Comentarios a: El cuento de la corrupción, por Augusto Grados

Estimado Augusto:
Has escrito que "esperamos que ese gobierno sea capaz y eficiente, que genere desarrollo, inversión y más trabajo" y "que haga crecer el mercado". Estoy de acuerdo con el tema de la capacidad y la eficiencia, entendida como una optimización de recursos, pero no con que tenga que generar inversión y trabajo (dejo de lado el tema de generar desarrollo porque habría que definir bien qué es eso). Si el Gobierno de un país quisiera generar inversión y trabajo lo tendría fácil pero el endeudamiento asociado a grandes inversiones y el aumento de la plantilla de funcionarios no sería deseable. Los Gobiernos deben limitarse a crear un marco institucional y normativo que invite a la iniciativa privada a hacer esas inversiones y generar empleo. Habrá inversiones exitosas y otras que no lo sean. Prueba y error.
La honradez es fundamental. Tal y como tuve ocasión de comentar en el foro del profesor Carlos Parodi hay otras tres cualidades fundamentales que debe tener un buen Gobierno: confianza, estabilidad y planificación.
Identificas todo lo malo con la izquierda. No seré yo quien la defienda pero primero habría que definir qué es la izquierda. En España se supone que gobierna un partido de derecha o centroderecha, pero sus políticas de altos impuestos, por ejemplo, no son precisamente muy liberales. ¿Qué es ser de izquierdas? ¿Qué políticas son de izquierdas? ¿Son iguales Fidel Castro, Hugo Chávez, Ollanta Humala y Lula da Silva? La respuesta a la tercera es no. Son muy diferentes porque su manera de llegar al poder ha sido diferente, porque las situaciones y características de cada país son diferentes, y por muchos otros factores.
Haces énfasis en la manipulación pero ¿no será que la gente es más proclive a las ideas socialistas que a las del libre mercado? El ejemplo de las elecciones de 1990 entre Mario Vargas Llosa y Alberto Fujimori es paradigmático. El primero describió el camino duro que había que seguir. El segundo ganó con un mensaje populista pero aplicó las políticas que defendía Vargas Llosa. ¿Hubo manipulación para que la gente se tragara los cuentos de la "izquierda"? Más bien parece lo contrario, hubo que engañar a la mayoría de los votantes con un mensaje populista para luego aplicar recetas liberales.
No creo en conspiraciones mundiales que quieran revertir el orden mundial. La realidad es que cada individuo y grupo defiende sus ideas debido a sus propios intereses o ideales, pero el mundo es diverso y hay muchas opciones. Es evidente que la alternativa liberal está mezclada con la socialdemocracia. Los países más desarrollados de Europa tienen la mitad de su economía controlada por sus Estados pero la otra mitad goza de libertad razonable.
Las elecciones son el voto por el mal menor. En Perú creo que Pedro Pablo Kuczynski sería la opción menos mala, pero no creo que la mayoría de la población comparta mi punto de vista y tampoco creo que haga falta manipularles para que la tengan, simplemente creen que lo mejor es otra de las opciones.
Por último, destacar que más allá de ideas, teorías, simpatías, elecciones u otros factores al final la realidad y el tiempo, ese juez supremo que da y quita razones, son implacables. El ejemplo de Venezuela está ahí para que todos lo vean.
Saludos cordiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada