Víctimas, 28 de agosto: Aurelio Salgueiro López, Alfonso Estevas-Gilmain Muñoz y Jesús María Echeveste Toledo

Libertad Digital.


A las once y veinte minutos del lunes 28 de agosto de 1978, la banda terrorista ETA asesinaba en Mondragón (Guipúzcoa) al cabo primero de la Guardia CivilAURELIO SALGUEIRO LÓPEZ perteneciente al Servicio de Información (SIGC) cuando, vestido de paisano, se dirigía al cuartel después de haber recogido la correspondencia en la estafeta de correos.
Este itinerario lo realizaba diariamente y siempre a la misma hora. A mitad del recorrido entre Correos y el cuartel, en una pequeña plazoleta donde confluían las calles Zarugalde, Toribio Aguirre e Ignacio Zuloaga, fue abordado por dos miembros de los Comandos Autónomos Anticapitalistas que le dispararon varios tiros por la espalda con una pistola. Aurelio Salgueiro cayó al suelo boca arriba, quedando la correspondencia desparramada junto a su cuerpo, y fuerematado en el suelo delante de uno de sus hijos, de 14 años, con el que se acababa de encontrar.
Inmediatamente después de producirse el asesinato, los dos terroristas se dieron a la fuga en un vehículo Renault 5 TL de color amarillo en el que les esperaba un tercer individuo. El coche había sido robado a punta de pistola en Éibar a las nueve y media de la mañana del mismo día. Los terroristas obligaron a su propietario a subir al mismo y posteriormente lo dejaron atado y abandonado en Arrate. El vehículo fue encontrado a las cinco y media de la tarde en las cercanías de Éibar. 
La víctima había recibido cuatro impactos de bala alojados en el tórax y en la cabeza. El cuerpo del guardia civil permaneció en el suelo durante más de quince minutos desangrándose sin que nadie acudiera a socorrerlo, mientras su hijo, en estado de shock, daba aviso al cuartel. Aurelio fue trasladado en un turismo particular al centro asistencial de Mondragón, donde ingresó cadáver.
La capilla ardiente por el guardia civil se instaló a las cinco de la tarde en el cuartel de la Guardia Civil y el funeral tuvo lugar al día siguiente, a las once de la mañana, en la iglesia parroquial de San Juan Bautista de Mondragón.
El 29 de agosto una llamada a Egin reivindicó en nombre de un Comando Autónomo, Independentista y Anticapitalista el asesinato de Aurelio Salgueiro, que "había sido sentenciado por las asambleas populares por ser miembro de las fuerzas represivas".
La pistola con la que asesinaron a Aurelio Salgueiro, una Browning GP-35, fue incautada a José María Iturrioz Garmendia el 15 de noviembre de 1978 cuando fue abatido por agentes de la Guardia Civil después de ametrallar la casa-cuartel de Arechavaleta. En la acción participaron también otros dos miembros de los CAA, Roberto Aramburu Uribarren y Enrique Zurutuza Odriozola. Tras el ametrallamiento, se produjo una persecución y un tiroteo que finalizó en Mondragón donde, además de Iturrioz Garmendia, resultaron muertos Aramburu Uribarren y una vecina de la localidad, Emilia Larrea Sáez de Adacia. Zurutuza Odriozola resultó herido de gravedad y fue detenido posteriormente.
Aurelio Salgueiro López, tenía 46 años y era natural de Monforte de Lemos (Lugo), localidad donde fueron enterrados sus restos mortales. Estaba casado y tenía siete hijos con edades comprendidas entre los 18 años, el mayor, y 11 meses la pequeña. Llevaba ocho años en el cuartel de Mondragón, al que fue destinado en agosto de 1970.
Horas después, a las nueve y media de la noche del lunes 28 de agosto de 1978, la banda terrorista ETA asesinaba a tiros en Fuenterrabía (Guipúzcoa) al jefe del Servicio de Información de la comisaría de Irún, el inspector de PolicíaALFONSO ESTEVAS-GILMAIN MUÑOZ, cuando se disponía a aparcar su coche cerca del edificio Miramar de Fuenterrabía, junto al Bidasoa, donde tenía su domicilio. Los terroristas, que utilizaron un Seat de color blanco para huir, dispararon dos ráfagas de metralleta, desde un lateral del vehículo y desde la parte trasera, provocándole la muerte en el acto. Su mujer y uno de sus tres hijos, que llegaban en ese momento a casa, fueron testigos del asesinato. En el lugar de los hechos se recogieron diecinueve casquillos del calibre 9 milímetros parabellum.
El 30 de agosto ETA-pm reivindicó el asesinato del inspector Alfonso Estevas-Gilmain en un largo comunicado de cuatro folios enviado a los diarios Egin y Deia en el que se vertían diversas acusaciones. La banda terrorista justificó su asesinato acusando a la víctima de estar relacionada con el atentado sufrido en el sur de Francia por el exdirigente de ETA Juan José Etxabe, dato desmentido por la familia en otro comunicado enviado por su viuda el 6 de septiembre. El atentado contra Etxabe también se utilizó como justificación para asesinar a Tomás Sulibarria Goitia, contra el que habían atentado el 30 de agosto de 1978, dos días después de asesinar a Alfonso Estevas-Gilmain, sin conseguir acabar con su vida, y al que asesinaron finalmente dos años después, el 3 de junio de 1980. Tras el primer intento de asesinarlo, el 30 de agosto de 1978, la banda terrorista ETA emitió un comunicado responsabilizándose del atentado contra Sulibarria, en el que le acusaba de"haber traicionado a la organización" y ser miembro a sueldo de los Servicios de Seguridad españoles desde que había sido detenido por un breve espacio de tiempo tres años antes, en 1975. La versión de la banda fue que Sulibarria huyó a Francia en mayo de 1978 con la intención de "introducirse entre los refugiados para llegar a tener acceso a aquellos a quienes el Gobierno atribuye una mayor influencia política". Fruto de esa actividad y "en colaboración con su enlace de los servicios de seguridad españoles", continuaba el comunicado de la banda, Sulibarria preparó el atentado en San Juan de Luz contra el exdirigente de ETA Juan José Etxabe y su mujer en julio de 1978.
Alfonso Estevas-Gilmain Muñoz, de 41 años, era natural de Madrid, aunque residía en Fuenterrabía desde que tenía 18 años. Estaba casado y tenía tres hijos varones de 12, 11 y 6 años de edad. Estaba destinado en Irún, donde llevaba doce años, dos de ellos como jefe del Servicio de Información del Cuerpo General de Policía. Además, él y su mujer regentaban el Hostal Álvarez Quintero en Fuenterrabía. Alfonso era una persona muy conocida en la localidad en la que vivía, donde había empezado a estudiar euskera, además de la carrera de Derecho. Unas trescientas personas asistieron a su funeral en la capilla de la Policía Armada en Irún, presidido por la viuda, el padre y sus hijos, al que asistió el gobernador civil de Guipúzcoa, Antonio Oyarzabal. El lugar del funeral fue elegido por la familia de la víctima, que expresó el deseo de que tuviera carácter privado, por lo que no se permitió la entrada de fotógrafos y redactores de los medios de comunicación. La mayoría de los asistentes eran miembros del Cuerpo General de Policía y de la Guardia Civil. Posteriormente sus restos mortales fueron trasladados a Madrid, su ciudad natal, donde fue enterrado por expreso deseo de sus familiares.
A las 8:45 horas del 28 de agosto de 1980 la banda terrorista ETA asesinaba en Irún (Guipúzcoa) a JESÚS MARÍA ECHEVESTE TOLEDO cuando se dirigía andando desde su domicilio a su trabajo como apoderado en la agencia de aduanas Sucesores de Echeandía, de la que era copropietario con su hermano, un negocio que habían heredado de su padre. Ese trayecto andando, de aproximadamente medio kilómetro, y a esa hora, era su rutina diaria.
La mañana del 28 de agosto salió a la calle Fueros, donde vivía con su mujer, Milagros, y la cruzó para dirigirse al quiosco de prensa, donde compró un periódico y un paquete de tabaco. A continuación, se dirigió por la calle Berrocarán, mientras le echaba un vistazo al periódico. Al llegar a la altura del Bar Weekend le salió al paso un terrorista que disparó dos veces con una escopeta de cañones recortados. Jesús María cayó de bruces sobre el maletero de un vehículo estacionado en la calle y después quedó tendido en el suelo. El terrorista, con un cómplice que le daba cobertura, se montó en un Ford Fiesta estacionado en doble fila donde les esperaba un tercer etarra, al parecer una mujer. El vehículo había sido robado a su propietario en el barrio de Amara en San Sebastián esa misma mañana. Los terroristas lo dejaron atado a un árbol en la localidad de Oyarzun.
Jesús María Echeveste, gravemente herido, hizo un amago de incorporarse, pero viendo que no podía, solicitó ayuda y que llamasen a una ambulancia. La víctima había recibido varios impactos de posta en el brazo izquierdo, en la zona abdominal y en la columna. Alguien avisó a la empresa de la que era copropietario y personal de la misma se trasladó al lugar donde Jesús María yacía en el suelo. Minutos después, una ambulancia de la Cruz Roja lo trasladó a la Residencia Sanitaria Nuestra Señora de Aránzazu. En un primer momento no se le pudo intervenir, debido a que su estado era crítico y a que hacía falta sangre de su grupo sanguíneo. Se hizo un llamamiento público y la respuesta fue masiva, llegando donantes de distintas localidades de la provincia. Hacia las 14:15 horas falleció cuando estaba siendo intervenido.
El mismo día del asesinato, representantes del Partido Nacionalista Vasco (PNV), del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) y del Partido Comunista de Euskadi (PCE) de Irún hicieron público un comunicado en el que convocaban a todos los iruneses a una manifestación silenciosa al término del funeral por el alma del empresario.
Jesús María Echeveste Toledo tenía 46 años y era ingeniero industrial. Estaba casado y no tenía hijos. La víctima carecía de vinculaciones políticas conocidas, aunque era simpatizante del PNV, partido al que, según informó el diario ABC (19/08/1980), estaban afiliados su mujer y su hermano. Este mismo periódico señaló que nadie sabe el motivo por el que fue asesinado, porque mientras unos negaban que hubiese recibido amenazas, otros señalaban que se había negado a pagar el llamado impuesto revolucionario. También hubo rumores de que su asesinato se hubiese debido a una equivocación de la banda terrorista, pues un miembro de la ejecutiva de UCD, que había abandonado Guipúzcoa tres meses antes al conocer que estaba en una lista de ETA, vivía en el mismo domicilio que Jesús María y Milagros.

Alcalá de Henares

Fotógrafa:  María Jesús Martín Villar.













































Cuba: El régimen desata ola represiva contra UNPACU

LA HABANA, Cuba, 23 de agosto (Agencias, www.cubanet.org) – La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) denunció el jueves que el disidente José Daniel Ferrer, ex prisionero del Grupo de los 75, fue detenido por la policía política en su casa, de donde fueron incautados varios documentos y pertenencias, informó la agencia Efe.

José Daniel Ferrer.
Un comunicado divulgado en La Habana por el portavoz de la comisión, Elizardo Sánchez, afirma que Ferrer fue detenido este jueves después de que la policía política “asaltó su hogar” en la provincia de Santiago de Cuba, en el este de la isla, “a una hora en que la familia todavía estaba durmiendo”.
Añade que fueron incautados “todos los medios de trabajo, documentos y otras pertenencias de Ferrer García y su familia”. La CCDHRN solicita “acciones urgentes para exigir la excarcelación de este pacífico y respetado opositor cubano” y precisa que su hogar “ha sido asaltado al menos en otra ocasión hace pocos meses”.
Además, afirma que Ferrer “es sometido a verdaderas cacerías humanas por parte de la policía política secreta cada vez que trata de desplazarse dentro de su provincia de residencia o hacia otras regiones del país”, dijo Efe.
La última de esas detenciones tuvo lugar el pasado 30 de julio y duró 36 horas con el objetivo de impedir que viajara a La Habana, según consideró el propio Ferrer tras ser liberado.
Ferrer, de 42 años y residente en la localidad oriental Palmarito de Cauto (provincia Santiago de Cuba), lidera el grupo opositor ilegal Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y en lo que va de año ha sido detenido temporalmente en otras ocasiones en los meses de febrero, abril y mayo.
UNPACU cumple esta semana su primer aniversario de fundada y muchos consideran que el arresto de Ferrer, y de otros miembros del grupo opositor, es una estrategia del régimen castrista para impedir cualquier tipo de celebración o protestas públicas.
Más de 20 líneas de teléfonos celulares de UNPACU estaban interrumpidas el miércoles y las autoridades realizaron registros en varias casas de afiliados a esa organización y computadoras, impresoras, teléfonos móviles y cámaras fotográficas.
Jorge Cervantes, miembro de UNPACU, fue arrestado el miércoles en Contramaestre y el jueves aun no había sido liberado. Su esposa e hijos permanecen en la calle porque la policía les impide regresar a la casa. Otras viviendas que asaltó la policía fueron las de de Yoandris Veranes, en Contramaestre, y Walter Clavel Torres, en Santiago.
Ferrer es parte del Grupo de los 75, como se conoce a los opositores condenados en la Primavera Negra de 2003. Fue dejado en libertad en marzo de 2011 bajo la figura de “licencia extra penal” y estuvo entre los doce disidentes de ese colectivo que se negaron a viajar a España como condición para salir de prisión.
La CCDHRN dijo que la denominada “licencia extra penal” es “una especie de espada de Damocles” que permite que el opositor pueda ser “devuelto a prisión en cualquier momento sobre la base de una simple decisión policial, sin que tenga que pedirse autorización a ningún tribunal”.

El proyecto de estatizar la marihuana

por Andrés Oppenheimer.


A juzgar por lo que el presidente de Uruguay José Mujica me dijo la semana pasada en una entrevista, existe una posibilidad real de que en su país la gente pueda muy pronto comprar marihuana legalmente a una empresa regulada por el gobierno que estará a cargo de la distribución y venta de la droga.
Mujica, de 78 años, envió al Congreso hace unos días un proyecto de ley que tal vez sea la propuesta más audaz de legalización de marihuana en todo el mundo. La propuesta propone que el estado “asuma el control y la regulación de las actividades de importación, producción, adquisición a cualquier título, almacenamiento, comercialización y distribución de marihuana”.
El proyecto va mucho más allá de lo que han hecho países como Holanda y Portugal para despenalizar el uso de marihuana. También va mucho más lejos de propuestas recientes como las del presidente guatemalteco Otto Pérez Molina y de los presidentes de Colombia y México para iniciar un debate abierto sobre la legalización de las drogas.
¿Usted está proponiendo que el estado venda marihuana?, le pregunté a Mujica.
“Es algo un poquito más profundo”, respondió. “Se trata de quitarles el mercado a los narcotraficantes”.
Mujica me explicó que, en la actualidad, los narcotraficantes que venden marihuana en Uruguay suelen llevar a los jóvenes a consumir drogas más pesadas y peligrosas, como la pasta de coca. Eso ha generado un importante aumento de la criminalidad en el país.
“Preferimos que este mercado de las drogas blandas no sirva de entrada para las llamadas drogas más duras”, dijo Mujica.
Al tomar a su cargo y regular el negocio de la marihuana en Uruguay, estimado en unos 40 millones de dólares anuales, el estado se lo quitará a los narcotraficantes, y los debilitará, aseguró Mujica. Además, el estado llevaría un registro de todos los consumidores de marihuana, y les podría dar tratamiento a los más graves adictos, tal como se hace actualmente en el caso de los alcohólicos, dijo.
Cuando le pregunté si su idea es que los uruguayos compren marihuana en bares o en kioscos, Mujica dijo eso es algo que deberá decidir el Congreso. Agregó que su proyecto de ley tiene un “cincuenta por ciento” de apoyo en el Congreso, pero que espera que el debate público ayude a que sea aprobado.
¿Y qué piensa de la crítica de que una empresa estatal que venda marihuana se convertirá en una burocracia inepta, con grandes posibilidades de corromperse al entrar en el negocio del narcotráfico?, le pregunté.
Mujica, que hasta ahora no había aclarado si está a favor de que la empresa encargada de gerenciar su proyecto sea estatal o privada, dijo que “una empresa privada es la que va a vender” la marihuana bajo estricto control gubernamental, tal como ocurre ahora con las ventas de bebidas alcohólicas.
¿Y si esta ley se aprueba, no convertirá a Uruguay en una meca turística para fumadores de marihuana?, le pregunté. Mujica respondió que su plan es “un mecanismo para uruguayos” que estarán registrados y tendrán una ración mensual, y que los extranjeros no podrán comprar marihuana.
En cuanto a la critica de que los precios más bajos de la marihuana producirán un aumento del consumo –como ocurrió cuando se abolió la prohibición del alcohol en Estados Unidos en la década de 1930–, Mujica señaló que se trata de un riesgo que vale la pena correr.
Cuando Estados Unidos levantó la prohibición del alcohol, “la gente al principio bebía un poco más...y el hecho es que Estados Unidos siguió viviendo, y hoy en día es una nación bastante próspera, ¿no?”, dijo.
“Lo que no podemos hacer es seguir haciéndonos los tontos, disimular y mirar para el otro lado” mientras sigue aumentando el consumo y la violencia relacionada con el narcotráfico, concluyó Mujica. “Entonces, tratamos de ensayar otras armas”.
Mi opinión: cuando leí por primera vez el proyecto de ley de Mujica proponiendo que el estado “asuma” el control del negocio de la marihuana, mi primera reacción fue pensar que Uruguay creará una nueva burocracia gubernamental, repleta de amigos del gobierno, que probablemente terminarán fumándose los ingresos de las ventas de marihuana o –peor aún— vendiendo drogas duras por debajo de la mesa.
Pero si el plan de Mujica es subcontratar una empresa privada de trayectoria conocida para gerenciar el negocio bajo regulaciones estatales –tal como ocurre con las empresas que venden whisky o cerveza–, tal como dijo en la entrevista, quizás no sea una idea tan loca. Los ingresos podrían usarse para pagar programas de educación, prevención y tratamiento para combatir drogas más duras.
Lo está claro es que la guerra contra las drogas no está funcionando, y está dejando decenas de miles de muertos en todo el hemisferio. Si se hace bien, experimentar con “nuevas armas” será mejor que no hacer nada.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2012/08/18/v-fullstory/1280946/el-proyecto-de-estatizar-la-marihuana.html#storylink=cpy


Accurate Long-Term Deflection Prediction in Flat Slabs Using Linear Elastic Global Analysis

by Jonathan Hirsch.


Synopsis:

With long-term deflection being a critical design criterion, accurate deflection prediction is an important aspect of slab design. The many factors that influence long-term deflections and their interdependence as well as variability in material strengths and characteristics make this a challenging problem. Most building codes and standards provide methods and formulae to account for these factors, although the predictions are sometimes crude. In this paper an approach is presented that comprehensively considers the factors commonly considered important in the calculation of long-term deflections – cracking, tension stiffening, creep, and shrinkage. The load history effects on the applicable factors are also considered. After detailed non-linear calculations are performed on the cross sections, an approach is discussed that uses the cross section results in conjunction with a linear elastic global analysis to calculate accurate two-way slab deflections.


Download PDF. (Presentation PDF).



Included in my documents of Structures.




Cuba: Ciudades-establos

por Alberto Méndez Castelló.

PUERTO PADRE,  Cuba, agosto, www.cubanet.org – Alertamos desde esta ciudad la pasada semana: “no hay jabón ni detergente, y el agua es escasa y de dudosa calidad”.
Gracias a Dios que, aunque el agua sigue siendo escasa y de dudosa calidad, esta semana los comercios fueron abastecidos y ya es posible conseguir jabón de lavar y de tocador a cinco y seis pesos, y detergente desde 50 centavos en divisas hasta cerca de dos pesos en moneda convertible (cuc).
A menos de 200 kilómetros tenemos epidemias: cólera al sur, en la vecina provincia Granma, y dengue al oeste, en Camagüey.
Aunque fuentes oficiales lo niegan, se dice que aquí tenemos al menos un caso de dengue.
“El paciente fue trasladado al hospital provincial con diagnóstico reservado”, dijo a este cronista una fuente médica.
“No tenemos confirmado que sea dengue, pero bien puede serlo”, indicó un funcionario de Salud Pública.
Si toda el área del Caribe está en alerta ante la aparición de brotes de dengue, particularmente aquí están dadas las condiciones para la eclosión de esa pandemia.
Una red de acueductos y alcantarillados con salideros a cada paso mantienen encharcadas no pocas calles de la ciudad, haciéndolas un paraíso para los mosquitos.
Es verdad: Existe indolencia ciudadana y proliferan los basureros en plena calle, a las puertas de las casas. Pero también es cierto que el gobierno mantiene un deficiente sistema de recogida de basura y ejercita un pésimo control sobre tan importante tarea.
La basura aquí se recoge en carretones tirados por caballos o por bueyes, sin las mínimas condiciones higiénicas, desbordados y descubiertos, que a su paso van regando toda suerte de desperdicios por las calles.
Solo las dos avenidas principales mantienen una limpieza óptima en este muladar donde convivimos con ratas, cucarachas, moscas y mosquitos.
Pero no es este solo un problema local. Es una situación de degeneración cívica agravada por el estado de “sobrevivencia sociopolítica” en que vivimos a escala nacional.
Es cierto: la indigencia propicia la abulia. Pero si los que perdieron la voluntad poco o nada hacen por su higiene y por la higiene colectiva, los emprendedores, los que luchan, también propician –o les han hecho propiciar- el caos en que vivimos.
En pleno siglo XXI nos transportamos en coches tirados por caballos y, para redondear nuestras entradas o mejorar la dieta, criamos cerdos, gallinas, conejos y cuanto animal reporte ganancia o alimento. Así transformamos la ciudad en “ciudad-establo”.
¿Imagina usted una ciudad-establo? Animales encerrados en restringidos espacios, comederos, bebederos, estiércol, orines, olores menos nobles, enjambres de moscas y mosquitos, y todo esto conviviendo en una urbe donde el agua es escasa, el jabón es caro y los insecticidas poco menos que desconocidos.
No sería rara una pandemia de dengue, de cólera o vaya usted a saber de cuántas otras epidemias en una ciudad-establo. Raro sería que los arquitectos de los “establos-ciudades” admitan que en ellas las gentes contraen epidemias.  Sabido es que aún no se ha descubierto una vacuna contra la hipocresía.