Películas

Todas vistas en Netflix. ¡Qué maravilla de plataforma!

L.A. Confidential (1997). De las que hay que ver. Dada la buena trama argumental, que se resuelve de manera clara, y unos actores sobresalientes, era de esperar un gran resultado. Cine policiaco, con personajes moviéndose por las alcantarillas y otros tratando de cumplir con su deber, pero todos persiguiendo sus propios intereses. Kevin Spacey está especialmente bien, al igual que Russell Crowe. La Basinger se rompe de guapa. Me recuerda a Chinatown (1974), dirigida por Roman Polanski. Quizá la segunda es más oscura y sucia en su trama, con un final que deja mal cuerpo. Ambas son dos obras maestras totales y absolutas.

Tenía incluida en mi lista Río Rojo [Red River] (1948), dirigida por Howard Hawks. La he borrado. Es una western clásico, en blanco y negro, de un director mítico que tiene entre sus obras el colosal western Rio Bravo (1959). Río Rojo es lenta, no me emociona y, aunque casi todos los actores están bien, Montgomery Clift está pasadísimo, con gestos exagerados, no me lo creo nunca. Las historias de amor son precipitadas. Lo peor de todo es que me aburrió, no entré en la película en ningún momento. Mis gustos evolucionan.

Otra decepción ha sido Las cuatro plumas [The Four Feathers] (2002), basada en una novela homónima y con una versión cinematográfica anterior (1939) que sí es una obra maestra. Esta versión respeta la historia pero es un desastre en los demás aspectos. Los actores, e incluso alguna actriz, no paran de llorar, ¿de verdad no hay otra manera de expresar dolor que con una lágrima fácil? Los primeros planos aburren. Las batallas se centran en detalles estúpidos de los personajes principales, recurriendo a los mencionados primeros planos de manera excesiva. Mejor ver la mencionada versión antigua.

Los vengadores [The Avengers] (2012). Qué pena no haber visto este tipo de películas cuando tenía 10 o 12 años e iba cada semana a comprar mi tebeo de Spiderman. Bien hecha, con buenos efectos especiales, y con un Robert Downey Jr. como Ironman que se sale. A mis años ya no me interesa tanto y me resultan extrañas las historias de superhéroes. Lo mejor de la película es que divierte y cumple con lo esperado.

Oblivion (2013). Similar a la anterior en cuanto a lo bien realizada que está y los buenos efectos especiales. La historia está algo más aterrizada pero no resiste un análisis riguroso. Me hizo pasar un buen rato. Para ver una vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada