Víctimas, 25 de julio: Félix Galíndez Llano y Juan Rodríguez Rosales

Libertad Digital.



Poco antes de las diez de la mañana del 25 de julio de 1981, la banda terrorista ETA asesinaba a tiros en la localidad alavesa de Amurrio al comercialFÉLIX GALÍNDEZ LLANO, dedicado a la compraventa de pisos.
Dos etarras se presentaron en la puerta de la Pensión Ochoa, donde residía Félix desde hacía muchos años, haciendo sonar insistentemente el timbre del portal. El propio Félix bajó a abrir en pijama. Nada más aparecer en el umbral, los desconocidos le dispararon a bocajarro sin que mediase palabra entre ellos. Vecinos de la zona aseguraron haber escuchado cuatro disparos, aunque sólo uno de ellos alcanzó a la víctima. En el lugar de los hechos, la Guardia Civil recogió un casquillo de bala del calibre 9 milímetros parabellum, marca SF.
Los etarras emprendieron la huida a bordo de un Ford Fiesta, matrícula de Bilbao, donde les esperaba un tercer terrorista. El vehículo había sido robado a punta de pistola a primera hora de la mañana en la vecina localidad de Arrigorriaga. Su propietario fue encontrado a media mañana por un buscador de setas, atado a un árbol en un monte del municipio de Orozco. Horas después, la Guardia Civil localizó el coche en Astigarraga.
Una de las primeras personas que acudió al lugar de los hechos fue un hermano de la víctima, Sixto, misionero en Filipinas que había llegado unos días antes para pasar unas vacaciones con sus familiares en el País Vasco. El sacerdote, de la orden de los Capuchinos, administró la extremaunción a Félix. Cuatro años después, el 26 de junio de 1985, la banda terrorista asesinaría a su hermano Estanislao, el cartero de Amurrio.
La banda terrorista ETA reivindicó el asesinato de Félix y ese mismo día aparecieron en Amurrio unas octavillas en las que, bajo la acusación de ser informadores de la Policía, se amenazaba de muerte a cuatro vecinos del pueblo, entre los que figuraban los hermanos Galíndez.
Sin embargo, los vecinos no dieron crédito a estas acusaciones y especularon con la posibilidad de que hubiera sido un error. La parroquia de Santa María de Amurrio se llenó completamente durante la celebración del funeral el domingo 26 de julio. Entre los asistentes, además de familiares y amigos, se encontraba el Ayuntamiento en pleno, varios parlamentarios y diputados vascos y representantes de diferentes partidos políticos.
El Ayuntamiento de Amurrio, cuyas banderas ondearon a media asta, expresó por unanimidad "su condena más rigurosa contra este nuevo acto de violencia en la vida de un ciudadano y, en definitiva, contra todo nuestro pueblo".
Félix Galíndez Llano, de 54 años, estaba soltero y era natural de Amurrio. Había estado empleado anteriormente en la empresa Orfebrerías Alavesas. Por motivos de salud, dejó ese empleo siete años antes de ser asesinado, dedicándose desde entonces a la compraventa de pisos y lonjas en una inmobiliaria. La víctima comía cada día en el Bar Torrejón y pernoctaba en la Pensión Ochoa desde treinta años antes. Estaba considerado por sus vecinos como "un solterón solitario y un tanto huraño", pero que "no estaba metido en política". La propietaria de la pensión explicó que ella tenía la costumbre de abrir siempre la puerta, pero que en esta ocasión estaba atareada en la cocina, por lo que fue Félix quien lo hizo. "No entiendo quién ha podido matar a Félix. Es incomprensible, porque nunca se había metido en ningún problema". El otro inquilino de la pensión, que se encontraba en aquellos momentos en el salón, manifestó que escuchó los disparos y que, al asomarse a la puerta, comprobó que Félix estaba mortalmente herido. "A continuación me asomé a la ventana y vi a dos jóvenes que se montaron en un coche Ford Fiesta en el que huyeron".
Minutos antes de las dos de la tarde del 25 de julio de 1984, la banda terrorista ETA asesinaba en Lequeitio (Vizcaya) de un tiro en la nuca al policía municipal JUAN RODRÍGUEZ ROSALES.
El atentado se produjo cuando Juan Rodríguez se dirigía a pie desde su domicilio, situado a escasos metros del Ayuntamiento, hasta el cuartel de la Policía Municipal para cubrir su servicio de vigilancia en la Casa Consistorial. El agente vestía de uniforme –pantalón azul marino y camisa azul clara-, pero iba desarmado. Dos etarras, un hombre y una mujer, le esperaban a escasos metros del Ayuntamiento, donde se encontraba el puesto de la Policía Municipal. Uno de ellos se le acercó por la espalda y realizó un solo disparo en la nuca, con salida por la frente, que le provocó la muerte en el acto. Los pistoleros de la banda llevaban un rato esperando su llegada al Ayuntamiento, ya que el relevo de la guardia se producía exactamente a las 14:00 horas. En el lugar donde fue asesinado se recogió un casquillo de bala del calibre 9 milímetros parabellum, marca FN.
En el interior del Ayuntamiento se encontraban, en esos momentos, los dos funcionarios que debían ser relevados en su turno. Oyeron la detonación, pero pensaron que era un petardo, hasta que dos jóvenes les avisaron de que su compañero se encontraba sangrando en el suelo. "No creo que estuviera amenazado", declaró un compañero de Juan, que añadió que "era una persona sencilla, como nosotros, que chiquiteaba y no guardaba ningún tipo de precaución".
