Enlaces 05.11.2014

Humanos. Arcadi Espada
Hasta que ayer al mediodía la auxiliar del hospital Carlos III reconoció que se había pasado el guante contaminado por la cara, toda España fue inducida a creer que el Gobierno era culpable. Por lo que fuera, pero culpable. Hay que agradecerle a la enferma que haya sido capaz de confesar su error. No solo en beneficio de la verdad y de la ciencia, sino también de la política. Su confesión no libera a los protocolos, incluso pedagógicos, de su revisión. Pero incrusta de un modo decisivo el factor humano entre las causas del contagio.
Cómo devolver el sentido del tacto a un amputado. Antonio Martínez Ron
El sistema desarrollado por Tyler y su equipo les ha permitido algo que hasta hace unos años era solo un sueño: sentir por primera vez que tocan cosas con sus manos desde su accidente. Los científicos ponen a prueba el sistema una vez al mes, y a medida que pasa el tiempo, el cerebro establece relaciones entre determinadas texturas y la estimulación eléctrica que envía la prótesis, de modo que la sensación mejora, y con ello la destreza. , "El sentido del tacto mejora realmente". asegura Vonderhuevel. El sistema le ha permitido, por ejemplo, coger una uva o una cereza con delicadeza sin aplastarla. "Cuando el sistema está encendido no es muy difícil", explica. "Pero cuando está apagado", bromea, "haces un montón de zumo de uva". Tal y como explica Tyler, cada individuo crea un mapa de sensaciones desde que es apenas un bebé y lo mismo sucede con sus pacientes: no es que el electrodo estimule exactamente la misma ruta que los nervios originales, sino que los dos voluntarios han aprendido a asociar determinados estímulos con objetos.
El liberalismo era esto. Óscar Monsalvo
“La libertad era la mejor vacuna contra el ébola.” No sé si esa misma libertad, aplicada a la circulación de enfermos, sería también vacuna. Un afectado por el virus ¿podría circular libremente por donde quisiera? ¿Sería ilegítimo que el Estado se lo impidiera? ¿Sería también una vacuna contra el ébola, esa libertad? Más aún: ¿qué tiene que ver la libertad con la repatriación de los misioneros? ¿Acaso fueron secuestrados por el Estado? Esta última pregunta no es retórica. Tiene respuesta. El autor dice que sí. Al parecer, los misioneros no querían ser tratados en España. Aunque dijeran justo lo contrario. La repatriación fue “una puñalada en el corazón de la libertad”, algo “totalmente contra natura”, y mucho peor que un rescate financiero. En resumen, por si no ha quedado claro: debería haberse dejado morir a los misioneros en Sierra Leona y Liberia. No por los riesgos de contagio en nuestro país, sino porque cuando decidieron ir a ayudar a África firmaron tácita e inconscientemente un contrato en el que renunciaban a sus derechos como ciudadanos españoles. Y al repatriarles para ser tratados, el Estado cometió el peor de todos los crímenes: atacó la libertad. No la de esos misioneros, sino la libertad en abstracto, que parece ser la que realmente importa.
¿Por qué el crimen organizado atenta contra la sociedad civil en México? Guillermo Trejo
Para apoderarse de los municipios y sus contribuyentes, los grupos criminales empezaron por doblegar a las autoridades locales. Mediante el soborno o la extorsión, fueron subordinando a los presidentes municipales en las zonas de conflicto. Aunque en el imaginario nacional está más presente el soborno y la corrupción de los alcaldes, hay también una larga lista de autoridades municipales, candidatos y activistas políticos locales que han sufrido atentados o han sido asesinados por el crimen organizado. Con un equipo en la Universidad de Notre Dame, mi colega Sandra Ley y yo hemos identificado mas de 300 atentados y ejecuciones de autoridades locales por parte del crimen organizado en los últimos seis años. Los estados vecinos de Michoacán y Guerrero encabezan la lista con más de un tercio del total de ataques y en Guerrero las zonas Norte, Tierra Caliente, Costa Grande y Centro son los focos de la violencia. En estos municipios, donde ser autoridad pública se ha convertido en un empleo de alto riesgo, el crimen organizado ha empezado a postular a sus propios candidatos –como parece haber sido el caso del alcalde de Iguala.
La Carrera de Indias: mucho más que oro y plata. Agustín Ramón Rodríguez González
Así que si la patata (alimento básicamente para humanos) y maíz (básicamente forrajera por entonces en Europa) fueron toda una bendición para España, lo fueron aún más para la Europa atlántica, convirtiéndose en la fuente básica de alimentación. No sabemos como hubiera sido posible la famosa “Revolución Industrial”, seguida de una clásica explosión demográfica, de no contar con dichos productos para alimentar a la creciente población.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada