¿Gratuito? No, nada es gratis

Leo y escucho demasiadas veces la palabra gratuito asociada a muchos servicios y productos, por ejemplo, es habitual en España que muchas personas tengan interiorizado, y muchos lo exteriorizan, que la sanidad y la educación públicas son gratuitas. El error no es sólo semántico sino conceptual y lleva a muchos a pensar que todo es posible sin pagar por ello. 

Gratuito es algo que se consigue sin coste. Es imposible, o al menos mi mente no consigue encontrarlo, encontrar ninguna acción humana que no implique un coste, que puede ser monetario, de tiempo, esfuerzo, u otros. Desde este punto de vista "nada es gratis" (There is no such thing as a free lunch).

Centrándome en el tema de la sanidad y la educación públicas en España, y en todos los países con Estados de bienestar similares, se comete un gravísimo error al considerarlos gratuitos, en lugar de indicar las dos características principales, son públicos y de acceso universal. El gasto anual en España del sistema educativo público es de unos 50 mil millones de euros y el del sistema sanitario público de unos 70 mil millones de euros. ¿Cómo puede alguien afirmar que la sanidad y educación públicas en España son gratuitas? ¿De dónde creen que salen esos, aproximadamente, 120 mil millones de euros anuales? ¿Se preguntan quienes hacen estas afirmaciones si no se financiarán con impuestos? ¿Se preguntan esos mismos si esos impuestos no los pagan los que reciben el servicio?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada