no eliminada. Es el único mensaje que entienden los corruptos.

What we should fear, by Gary Marcus.

Each December for the past fifteen years, the literary agent John Brockman has pulled out his Rolodex and asked a legion of top scientists and writers to ponder a single question: What scientific concept would improve everybody’s cognitive tool kit? (Or: What have you changed your mind about?) This year, Brockman’s panelists (myself included) agreed to take on the subject of what we should fear. There’s the fiscal cliff, the continued European economic crisis, the perpetual tensions in the Middle East. But what about the things that may happen in twenty, fifty, or a hundred years? The premise, as the science historian George Dyson put it, is that “people tend to worry too much about things that it doesn’t do any good to worry about, and not to worry enough about things we should be worrying about.” A hundred fifty contributors wrote essays for the project. The result is a recently published collection, “What *Should* We Be Worried About?” available without charge at John Brockman’s edge.org.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada