Víctima, 2 de diciembre: Carlos Fernández Valcárcel

Libertad Digital.


El 2 de diciembre de 1980 fallece en la Residencia Sanitaria de la Seguridad Social de Logroño el inspector de Policía CARLOS FERNÁNDEZ VALCÁRCEL, cinco días después de que los miembros de la banda terrorista ETA Isidro Echave Urrestrilla y Juan Manuel Soares Gamboa hicieran estallar un potente coche-bomba en la calle Ollerías de Logroño cuando cuatro amigos salían de un bar cercano. La explosión mató en el acto al comerciante Miguel Ángel San Martín y dejó también muy grave a Joaquín Martínez Simón, que fallecería el 3 de enero de 1981.
Sólo sobrevivió el cuarto amigo, José Luis Hernández Hurtado, también herido grave (estuvo siete meses de baja), que el 27 de noviembre de 2010, treinta años después, relataba en larioja.com que todavía soñaba con el atentado. José Luis tenía entonces 40 años: "Lo recuerdo como si hubiese sido ayer (...) Salvé la vida milagrosamente ya que el cuerpo de Miguel Ángel San Martín me hizo de coraza". José Luis recuerda hasta el orden de salida del bar: "Primero Carlos, luego San Martín, que medía 1,85 metros y pesaba cien kilos, y después yo, que mido 1,69 y pesaba 68 kilos. El último, Joaquín".
Carlos Fernández Valcárcel sufrió heridas graves en todo el cuerpo, estallido pulmonar y abdominal, además de quemaduras. Tuvieron que extirparle el bazo y un riñón en una primera intervención quirúrgica que duró tres horas. Su estado empeoró radicalmente el 1 de diciembre, sufriendo un shock séptico que provocó su muerte al día siguiente, martes 2 de diciembre.
El 3 de diciembre se celebró el funeral por su alma. El féretro, cubierto con la bandera nacional y escoltado por miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado, fue trasladado a hombros por familiares y compañeros de la víctima desde la capilla ardiente, instalada en el Gobierno Civil, hasta la catedral de La Redonda.
La viuda, familiares, amigos y un centenar de miembros de las fuerzas de seguridad se concentraron a la salida de la catedral, para despedir los restos mortales del agente asesinado. En ese momento, algunas personas dieron gritos de "¡Viva la Policía!", "¡Viva el Ejército!" y "ETA, asesina".
Carlos Fernández Valcárcel tenía 40 años. Estaba casado, tenía dos hijos y era natural de La Coruña. El féretro con sus restos mortales fue trasladado en avión a su ciudad natal, donde fue enterrado. Por Real Decreto 308/2005, de 18 de marzo, Carlos Fernández Valcárcel fue ascendido, con carácter honorífico y a título póstumo, al puesto de comisario.

Lecturas 02.12.2012

Manifiesto de Ávila de los Economistas Españoles.

Por tanto, si España desea salir fortalecida de la actual Gran Recesión será menester que se adopten las siguientes medidas:
  1. Disminución considerable del peso y competencias del Estado y demás administraciones públicas dando entrada al mercado en la provisión y producción de bienes y servicios de bienestar social.
  2. Tras el inicio de la reactivación será preciso vincular a ésta una disminución de la presión fiscal, especialmente la que desincentiva el trabajo, la generación de beneficio y el ahorro.
  3. Aligerar y agilizar el contexto normativo de manera que se facilite la toma de decisiones de los agentes económicos.
  4. Restauración de la unidad de mercado.
  5. Reforma urgente de la organización territorial del Estado a fin de posibilitar el control del gasto y evitar la multiplicación de organismos, dejando claro cuáles son las funciones que debe desempeñar el Estado, cuáles los gobiernos autonómicos y cuáles los ayuntamientos.
  6. Liberalización y flexibilización de los diferentes mercados tanto de bienes y servicios como de todos los factores productivos.
  7. Reformar la legislación de las universidades, sean públicas o privadas, dando entrada a criterios de mercado a fin de que puedan competir en igualdad de condiciones.
  8. Reforzar, de una vez por todas, la separación de poderes del Estado a fin de que una verdadera independencia del poder judicial garantice la administración de Justicia y el cumplimiento de las leyes.
Singapur, mayor riqueza para todos que en España, por Juan Ramón Rallo.

Sin embargo, que una sociedad sea más desigualitaria que otra no prueba por sí mismo que el nivel de vida de sus ciudadanos sea peor. Bastará un ejemplo que todos comprenderemos: Afganistán exhibe una mayor igualdad en la distribución de la renta que España (las diferencias entre ricos y pobres son menos acusadas), pese a lo cual los más desiguales pobres españoles probablemente prefieran seguir viviendo en nuestro país. Es decir, si a pesar de los mayores diferenciales de renta, los ciudadanos más pobres del país más desigual son más ricos que los ciudadanos más pobres del país igualitario, habrá que concluir que el modelo económico del país desigualitario es superior a la hora de generar y distribuir riqueza por toda la sociedad.

La ayuda exterior al desarrollo en la encrucijada: diagnóstico y recomendaciones para España, por Ángel Martín Oro.

No obstante, y como conclusión final, los pasos principales hacia la prosperidad los tienen que tomar los países pobres, mediante ambiciosos y profundos cambios institucionales que liberen las energías creativas de sus individuos, les permitan obtener el fruto de su trabajo y propiedades, y generen un ambiente favorable a la inversión extranjera. Pero desde los países desarrollados les podemos echar una mano, especialmente si nos unimos a las personas y grupos que luchan por conseguir esos cambios.

Entrevista a Javier Fernández-Lasquetty, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, por Elena Sevillano.

Privatizar consistiría en vender los hospitales y darlos al sector privado para que los administrara como le pareciera conveniente. Nosotros lo que hacemos es externalizar la gestión, es decir, de un hospital público de titularidad pública.

[...]

Si para el año que viene tenemos 530 millones de euros menos en el presupuesto, queremos seguir teniendo asistencia sanitaria de la máxima calidad, evidentemente con las reglas de universalidad, gratuidad, equidad, tenemos que trabajar de una manera distinta.

Economic Bricolage, by Matt Ridley.

Something that is fragile, like a glass, can survive small shocks but not big ones. Something that is robust, like a rock, can survive both. But robust is only half way along the spectrum. There are things that are anti-fragile, meaning they actually improve when shocked, they feed on volatility. The restaurant sector is such a beast. So is the economy as a whole: It is precisely because of Joseph Schumpeter's "creative destruction" that it innovates, progresses and becomes resilient. The policy implications are clear: Bailouts risk making the economy more fragile.