Lecturas y vídeo 12.02.2013

Así es Cuba con los Castro: Barrio El Resplandor.


Rescatando el mercado de trabajo español, por Nada es Gratis.

Con respecto a la formación y a la intermediación laboral, la única alternativa para mejorar la empleabilidad de los casi tres millones de parados de larga duración mayores de 25 años, es utilizar un sistema de incentivos para que las empresas de trabajo temporal (ETT) u otras agencias privadas colaboren con los Servicios Públicos de Empleo. Esta intervención de las ETT estaba ya contemplada en la reforma de 2012 pero, como ocurre con el nuevo contrato de emprendedores, los avances son lentos y poco significativos. Aquí, también la intervención de la UE, mediante los incentivos adecuados, puede ayudar a poner en marcha un sistema de intermediación laboral basado en la colaboración de agencias públicas y empresas privadas, mucho más eficaz que el actual. Bastaría con asignar los casos más complicados a las agencias privadas, estableciendo un sistema de abono de tarifas diferenciadas a las mismas en función de la cualificación del trabajador, el tiempo que lleve desempleado y de la duración del puesto de trabajo que consiguiera a través de estas agencias.

Exención de Visados y Flujos Migratorios: la Resistencia Multilateral a la Migración, por Simone Bertoli y Jesús Fernández-Huertas Moraga.

En términos generales, mientras que la contribución de la evolución del PIB per capita tuvo poco que ver con el boom de la inmigración en España, la política de visados sí que tuvo un papel importante. Si España no hubiese tenido acuerdos de exención de visados de viaje con ningún país del mundo entre 1997 y 2009, los flujos de inmigración recibidos habrían sido la mitad de los que fueron, mucho más en línea con los recibidos por otros países europeos con una evolución económica similar.

Una derrota más, por Arcadi Espada.

El mismo día que Eurovegas decide instalarse en Madrid el presidente Mas dice que la Constitución no tiene jurisdicción sobre el llamado pueblo catalán. Lo cierto es que Las Vegas de Alcorcón será un buen negocio, probablemente, y contribuirá a mejorar la economía. Refuerza, además, la especialización española en servir de alegre geriátrico europeo (viejos que fuman y juegan y dan palmaditas en el culo de las chachis), y esto no lleva sombra de ironía alguna, sino una indicación sobre el modelo productivo real, el que sacará a los españoles de la crisis. Las Vegas de Alcorcón es importante en sí mismo y en lo que generará en términos simbólicos y prácticos. Los verdaderos Juegos Olímpicos de Madrid. La Comunidad aumentará exponencialmente su capacidad de atracción: el Prado y Alcorcón es una combinación poderosa. No hay playa allí, pero sí olas gigantes.

El Buen Salvaje no quiere morir, por Jorge San Miguel.

Siguiendo a Keeley, los yanomamo-shamatari, el “pueblo feroz” de Chagnon, mostraban porcentajes de muertes en guerra del 20,9% (37,4% en varones), que se disparaban al 32,7% (59%) en el caso de los jívaros. Otras tribus ofrecen también cifras elocuentes: 18,6% (34,8%) los mae Enga de Nueva Guinea; 15,5% (28,5%) los Dugum dani de la misma isla; 28% (varones) los murngin australianos; 15,3 (23,7%) los yanomamo-namowei. Por ofrecer una referencia, los porcentajes totales para Francia en el S. XIX y Europa Occidental en el XVII rondaron el 3 y el 2% respectivamente; Polonia (el país más castigado en proporción) durante la Segunda Guerra Mundial, en torno al 16%. Pero, evitando casos extremos, incluso los !kung del Kalahari —el “pueblo inofensivo” de Elizabeth Marshall Thomas—, una vez acabadas sus frecuentes guerras y razzias con sus vecinos bantúes, mantenían unas tasas internas de homicidio del 29,3 (x 100.000 habitantes/año), tal como refiere Nicholas Wade en Before the Dawn. El lector puede comparar fácilmente las tasas nacionales y regionales más recientes. Estos son, por supuesto, muestras anecdóticas, donde se mezcla además violencia intratribal y muertes en guerra, pero que forman parte de un creciente corpus de evidencia contra el buen salvaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada