Lecturas 15.01.2013

Transgénicos: un peligroso ejemplo de colonialismo intelectual, por Mark Lynas.

¿Qué hizo Norman Borlaug? Miró hacia la ciencia y la tecnología. Los seres humanos son una especie que hace herramientas: desde la ropa hasta los arados, pasando por la tecnología, es lo que nos distingue principalmente de otros simios. Y gran parte de este trabajo se centró en el genoma de los principales cultivos domésticos: si el trigo, por ejemplo, fuera más corto, se podría poner más esfuerzo en las semillas que en los tallos, cosa que mejoraría el rendimiento del grano y los costes de almacenamiento se minimizarían.

[...]

A escala global, entre 1961 y 2010, la superficie cultivada creció en un 12%, mientras que kilocalorías por persona aumentó desde 2200 hasta 2800. Así que incluso con tres mil millones de personas más, todo el mundo todavía tenía más que comer gracias a un aumento de la producción de 300% en el mismo período.

[...]

¿De dónde viene toda esta oposición, pues? Parece que hay una creencia generalizada de que la tecnología moderna es igual a más riesgo. En realidad, sin embargo, hay muchas maneras naturales y orgánicas de enfermar y morir prematuramente como quedó demostrado con la debacle de los brotes de soja orgánicos de Alemania en 2011. Esa fue una catástrofe de salud pública causada por el E-coli, probablemente proveniente de estiércol animal orgánico importado de Egipto causó el mismo número de muertes y lesiones que Chernóbil. En total, 53 personas murieron y 3.500 sufrieron insuficiencia renal grave. ¿Y por qué estos consumidores habían elegido productos orgánicos? Pues porque pensaron que era más seguro y más sano, y estaban más asustados de riesgos enteramente triviales de los pesticidas químicos y fertilizantes altamente regulados.

Income inequality can be explained by demographics, and because the demographics change, there’s income mobility, by Mark J. Perry.

The good news is that the key demographic factors that explain differences in household income are not fixed over our lifetimes, which means that individuals and households are not destined to remain in a single income quintile forever. Fortunately, evidence shows that individuals and households move up and down the income quintiles over their lifetimes as the key demographic variables highlighted above change.

Los nuevos hombres fuertes del presidente son fuertes de verdad, por Jordi Pérez Colomé.

Es internacionalista y antiguerras. Cuando Hagel llegó al senado en 1996 se hizo una foto con los cinco senadores que también habían estado en Vietnam: John McCain, Max Cleland, Bob Kerrey, Chuck Robb y John Kerry. Los políticos que envían a jóvenes al campo de batalla no han vivido la guerra. “No hay gloria en la guerra, solo sufrimiento”, dice Hagel. La guerra es el último recurso.

Manda China, por Antón Uriarte.

La nueva memez europea en la "decarbonización" de la economía es el proyecto ULCOS (Ultra-Low Carbon Dioxide Steelmaking), mediante el cual el gobierno de Hollande ha querido camelar a los obreros siderúrgicos de Florange —acería emblemática francesa en donde se forjó en su día el hierro de la Torre Eiffel—, prometiéndoles la continuidad de sus altos hornos. Ahora el gobierno francés pretende que se fabrique allí "acero ecológico", bajo en carbono, de la misma calidad que el fabricado en otras partes del planeta, pero emitiendo menos CO2 en su fabricación. Por supuesto, con métodos de fabricación carísimos que lo hacen comercialmente inviable en cualquier régimen económico que no sea el de la autarquía.

Hay que apoyarle, por María Teresa Giménez Barbat.

A Imran fueron a buscarlo a casa y lo llevaron a la comisaría, donde le pegaron y le cortaron el pulgar de la mano izquierda en señal de castigo. A Jenny la encerraron en una habitación y la violaron varios policías. «Me dijeron que si yo podía dormir con ella sin estar casados, por qué no iban ellos a poder acostarse con ella», recuerda. Mataron a su padre en represalia y a ellos les quemaron la casa. Se salvaron saltando, con su hijo pequeño en brazos, por la ventana trasera. «Reniego del islam -afirma-, reniego de una religión que coarta mi libertad y mis derechos, que no entiende lo que es el amor, y además es hipócrita. ¿Por qué Mahoma se pudo casar once veces, y una de ellas con una niña, y a mi no me permiten hacerlo una con mi amor verdadero, solo porque la mujer a la que adoro es budista?», se pregunta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada