Lecturas 27.10.2012

‘¡Jesús, dales caña, aniquílalos!’, por Jordi Pérez Colomé.

Despojos, aprensiones, por Arcadi Espada.

Las aprensiones de la locutora Montero son frívolas y doblemente inhumanas. Su afirmación de que se negaría a recibir el corazón de un malvado tendría valor pronunciada en una Uci y con alguno de sus órganos vitales en la posición de código cero (prioridad absoluta para recibir un trasplante): fuera de este ambiente son un humillante toreo de salón. Y algo más, derivado. Nuestra locutora celebró que el pulmón, el corazón y el hígado de El Salobral hubiesen ido al pudridero. Cuando su alojamiento en otro hombre habría sido la única redención de una vida miserable y baldía.

Pinker, en el 191M, por Arcadi Espada.

Access to the good life for low-income Americans comes from the ‘miracle of the marketplace,’ especially manufacturing, by Mark J. Perry.

Próxima Crisis: El Precipicio Fiscal de Estados Unidos, por Xavier Sala i Martín.

Architectural Design for Earthquake

Published by the New Zealand Society for Earthquake Engineering.

This publication is intended to promote adequate performance of non-structural elements in earthquake - to reduce the risk of injury to people, to reduce damage and to avoid adverse structural effects.

Recognition of the need for a New Zealand guide to the architectural design of nonstructural elements first arose out of meetings, discussions and enquiry conducted by a NZ National Society for Earthquake Engineering Study Group. Most  engineers, some architects and a few other specialist designers understand the principles of designing for the protection of non-structural elements, but many others, who are directly concerned with detailing, specifying and constructing buildings, do not appreciate the effects of earthquake shaking.

In 1992 Architectural Design for Earthquakes:  A guide to the design of non-structural elements was published by the NZNSEE. This edition, published in 2007 on the internet has been revised and updated. It incorporates developments that have occurred over the past fourteen years.  Most significant of these is the introduction of a new NZ earthquake loadings standard, NZ 1170 Part 5:2004 Earthquake Actions – New Zealand.

The publication provides an overview and most topics are at least summarised and references given to sources of further information. In no way does it replace involvement by professional engineers and architects in appropriate aspects of design. On the contrary, it is intended to heighten awareness of the need for engineering involvement in the design of non-structural elements.

Given the difficulty of producing, cost effective architectural details that meet New Zealand earthquake code requirements the information provided will help architects and engineers to work together to produce designs which are functional, aesthetic and achieve a high standard of earthquake performance.


Descargar en PDF.



Lo incluyo en mi recopilación de documentos sobre Estructuras.

La vida cotidiana en la Alemania nazi (II), por Javier Bilbao



Las almas de los alemanes muertos en combate son guiadas por las valquirias hacia el Valhalla (coronado por una gran esvástica), donde el dios Wotan se prepara para la Batalla del Fin del Mundo, el Ragnarök.

Cuando un opositor dice: “no me acercaré a vosotros”, yo le respondo sin inmutarme: “tu hijo ya nos pertenece”.” Adolf Hitler, 6 de noviembre de 1933.
Como escribió el corresponsal estadounidense William L. Shirer tras asistir a un gran acto del Partido Nazi: “está devolviendo boato, color y misticismo a las vidas grises de los alemanes del siglo XX”. Las espectaculares concentraciones del partido con cientos de miles de participantes y su fastuosa decoración e iluminación con reflectores antiaéreos, sus desfiles de precisión milimétrica, sus ritos paganos y su monumentalidad, su reivindicación de la fuerza, camaradería, épica y acción, la oportunidad que ofrecía al individuo de disolverse en el grupo, la evocación de un pasado legendario junto a la promesa de un futuro radiante… todo ello atrajo a muchos alemanes, pero eran ingredientes que encajaban como un guante especialmente en la mentalidad y el carácter de los más jóvenes. Nada valoraba más el nazismo que la juventud, como herramienta y como ideal, opuesta a la que consideraban decrépita República de Weimar, con un ancianoHindenburg a su frente. De hecho la media de edad de todos los integrantes del partido al llegar al poder era de apenas 28 años. Así que la educación de los jóvenes era un asunto de importancia vital para Hitler:
“El chico alemán del futuro debe ser delgado y flexible, rápido como un galgo, resistente como el cuero y duro como el acero Krupp. Debemos educar un nuevo tipo de ser humano, hombres y mujeres absolutamente disciplinados y saludables. Nos hemos comprometido a dar al pueblo alemán una educación que comienza en la infancia y nunca termina.”
Por ello, poco más de tres meses después de la toma del poder, el nuevo Ministro de Interior Wilhelm Frickestableció el 9 de mayo de 1933 en el Diario General de los Profesores Alemanes que la enseñanza objetiva de la historia era una falacia del liberalismo. Los nuevos principios que la escuela debía enseñar eran:
1) La vida es una lucha constante donde la raza y la sangre son primordiales.
2) La importancia del coraje en la batalla y el sacrificio del individuo por un fin superior.
3) Admiración por el liderazgo del Führer.
4) Odio a los enemigos de Alemania.
Las diferentes asociaciones de profesores fueron absorbidas por una ya existente, la Liga Nacionalsocialista de Maestros, de la que llegaron a ser miembros el 97% de todos los profesores. Ellos debían liderar el cambio a un nuevo sistema educativo. Solo un día después de este manifiesto del ministro, los estudiantes universitarios hicieron hogueras con libros de autores judíos, izquierdistas y en general de cualquier tipo que no encajase en la doctrina del nuevo régimen. Las bibliotecas escolares fueron también rápidamente depuradas y los libros de texto de los alumnos, aunque inicialmente eran los mismos de la época de Weimar, pasaron a ser reescritos y complementados con nuevas publicaciones cargadas de doctrina nazi a partir de 1936.