Estado de bienestar

El Estado de bienestar es positivo en muchos aspectos, el principal es el de crear una red que ayuda a las personas para no quedarse descolgadas socialmente, proveyendo servicios de sanidad, educación, justicia, seguridad, y otros. Lo malo es que ha llevado a los Estados más desarrollados a controlar aproximadamente la mitad de la economía de los países.

Otro tema es que todo tenga que ser proveído por el sector público, y que éste deba cobrar impuestos para a continuación redistribuir ese mismo dinero recaudado entre los pagadores, de manera absurda muchas veces. 


Independientemente de lo anterior, creo que lo más importante es que las personas que reciben un servicio sepan el coste del mismo y que, si es el Estado quien lo provee, lo haga de la manera más eficiente posible. Lo explica Benito Arrulada:

Para evitar que la mayor competencia política degenere en populismo, un fenómeno visible ya tanto en el ámbito regional como nacional, debemos mejorar la calidad de la información ciudadana. La solución radical y democrática pasa porque el ciudadano esté mejor informado y sus preferencias sean más consistentes. No me refiero a que reciba más educación formal, cuyo valor en este terreno es discutible. La solución pasa porque el ciudadano no pueda evitar enterarse de cuáles son los costes reales de sus deseos y conozca al menos cuántos impuestos paga por persona interpuesta.
Para que se implementen este tipo de servicios la sociedad debe disponer de los ingresos necesarios. Por ejemplo, según el Banco Mundial, en Perú el gasto del Estado es del 18 % del PBI, aproximadamente, mientras que en Francia es casi del 50 %. Además de que el PIB es mayor en los países más desarrollados. La conclusión es evidente, los servicios que se dan en uno y otro país no pueden ser iguales.

De hecho un problema que hay en Perú es la alta informalidad, es decir, las pocas personas que pagamos impuestos. Eso impide que haya dinero suficiente para desarrollar políticas que podrían ayudar al desarrollo del país, por ejemplo en materia educativa.

Por otro lado Perú puede permitirse un Estado más pequeño porque tanto el seguro de desempleo como las pensiones son privadas, o se puede elegir que lo sean en el caso de las pensiones. Al primero se le denomina compensación de tiempo por servicios (CTS) y lo paga el empleador, de tal manera que cuando el trabajador queda sin trabajo puede recurrir a ese dinero hasta que encuentre un nuevo empleo. Las pensiones pueden cobrarse por el sistema público o por medio de las AFP, la diferencia entre ambas es:
En la ONP (sistema público), el dinero que aportas mes a mes ingresa a un fondo común que se usa para pagar las pensiones de los jubilados de hoy. Mientras que en las AFP, el dinero que aportas ingresa a una cuenta individual de tu propiedad, el cual se invierte para que siga creciendo, beneficiándote a ti y a toda tu familia.
En los países nórdicos las clases medias tienen un alto poder adquisitivo y eso genera mucho dinero, por lo tanto la calidad de servicios es muy alta. Pero incluso países como Suecia han tenido que liberalizar parte de sus políticas para evitar el estancamiento.

Creo que lo peor es la sensación de que el Estado es quién debe suministrar todos los servicios a las personas. La mejor manera de tener una sociedad libre es que sus ciudadanos consigan ser independientes desde el punto de vista económico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada