Comentario en la entrada del blog de Miguel Ángel Ariño, Ébola y burocracia.

Tal y como indica Miguel Ángel, no somos expertos. La idea es pensar y dejar sobre la mesa distintos temas para discutirlos y entender la toma de decisiones.
En ese sentido, el test que traduje y que enlacé no es más que otra idea para analizar todo el asunto. De hecho, el autor del test, James Thompson, indica en esta entrada algunos errores en sus análisis anteriores respecto al Ébola.
Hay una obligación legal de repatriación. Según el Estatuto de los cooperantes, del BOE, en el artículo 10, Derechos de los cooperantes: “Una atención médica y hospitalaria similar a la cobertura a que se tiene derecho en España […]. La repatriación en caso de accidente, enfermedad grave, fallecimiento, catástrofe o conflicto bélico en el país o territorio de destino”.
Luego está la cuestión moral. Ahí cada uno tiene que juzgar según su propio criterio. Mi opinión es que hay que traerlos y tratarlos en España. El Ébola es algo que no se puede controlar y nadie estaba advertido de este riesgo. No me parece lógico dejarles allí en contra de su voluntad, ellos también son España. En eso consiste la democracia. Aquí una discusión sobre el asunto.
Otro tema. Teresa Forcades es una populista y demagoga que hace mucho daño. Las vacunas han sido y son un avance enorme para el desarrollo humano, principalmente para que la mortalidad infantil se haya reducido espectacularmente. Si es por vídeos, te dejo este: “por qué la fiebre antivacunas es unagilipollez”.
En el caso de la gripe aviar, las autoridades tomaron las medidas que consideraron necesarias. ¿Exageradas? Me gustaría saber qué dirían esas mismas personas si la enfermedad se hubiera extendido y las autoridades se hubieran quedado con los brazos cruzados.
El tema de las farmacéuticas es tan aburrido y tan recurrente que da un poco de lástima. Las farmacéuticas, como  cualquier otra empresa, realizan su labor a cambio de un beneficio económico, sino no serían empresas. Desarrollar un medicamento cuesta mucho dinero y tiempo. Es así de sencillo. El problema de muchas de las enfermedades presentes en África es que no hay una rentabilidad económica si se desarrollan vacunas o tratamientos contra ellas. El gran economista Xavier Sala i Martín propuso lo siguiente en su estupendo libro, Economíaliberal para no economistas y no liberales: Que los países ricos compren las vacunas desarrolladas por las empresas farmacéuticas y que las donen a los enfermos de los países pobres”.
Por último, los errores son inherentes a cualquier actividad humana. El único que no se equivoca es el que no hace nada. Los protocolos contra el Ébola no podían ni pueden ser perfectos, se irán mejorando con la práctica, y esa práctica implicará situaciones de riesgo. Creer lo contrario es engañarse, ¿o nosotros en nuestra actividad diaria hacemos todo de manera perfecta?
Disculpen la extensión,
Saludos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada