Enlaces 23.02.2014

Las 7 reglas para realizar un curso de inglés con éxito, por Mónica.
1.Trabaja mucho
Sí, es necesario trabajar mucho trabajo. Lo dice gente que aparentemente ha hecho fortunas de la noche a la mañana. Lo cierto es que a llegar a donde están ha requerido cantidades ingentes de trabajo. Cuestión distintas es que digas: "Mira, lo de trabajar tanto no va conmigo." Totalmente, aceptable, pero ten en cuenta, que no podrás marcar la diferencia en tu vida.
Reparación de cubiertas existentes. Puntos a tener en cuenta, por Enrique Alario.
En cambio, si se empieza por contactar a un técnico, lo primero que se hará será estudiar el estado de la cubierta, las circunstancias del edificio, el presupuesto disponible, las necesidades y otros muchos factores que llevarán a escoger una solución técnica adecuada para esa cubierta en concreto, de manera que una vez se tenga la solución adecuada ya se podrá ir a varios contratistas para que oferten la misma solución y poder por tanto comparar con criterio.
Esos empresarios nazis, por Arcadi Espada.
Cada día, al amanecer, Laura Fàbregas me envía una hoja de dietario donde están anotados los hechos del día. A veces, lo confieso, frunzo el ceño. ¡Hoy van ganando! Y es que puede que hayan hablado Margallo o Trueba. Pero hay días en que el amanecer es deslumbrante. Tres historiadores, por ejemplo, vuelven a demostrar que Cataluña es un país tramposo. Me ocuparé de ello en los próximos días. Y sobre todo, los alemanes, que mandan. 60 directivos de empresas alemanas le dicen al gobierno de la Generalidad que deje de hacer tonterías y se ponga a trabajar. La llamada Declaración de Barcelona es una prueba exultante de que la Pestilencia es un asunto interno... europeo. Pero, lo más importante, son las reacciones que ha provocado. Ahí se ve el nivel soberanista: «Unas empresas nazis», según el diputado Tardà. O bien, escuchen: «Nos la trae floja lo que puedan pensar unos empresarios alemanes», dice una Isabel Vallet, de un partidillo que posó con el señor Mas el día de la pregunta.Huguet: «Hace 75 años los Cóndor también». Y el glorioso remate del alba: el campechano Homs advirtiendo de la posibilidad de que Cataluña acabe como Ucrania. No sé si se refiere, el indigno, a la Gran Hambruna. 
Ahí están, estos son los que aguantan la nación.
Los liberales ante la desigualdad en América Latina, por Juan Carlos Hidalgo.
Para los abanderados del liberalismo económico, el debate sobre la desigualdad en América Latina presenta un serio reto académico y político: nuestro énfasis siempre ha sido el combate a la pobreza, no la lucha por sociedades materialmente igualitarias. Siempre y cuando la gente salga de la miseria y prospere, no debería importarnos que otros aumenten sus fortunas. Es más, el mismo concepto de “distribución de la riqueza” nos resulta problemático, ya que da a entender que esta es una constante que simplemente hay que repartir, no generar. La historia está llena de ejemplos de naciones que optaron por distribuir la riqueza y más bien terminaron dilapidándola.
Piden una calle para el guardia civil que detuvo a Henri Parot, por J. L. García.
El 2 de abril de 1990, un control de la Guardia Civil en Santiponce ponía fin a las andanzas asesinas del francés Henri Parot, cuando intentaba entrar en Sevilla con un potente coche bomba con el que pretendía volar la Jefatura Superior de Policía —entonces en la Gavidia—, y buena parte de su entorno. En aquella acción, que Sevilla reconoció públicamente otorgando su Medalla de Oro a la Comandancia de Montequinto, resultó herido el guardia civil que se enfrentó al asesino etarra, José Infante Borrero. Ayer, veinte años después de aquella acción que evitó la mayor tragedia de Sevilla, un grupo de sevillanos, agrupados en torno a la Hermandad de Amigos del Benemérito Cuerpo de la Guardia Civil (Habecu), pidió que una calle de Sevilla lleve el nombre del que no dudaron en considerar «el héroe que evitó la que hubiera sido la mayor matanza de ETA».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada