Lecturas 06.03.2013

Brasil en la encrucijada, por Andrés Oppenheimer.

Pero Brasil tiene que salir de su aislamiento económico. En un momento en el que el mundo parece encaminarse hacia enormes mega-bloques comerciales -tal como el acuerdo de libre comercio que están negociando Estados Unidos y la Unión Europea, que representaría el 47 por ciento de la economía mundial-, Brasil no puede permitirse no tener acuerdos de libre comercio con Estados Unidos, ni con la Unión Europea, ni con cualquier otro bloque importante de libre comercio extra-regional.

Brasil tampoco puede seguir basando su crecimiento en el consumo interno, ni en el constante aumento del precio de las materias primas. Para crecer como las otras potencias emergentes mundiales y beneficiar con su crecimiento a toda Sudamérica, tiene que dejar de ser un gigante mirándose el ombligo.

Construcción de puentes viga de hormigón pretensado, por Víctor Yepes Piqueras.

Tal es la importancia de que el proceso constructivo de un puente sea sencillo y económico, que los puentes viga se clasifican en función de dichos procedimientos. En general se pueden construir los puentes “in situ”, con piezas prefabricadas, o de una forma mixta. Además, salvo que el puente sea muy pequeño, los puentes viga se construyen por partes, o bien en subdivisiones longitudinales (vigas independientes que se unen mediante una losa, por ejemplo) o en subdivisiones transversales (dovelas de sección completa, que dan lugar a una gran variedad de métodos constructivos).

Evolución histórica de los materiales, por David García Sanoguera.


¿Puede un funcionario proponer que se despidan funcionarios? Por Juan Ramón Rallo.

En definitiva, sí, un funcionario puede, coherentemente, defender que sobran funcionarios en la Administración Pública, incluso cuando esos recortes no tengan por qué afectarle a él (por ejemplo, un médico que defiende la sanidad pública y que cree que Correos debe privatizarse). Y si es ese funcionario es además liberal, defenderá en cada momento que todavía hay que reducir más el número de empleados públicos, incluso cuando con esa reducción adicional vaya a desaparecer su plaza.

¿Por qué no se callan? Por Arcadi Espada.

Mejor callarse, al menos durante toda la mañana. Los digitales chorreando Chávez. Y el peor, la prensa socialdemócrata, que se ha acostumbrado a desplegar una sábana santa cada vez que Bárcenas sale de casa, e imagina ahora que ha muerto Bolivarito. Cuando un tirano se muere algo suyo se muere, prensa. En cualquier caso estos despliegues son perfectamente compatibles con la tiranía. Menos con un hombre insignificante y ridículo (su ridiculez es de ultratumba, solo hay que observar lo que ha inoculado Maduro en los titulares), que solo puede despertar interés en los que lo han sufrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada