Lean a Benito Arruñada: La importancia de los valores por Ángel Martín

Libertad Digital.


Los lectores de Libre Mercado probablemente recuerden la entrevista que publicamos con Benito Arruñada, donde detallaba los problemas y soluciones que a su juicio presenta el sistema laboral español.
Para aquellos que, como yo, se quedaron con ganas de más, ahora el fantástico sitio web de Sintetia acaba de publicar una entrevista en dos partes donde Benito habla de una gran cantidad de temas. A mi modo de ver, una cuestión que se repite en varios de los temas que se abordan es el poner el acento en los ‘valores’ de la ciudadanía. Nuestros problemas no solo (ni quizá principalmente?) se deben a la “clase política” que tenemos, sino que residen también en la conducta de la ciudadanía y los valores de la misma, en particular respecto a la política… y la economía. Por otro lado, señala que las soluciones a nuestros problemas deben tener en cuenta los peculiares valores de nuestra sociedad, que no son los mismos que los de las sociedades anglosajonas, o del norte de Europa.
Merece la pena leerla entera. Ahí dejo los enlaces a las dos partes con breves extractos.
Destaco uno de los muchos puntos interesantes:
Ciertamente, nuestro sistema de checks and balances no es perfecto, pero aparte de que ninguno lo es, la diferencia y el déficit esencial reside en la conducta de la ciudadanía: en sus comportamientos poco críticos, tipo rebaño. Todo sistema de checks and balances, por muy bien diseñado que esté, reposa al final en el ciudadano. Si éste no es capaz de castigar a su representante político cuando éste obra mal, los contrapesos no funcionan, por muy bien diseñados que estén. Tampoco basta con retocar los incentivos del los políticos, pasando, por ejemplo, de la elección proporcional a mayoritaria de los diputados.
En esta segunda parte se trata sobre los perjuicios que ocasionaría la implementación de la dación en pago en las hipotecas, de la regulación laboral y sus nefastas consecuencias en España, de la estrategia que debería acometerse para generar un mejor ambiente para el crecimiento, y de los tres mitos más importantes en materia económica. Cuestión ésta última que destaco. Dice Benito (resumo mucho de lo que hay en la entrevista):
El primero. El mito esencial es el de la solucionabilidad: pensar que el problema económico es más fácil de resolver que los problemas que han resuelto las ciencias físicas o la medicina.
Un segundo mito es el de la falsa justicia. Consiste en olvidar los efectos sistémicos en términos tanto de ineficiencia como incluso de injusticia de las decisiones redistributivas.
Un tercer mito, muy de moda, es el de la conspirabilidad, por el que se tiende a creer que la causa de una pérdida es la actuación malévola de otros individuos que se benefician de la situación a costa de los perdedores.
También destaco su advertencia de que modelos que tienen éxito en unos países determinados no pueden trasplantarse a otros a la ligera:
Nuestros problemas no se resuelven copiando las relaciones laborales austriacas, la formación profesional alemana o las escuelas finlandesas. Hemos de desarrollar soluciones adaptadas a nuestras características, en especial, a nuestros recursos, nuestros valores y, en el caso concreto de las leyes, a nuestra escasa capacidad de enforcement legal.
Mi intuición en ese punto es que nuestra capacidad para hacer funcionar modelos que son viables en la Europa del Norte es más bien limitada: somos más individualistas y debemos adoptar instituciones que lo tengan en cuenta. Debemos dotarnos de incentivos más individualizados. Las soluciones han de ser seguramente más liberales que las de Europa del Norte; y hoy lo son mucho menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada