Temas 09.06.2013

Being Wrong, by Kathryn Schulz.


Comunicación aumentada: ayudando a hablar a un niño. Por Antonio Orbe.

Hunter Harrison tiene 5 años y nació con una deficiencia neuromuscular. Pronto se mostró en su lenguaje, apenas hablaba. También usa silla de ruedas y andador. Hunter entiende sin problemas, pero tiene una enorme dificultad para emitir palabras. Por ello, sus padres hicieron lo imposible por proporcionarle un sistema de comunicación aumentada.

La solución ha venido de una aplicación, Proloquo2Go, basada en iPad. El sistema contiene un conjunto de símbolos mediante los que el niño construye las frases que quiere decir. Hay que tener en cuenta que Hunter aún no ha aprendido a leer.

¿La hora de las trincheras? Por Mario Vargas Llosa.

Lo que parece estar en juego en la defenestración de Arturo Fontaine es más complejo que una simple discrepancia: el temor de una parte mayoritaria de los patrocinadores del CEP de que, en las próximas elecciones, gane de nuevo Michelle Bachelet y que la Concertación que suba con ella al poder sea mucho más radical de lo que lo fue en su anterior gobierno, como deja suponer cierto extremismo retórico de sus últimos pronunciamientos. Desde luego que si Chile retrocede hacia alguna forma de chavismo sería una catástrofe no solo para los chilenos sino para toda América Latina. Pero nada puede perjudicar más a la derecha, en esta circunstancia, que oponer a esta radicalización de la izquierda un extremismo paralelo, atrincherándose en la intolerancia de las verdades únicas y dogmáticas y purgando de sus filas a todos quienes osan discrepar. Nada daría más razón a quienes sostienen, desde el bando opuesto, que la derecha es egoísta, intolerante y autoritaria, que su adhesión a los valores democráticos es superficial y de coyuntura, que detrás de la propiedad privada, el mercado libre y la democracia burguesa hay siempre un Pinochet. Chile parecía haber dejado atrás esa visión pequeñita y mezquina que, por desgracia, todavía alienta en la derecha iliberal de América Latina.

Librecambio y sentido común, por Alberto Benegas Lynch (h).

El librecambio tiene mala prensa no solo por las incomprensiones mencionadas sino debido a que de tanto en tanto se han impuesto llamadas “aperturas” manejando los aranceles como una política de chantaje con la idea de que bajen los precios internos los cuales se elevan debido a las inflaciones internas con lo que las políticas se traducen en una estructura arancelaria en forma de serrucho que provoca cuellos de botella insalvables entre las industrias finales y sus respectivos insumos, al tiempo que se manipula el tipo de cambo con alquimias inauditas y se incrementa la deuda estatal que, como se ha señalado, interfiere en el balance de pagos permitiendo importaciones y viajes al exterior que la situación económica no hace posible.

Drogas y mercado negro, por Roger Senserrich.

Dicho de forma muy simple: la cocaína y heroína nunca han subido de precio de forma significativa. Uno tiene que meter cantidades completamente absurdas de gente en la cárcel para registrar cambios mínimos en precio, y lo único que consigue es aumentar el margen de beneficio de los traficantes en activo. Esto, no hace falta decirlo, hace el tráfico de drogas más atractivo, no menos (uno puede ganar más dinero), así que acaba por atraer más suministradores al mercado… y dado el aumento de la competencia, precios más bajos a medio plazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada