Enlaces: energía, redistribución, preguntas equivocadas, e ignorancia

Energía y África: No es porque África sea ecológica, sino porque es pobre. Cerca de un 2% de las necesidades energéticas del continente se satisfacen con hidroelectricidad, y un 78% con el combustible “renovable” más antiguo del mundo: la madera, lo cual genera graves problemas de deforestación y una polución letal al interior de los hogares, causante de la muerte de 1,3 millones de personas al año.

Redistribución, suerte e inteligencia: "Hoy, no hay duda de que la inteligencia se hereda, lo que habla, si cabe, todavía más en favor de redistribuir la riqueza producida en una sociedad puesto que refuerza la idea de que lo que uno consigue en la vida se debe, en su inmensa mayor parte, a la suerte. A la suerte de haber nacido en un país rico y no en uno pobre, a la suerte de haber nacido blanco en lugar de negro, a la suerte de haber nacido varón en lugar de mujer, a la suerte de haber nacido inteligente en lugar de torpe. Incluso a la suerte de haber nacido trabajador en lugar de tener gusto por la pereza. En la medida en que el carácter y la inteligencia se expliquen, en mayor medida, por la herencia genética, más justificación habrá para corregir los resultados de tales diferencias en el status y los derechos de los individuos".

En la octava de las 100 preguntas básicas sobre la ciencia Isaac Asimov responde a ¿qué ocurriría si una fuerza irresistible se enfrentase con un cuerpo inamovible?: "Si formulamos una pregunta que implique la existencia simultánea de una fuerza irresistible y de un cuerpo inamovible, estamos violando las definiciones implicadas por las frases mismas. Las reglas del juego de la razón no lo permiten. Así pues, la pregunta «¿Qué ocurriría si una fuerza irresistible se enfrentase con un cuerpo inamovible?» carece de sentido y no precisa de respuesta". Esto sucede muchas veces, hay que plantear las preguntas de manera correcta sino las respuestas no tendrán sentido.

Pedro Corral denunciando la ignorancia: "Empleen diez minutos de su tiempo en escuchar su intervención en el pleno para criticar la ignorancia, el sectarismo y el rencor con que la izquierda municipal afronta el cambio del callejero. Lo más denunciable es la ignorancia. El sectarismo y el rencor lo traen de fábrica, pero la ignorancia pudieron haberla corregido en el camino".

Enlaces: trasplantes, empresas, mejora, y empatía

Crítica al sistema de trasplantes en España: "También en el llamado modelo español de trasplantes, tan aplaudido como chef d’oeuvre de nuestra sanidad pública e imbatible campeón mundial de la especialidad, es muy necesario hacer luz y limpieza a fondo. También ahí, aunque muchos se asombren. Desde un principio se ha ocultado a la sociedad española cómo es de verdad el modelo: un habilidoso mecanismo montado por la Organización Nacional de Trasplantes con abundante dinero irregular, pocos escrúpulos, falta absoluta de transparencia y la complicidad entusiasta de las autoridades sanitarias para producir altas tasas de donantes. Un sistema asentado en la perversión de que el fin justifica los medios y diseñado para conseguir resultados como sea. Tres hechos, mantenidos siempre en penumbra, explican cómo se ha fabricado su éxito: unos inusitados incentivos financieros a la producción de trasplantes, la despreocupación por la injusticia y la desigualdad y una estudiada comparación de las cifras del modelo español con las de otros países".

Ejemplos de empresas que fueron exitosas pero que desaparecieron: Blockbuster, Pan Am, Enron, Napster, Concorde, Galerías Preciados, Barreiros, Banesto, Olivetti, y Lehman Brothers. No hay nada seguro en el mundo de los negocios. Empresas solventes y con unas ganancias enormes pueden desaparecer por distintas circunstancias: mala gestión, fraude, innovaciones del mercado, falta de clientes, y otras.

Sí, el mundo mejora: "Primero, según el Banco Mundial, nunca ha habido menos pobres sobre el planeta: sólo el 9,6% de la población global vive hoy en extrema pobreza frente al 43% que lo hacía en 1980. Segundo, según la FAO, el porcentaje de personas que padecen desnutrición se ubica en el punto más bajo de toda la historia: el 11,3% del censo global frente al 21% de 1980. Tercero, según la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 2.000 millones de personas han accedido desde 1990 a agua potable protegida de la contaminación externa o a saneamientos mejorados para la recogida de aguas residuales. Cuarto, la esperanza de vida mundial ha pasado de 61 años en 1980 a 71 en la actualidad: se trata de una mejoría que ha beneficiado a todos los continentes (la esperanza de vida en Asia ha crecido desde 60 a 71 años y la de África desde 50 a 59) y a los colectivos más vulnerables (la mortalidad infantil y la de las madres se han reducido a más de la mitad durante los últimos 35 años). Y quinto, de acuerdo con la UNESCO, la tasa de alfabetización global ha aumentado desde el 69% de la población con más de 15 años en 1980 al 85% actual: buena parte de este logro se explica porque, en paralelo, el trabajo infantil se ha reducido en un tercio, hasta el punto de que menos del 15% de los menores de edad se hallan hoy trabajando en lugar de instruyéndose en sus casas o en las escuelas".

Contra la empatía: "La diosa Justicia siempre se representó con una venda precisamente por esto: porque es mejor que no se deje llevar por los “sentimientos” de aquello que ve, sino por las razones de aquello que es justo de verdad. En un mundo de empatía, los que nos logran mostrar su dolor llevan siempre la ventaja, aunque su dolor no sea especialmente grave por comparación a otros o incluso sea minúsculo. Solo puedo “empatizar” con aquellos que se hallan cercanos a mí (aunque sea a través de mi tele) para que yo pueda empezar a segregar oxitocina y a activar mis neuronas espejo ante ellos. Los antiguos veían este sesgo como injusto: el hecho de estar más cerca de mí no le da a alguien automáticamente la razón, y quizá incluso veríamos su malestar como algo poco relevante o apropiado si nos esforzásemos por pensar en el conjunto de toda una situación. El tipo que lloriquea a mi puerta no es necesariamente el que más merece mi ayuda, sino tal vez lo es aquel otro que vive tan lejos, o es tan discreto, como para no quererme importunar".