Temas 03.06.2013

¿De dónde salieron los egipcios? Por E.J. Rodríguez.

Sin embargo, los hombres y mujeres que ahora se reasentaban junto al río eran muy distintos de aquellos antepasados que se habían marchado milenios atrás. Ya no eran cazadores y recolectores, sino que poseían un arsenal de conocimientos técnicos que les permitía enfrentarse con más éxito al volátil humor del torrente fluvial. Ahora sabían cómo cuidar el ganado, en el que además de vacas empezó a haber cabras, ovejas, asnos y cerdos. También sabían cómo cultivar y cosechar sus propios vegetales, cómo excavar pozos, cómo construir cabañas dotadas de huertos, fogones, chimeneas e incluso camas de piedra; sabían como medir el tiempo y poseían sus buenas nociones de astronomía. Ahora sí podían intentar aprovechar las hasta entonces catastróficas crecidas del Nilo.

El carbón aguanta en EEUU, por Antón Uriarte.


Fuentes de electricidad en los Estados Unidos (Enero 2007- Marzo 2013)

Matad a las vacas, a los cerdos, a las gallinas: todo Vietnam revisitado, por Diego E. Barros.

Pero el sistema de reclutamiento, tan sencillo como injusto, es una herida que no deja de sangrar. Todo joven varón sano y que no estuviese matriculado en una universidad debía alistarse forzosamente. Después se ponían todos los nombres elegibles en un mismo nivel y se asignaba un número de reclutamiento basado en sus fechas de nacimiento. Por medio de un sorteo se iban eligiendo los nombres de los futuros soldados y asignándoles campo de entrenamiento. Después de la instrucción, la selva era su destino. El resultado era que los jóvenes pobres se convertían en carne de cañón de una guerra para la que nunca habían sido preparados.

La mascarada electoral de Obiang, por Alberto Rojas.

Obiang sólo ha permitido que uno de los partidos contrarios a su gobierno participe en los comicios que se celebran bajo un estricto control militar. Se trata de Convergencia para la Democracia Social (CPDS) de Plácido Micó, la única voz crítica en el parlamento guineano. Las organizaciones Amnistía Internacional, EG Justice y Human Rights Watch denuncian que "en situaciones de intento real o presunto de golpe de estado, el gobierno de Obiang y su partido gobernante a menudo invocan razones de seguridad como argumento para encerrar a opositores".

La OEA y la marihuana, por Andrés Oppenheimer.

No estoy seguro de que, por ahora, la legalización de todas las drogas sea una gran idea en Latinoamérica. Eso haría que muchos gobiernos que ya son corruptos pasen a controlar una industria de miles de millones de dólares, y que se corrompan aún más.

La legalización puede funcionar en Holanda, o en otros países con instituciones fuertes, pero no sé si sería lo más recomendable en Guatemala, Honduras y otros países con instituciones débiles. Me temo una legalización generalizada podría llevarnos a terminar peor de lo que estamos.

Pero despenalizar el consumo de marihuana podría ser un paso conveniente. En vez de mandar a la cárcel a los fumadores, llenando las cárceles con jóvenes que allí son reclutados por criminales, podríamos usar esos fondos para lanzar campañas masivas para que la gente no consuma drogas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada