Lavadora

"Pero claro, ¿y los bichos? Muchos bichos van en la ropa. Seguro que os han dicho mil veces que la ropa se estropea si se lava con agua caliente. ¿Sabéis que otra cosa se estropea con agua caliente? Los bichos. La mayor parte de bacterias y virus que afectan a humanos viven felices entre 30 y 37 grados. Ahora pensad en esa lavadora con agua fría o a 30. Estáis confiando todo el trabajo a ese cacito de detergente que habéis usado. La mayor parte de las bacterias van a sufrir mucho si laváis la ropa a 60, y eso le pondrá más fácil el trabajo al detergente. Para toallas y ropa de cama, mejor a 90. Los hongos son más problemáticos, porque las esporas aguantan muy bien el calor, así que ahí sí tendremos que confiar en el poder del detergente."

"Limpiemos la lavadora. Sacad el cajetín del detergente y limpiadlo a fondo en el fregadero con un estropajo y lavavajillas. Usad agua bien caliente. Que no quede ni un resto de jabón seco. Secadlo bien. Quitad el filtro de la lavadora. Recuperad todas esas monedas que no sabíais a dónde habían ido a parar y los trozos de tickets de la compra que en algún momento estaban en vuestro bolsillo. Limpiadlo bien hasta que se vuelvan a ver todos los agujeritos. Recordad: el filtro tiene que poder filtrar.

Ahora vamos al interior de la lavadora: con un paño húmedo retirad los seres vivos que os saludaban desde la goma a diario. Si sale negro, decidle hola al hongo de mi parte. Para este proceso podéis utilizad un paño empapado en vinagre diluido en agua (un cuarto de vinagre). Ahora montad todo otra vez, llenad el cajetín de lejía (todos sus huecos) y poned el programa más largo de la lavadora a la temperatura más alta. Al acabar sacad el cajetín y secadlo, abrid la puerta y secad la goma. Si os da miedo usar lejía, repetid el programa una segunda vez sólo con agua."

Publicado en Ablogios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada