Por qué Romney se equivoca y va a perder por Jordi Pérez Colomé


Una campaña suele dar pocas noticias. Los políticos se dedican a sus discursos bien preparados, dan entrevistas cuidadas y emiten anuncios. Los periodistas tienen a menudo poco que contar. Por eso hay tantos sondeos: permiten hablar y especular.

La tendencia en la mayoría de encuestas de estas elecciones presidenciales es la misma desde hace días: Obama gana, pero con diferencias pequeñas poco por encima del margen de error. La elección es aún por tanto competitiva para Romney, pero debe hacer algo.

Esta semana, además de docenas de sondeos, los periodistas hemos tenido un regalo inesperado: un vídeo de Mitt Romney grabado con cámara oculta en mayo. El autor es presuntamente uno de los camareros de la cena (es un tema que puede dar que hablar: ¿y si tenía alguna relación remota con la campaña demócrata?). Las imágenes son valiosas porque se ve a un político hacer algo que nunca hacen: hablar en privado.

Ya dije en el último post que esta frase era la importante: “Hay un 47 por ciento que están con él [Obama], que dependen del gobierno, que creen que son víctimas, que creen que el gobierno tiene la responsabilidad de cuidarles, que creen que tienen derecho a sanidad, a comida, a una casa, a lo que sea”.

Pero es más significativo este fragmento un poco más adelante: “Mi trabajo es no preocuparme por esa gente: nunca les convenceré de que deberían tomar responsabilidad personal por sus vidas”. El presidente debe ocuparse de todos y no dar nunca a una parte del electorado por perdida. Ahora hablaré de eso.

Es difícil saber con precisión cómo afecta un vídeo así en una elección. Podría llegar a ser incluso positivo si el candidato hubiera dicho algo valiente o directo. Pero no es así. Hoy, a la pregunta de si el vídeo hace más o menos probable que vote por Romney, dos de cada cinco americanos dicen que menos. El daño a Romney es claro en tres aspectos.


A Fracking Good Story by Bjørn Lomborg

Project Syndicate.

PRAGUE – Weather conditions around the world this summer have provided ample fodder for the global warming debate. Droughts and heat waves are a harbinger of our future, carbon cuts are needed now more than ever, and yet meaningful policies have not been enacted.
This illustration is by Tim Brinton and comes from <a href="http://www.newsart.com">NewsArt.com</a>, and is the property of the NewsArt organization and of its artist. Reproducing this image is a violation of copyright law.
Illustration by Tim Brinton

CommentsBut, beyond this well-trodden battlefield, something amazing has happened: Carbon-dioxide emissions in the United States have dropped to their lowest level in 20 years. Estimating on the basis of data from the US Energy Information Agency (EIA) from the first five months of 2012, this year’s expected CO2 emissions have declined by more than 800 million tons, or 14%, from their peak in 2007.
CommentsThe cause is an unprecedented switch to natural gas, which emits 45% less carbon per energy unit. The US used to generate about half its electricity from coal, and roughly 20% from gas. Over the past five years, those numbers have changed, first slowly and now dramatically: in April of this year, coal’s share in power generation plummeted to just 32%, on par with gas.
CommentsAmerica’s rapid switch to natural gas is the result of three decades of technological innovation, particularly the development of hydraulic fracturing, or “fracking,” which has opened up large new resources of previously inaccessible shale gas. Despite some legitimate concerns about safety, it is hard to overstate the overwhelming benefits.
CommentsFor starters, fracking has caused gas prices to drop dramatically. Adjusted for inflation, gas has not been this cheap for the past 35 years, with the price this year 3-5 times lower than it was in the mid-2000’s. And, while a flagging economy may explain a small portion of the drop in US carbon emissions, the EIA emphasizes that the major explanation is natural gas.
CommentsThe reduction is even more impressive when one considers that 57 million additional energy consumers were added to the US population over the past two decades. Indeed, US carbon emissions have dropped some 20% per capita, and are now at their lowest level since Dwight D. Eisenhower left the White House in 1961.
CommentsDavid Victor, an energy expert at the University of California, San Diego, estimates that the shift from coal to natural gas has reduced US emissions by 400-500 megatonnes (Mt) of CO2 per year. To put that number in perspective, it is about twice the total effect of the Kyoto Protocol on carbon emissions in the rest of the world, including the European Union.
CommentsIt is tempting to believe that renewable energy sources are responsible for emissions reductions, but the numbers clearly say otherwise. Accounting for a reduction of 50 Mt of CO2 per year, America’s 30,000 wind turbines reduce emissions by just one-tenth the amount that natural gas does. Biofuels reduce emissions by only ten Mt, and solar panels by a paltry three Mt.
This flies in the face of conventional thinking, which continues to claim that mandating carbon reductions – through cap-and-trade or a carbon tax – is the only way to combat climate change.
CommentsBut, based on Europe’s experience, such policies are precisely thewrong way to address global warming. Since 1990, the EU has heavily subsidized solar and wind energy at a cost of more than $20 billion annually. Yet its per capitaCO2 emissions have fallen by less than half of the reduction achieved in the US – even in percentage terms, the US is now doing better.
CommentsBecause of broad European skepticism about fracking, there is no gas miracle in the EU, while the abundance of heavily subsidized renewables has caused over-achievement of the CO2 target. Along with the closure of German nuclear power stations, this has led, ironically, to a resurgence of coal.
CommentsWell-meaning US politicians have likewise shown how not to tackle global warming with subsidies and tax breaks. The relatively small reduction in emissions achieved through wind power costs more than $3.3 billion annually, and far smaller reductions from ethanol (biofuels) and solar panels cost at least $8.5 and $3 billion annually.
CommentsEstimates suggest that using carbon taxes to achieve a further 330 Mt CO2 reduction in the EU would cost $250 billion per year. Meanwhile, the fracking bonanza in the US not only delivers a much greater reduction for free, but also creates long-term social benefits through lower energy costs.
CommentsThe amazing truth is that fracking has succeeded where Kyoto and carbon taxes have failed. As shown in a study by the Breakthrough Institute, fracking was built on substantial government investment in technological innovation for three decades.
CommentsClimate economists repeatedly have pointed out that such energy innovation is the most effective climate solution, because it is the surest way to drive the price of future green energy sources below that of fossil fuels. By contrast, subsidizing current, ineffective solar power or ethanol mostly wastes money while benefiting special interests.
CommentsFracking is not a panacea, but it really is by far this decade’s best green-energy option.

Frente al poder del gas ruso por Antón Uriarte

CO2.



Exportaciones de Gazprom a Europa en 2011 (miles de millones de metros cúbicos, bcm)

Gazprom, la principal fuerza económica del zar Putin, domina el suministro de gas de muchos países europeos, que en su conjunto alcanza el 25 % y el 100 % en casos como Finlandia.

Ucrania, seguida de Alemania, es la nación que más gas ruso compra. Para disminuir la dependencia de ese gas extranjero que  calienta sus gélidos inviernos, el actual gobierno ucraniano, a pesar de no llevarse mal con el ruso, decidió la semana pasada reconvertir varias centrales térmicas de gas por otras de carbón propio, un recurso que abunda en su territorio. Una medida que será pataleada por el elitismo ecologista europeo porque implica aumentar considerablemente sus emisiones de CO2. La pataleta será doble porque además la tecnología utilizada para gasificar el carbón será china.

Mientras tanto, en el otro lado de Europa, el presidente de Francia, François Hollande, ratificó enfáticamente la semana pasada la prohibición de explorar en busca de gas de esquisto por los peligros que se le suponen a la fracturación hidráulica ("fracking") que tan excelentes resultados está dando en América. Menos mal que el nuevo gobierno de David Cameron, en Gran Bretaña, nombrado un nuevo ministro de Medio Ambiente, se dispone a dar un giro ideológico y a comenzar a explotar el "shale gas" siguiendo el buen ejemplo de sus primos estadounidenses.


Gazprom 2011
El gas vuelve a enfrentar a Rusia y a la UE | Economía | EL PAÍS
Azarov: Ukraine will save $1.2 billion per year with coal projects
Kiev Ukraine News Blog
Ukraine eyes Chinese coal gasification technology CCTV News - CNTV English


¿Fraude electoral en Venezuela? por Andrés Oppenheimer

El Nuevo Herald.


En las últimas semanas han proliferado las especulaciones de que el presidente venezolano Hugo Chávez está preparando un fraude monumental para alterar los resultados de las elecciones del 7 de octubre. Pero después de entrevistar al candidato opositor Henrique Capriles la semana pasada, dudo mucho que un fraude electrónico sea posible.
A juzgar por lo que Capriles me dijo en una entrevista de 40 minutos, y por lo que me dicen varios expertos internacionales, no hay dudas de que el proceso electoral venezolano es desequilibrado —Chávez está usando una enorme cantidad de fondos gubernamentales para comprar votos, tiene acceso ilimitado al tiempo televisivo, y controla la mayoría de las instituciones electorales—, pero al gobierno venezolano no le resultará fácil llevar a cabo un fraude electrónico que pueda pasar inadvertido.
En la entrevista, le pregunté a Capriles por una columna reciente de Carlos Alberto Montaner, uno de los mejores comentaristas políticos de Latinoamérica, que afirma que Chávez podría estar preparando un megafraude en el proceso electrónico de recuento de votos. Montaner citó a consultores políticos según los cuales hay dos millones de nombres de votantes inexistentes en los padrones, que el gobierno podrá usar para manipular las computadoras en la noche de los comicios.
Para preparar el terreno, Chávez ha encargado encuestas que lo dan como favorito para ganar las elecciones, cosa de poder argumentar después que su victoria confirma lo que decían las encuestas, escribió Montaner.
Cuando le pregunté sobre eso, Capriles respondió que no será la primera vez que participa en una elección con todo en contra, y gana. Agregó que en las recientes elecciones de gobernadores y legislativas, la oposición ha demostrado que puede ganar cuando está bien organizada para recontar manualmente los resultados electrónicos en cada sitio de votación.
“Yo he demostrado a lo largo de mi carrera que cuando uno se organiza y cuando se tiene la mayoría de su lado, usted vence a los desequilibrios, a las trampas, y a las zancadillas que el gobierno pretenda colocar", señaló.
“Yo nunca he perdido un proceso electoral”, agregó. “A mí nadie me regaló la gobernación. Gané porque me organicé para defender y cuidar el voto de la gente. Esa es la clave”, dijo, añadiendo que es gobernador del segundo estado más poblado de Venezuela, tras derrotar a un candidato del gobierno que gozaba de las mismas ventajas que Chávez goza hoy.
Muy bien, pero ¿cómo puede ganar contra un presidente que se ha beneficiado con la mayor bonanza petrolera de los últimos tiempos, que regala dinero por todos lados, y que habla durante horas en cadenas de televisión mientras usted sólo tiene tres minutos de espacio publicitario televisivo por día?, le pregunté.
“Ganaré como David le ganó a Goliat”, respondió Capriles. “En efecto, yo estoy enfrentando todos los recursos del estado, todos los fondos públicos. Pero a pesar de toda esa bonanza petrolera, el gobierno no tiene mayores resultados que exhibir”.
Debido a las desastrosas políticas del gobierno, Venezuela tiene el índice de violencia más elevado del mundo, la inflación más elevada de las Américas, una economía casi destruida, cortes de energía continuos, escasez de agua y millones de pobres, dijo.
En cuanto a las encuestas que muestran a Chávez a la cabeza, Capriles dijo que hay tres encuestas que dan a Chávez como ganador, y cuatro que lo dan por ganador a él.
“No es la primera vez que me ha tocado lidiar con encuestas fabricadas por el gobierno. Cuando gané las elecciones para gobernador, fueron los mismos voceros, fueron las mismas encuestadoras que dijeron que no ganaríamos. Igual pasó en las elecciones parlamentarias, donde los mismos encuestadores decían que nosotros íbamos a tener 20 diputados, y tuvimos 67 diputados”.
Capriles vaticinó que “podemos ganar estas elecciones por más de un millón de votos de diferencia. Estoy absolutamente confiado en que ganaremos”.
Mi opinión: No hay dudas de que esta elección será de David contra Goliat, y que hay enorme desequilibrio en las reglas de juego. Pero Capriles está en lo correcto —y así lo corrobora un reciente estudio preelectoral hecho por el Wilson Center y el instituto IDEA de Suecia— cuando dice que el mecanismo de recuento manual para controlar el conteo electrónico hará muy difícil un fraude electrónico mayúsculo.
Además, recuerdo varias elecciones latinoamericanas —incluyendo el referéndum de 1989 que derrotó al dictador chileno Augusto Pinochet, y las elecciones de 1990 que derrotaron al comandante nicaragüense Daniel Ortega— en las que gobernantes todopoderosos controlaban las instituciones, tenían todos los recursos económicos para comprar votos, todo el tiempo televisivo a su disposición, y sin embargo perdieron. Venezuela podría darnos una sorpresa parecida.
Posdata: Acabo de hablar con Montaner, y coincide en que la situación ha cambiado, y que es probable que una mejor organización de la oposición evite un fraude electrónico.


Jacob Collins

Web.