La primera señal de protesta por el atentado la protagonizó la banda municipal de Lequeitio, que solía actuar los días festivos en la plaza del pueblo, y suspendió inmediatamente su sesión musical.
Una de sus hijas, María, recordó el asesinato de su padre en Olvidados, el libro de Iñaki Arteta y Alfonso Galletero (Adhara, 2006):
"Han pasado muchos años, pero cada vez que oigo que, desde el Parlamento Vasco o desde otras instancias, se piden medidas de humanización para los presos etarras me entra una rabia y una angustia que me parece que voy a reventar. Porque ellos están en la cárcel pero están vivos, pueden ver a sus hijos, pueden ver a sus mujeres... pero yo, desde aquel fatídico 25 de julio a las 14:00 del año 1984 no he podido ver a mi padre, no he podido recibir un beso de mi padre, no he podido hablar con mi padre, no he podido estar nunca más con él (...) Mi padre nació en un pueblo de la provincia de Jaén, Valdepeñas de Jaén, pero se trasladó al País Vasco en lo que hoy conocemos como años de la emigración. Buscaba, como todos, un trabajo mejor y una vida mejor de la que tenía aquí, en Andalucía. En Lequeitio, que fue donde recaló, trabajó en todo aquello que pudo, en un taller mecánico, luego en la construcción y, por último, optó por ser policía municipal del pueblo. A petición del Ayuntamiento tenía que combinar su trabajo con el de conductor de la ambulancia del pueblo. Cerca de donde vivíamos, un poco por debajo, estaba el cuartel de la Guardia Civil. Mi padre tenía buena relación con ellos. Hay que tener en cuenta que muchos de ellos eran andaluces y a mi padre siempre le gustó darles un poco de apoyo, que no se sintieran tan solos. A través de mi padre fui conociéndolos yo también y terminéenamorándome de uno de ellos, el que hoy es mi marido. Y fue a partir de ese momento, del momento en que empiezo a salir con un guardia civil, cuando comienzo a sentir que se producen cambios a mi alrededor. No entre mis buenas amigas, pero sí entre otras menos cercanas, que habían sido compañeras mías durante el instituto. Empezó a haber gente que me retiró el saludo (...) El día que mataron a mi padre yo estaba en mi casa de Vitoria. (...) Eran las 14:00 o así. Siempre he sospechado, y no hay quien me convenza de lo contrario, que lo tenían fichado, que hubo un chivatazo de alguien que lo conocía, porque aquel día mi padre había cambiado de turno con un compañero. Sólo los muy cercanos sabían ese detalle y los etarras que lo mataron lo conocían. A la salida de casa, -nosotros vivíamos cerca de donde se encontraba el cuartelillo de la Policía Municipal-, por la acera por la que mi padre bajaba, lo estaba esperando José Félix Zabarte y en el extremo de la acera, junto al bordillo y haciendo como que se ataba unas zapatillas, Carmen Guisasola. Mi padre pasó por la acera por entre los dos y, al pasar, Carmen Guisasola se levantó, sacó una pistola y le disparó un tiro en la nuca. Mi madre, desde su casa, sintió el disparo. (...) Mi madre se marchó de allí porque era incapaz de pasar cada día por el lugar en el que mi padre había caído muerto. No podía superarlo. (...) Lo que yo quiero es que se haga justicia, que los terroristas paguen sus penas, que no se les perdone un minuto de cárcel, que no se olvide a nuestros muertos y que se reconozca el sufrimiento y el sacrificio de las víctimas. Eso es lo que yo quiero".
En 1986 la Audiencia Nacional condenó a José Félix Zabarte Jainaga, miembro del grupo Vizcaya de ETA, a 29 años de cárcel. En 2002 fue condenada a la misma pena María del Carmen Guisasola Solozabal.
Juan Rodríguez Rosales, de 48 años, era natural de la localidad andaluza de Valdepeñas de Jaén (Jaén), estaba casado y tenía tres hijas. Pertenecía al cuerpo de la Policía Municipal desde el año 1969 y,  anteriormente, había trabajado en un garaje y en una serrería. El gobernador civil de Jaén telefoneó tras el atentado a la familia de la víctima para interesarse personalmente y manifestarles su pésame por la pérdida. Numerosos vecinos acudieron esa misma tarde al domicilio de la víctima, donde se instaló la capilla ardiente, para manifestar su más enérgica repulsa. Un familiar del policía municipal señaló que se trataba de una persona muy querida en el pueblo. "Fíjese hasta qué punto, que nosotros queremos llevarle a Jaén para enterrarlo allí y los de Lequeitio quieren que se hagan aquí todos los oficios religiosos", dijo.

La perspectiva lo es todo. Rory Sutherland



Visual 103

Tumblr


























¿Qué son las operaciones a corto?


Reo denuncia torturas que vivió en prisiones de Camagüey

por Dania Virgen García.



Desde la prisión de Kilo 9, en la provincia de Camagüey, el reo Ángel García Rivero denuncia las torturas en las prisiones de esa provincia.

Refiere Ángel García, que cuando cumplía sanción en  Kilo 7, en el año 1980, por propaganda enemiga,  fue testigo  de asesinatos y golpizas salvajes por parte de los  uniformados. Recuerda un caso de asesinato en una celda de castigo por un disparo de un arma de fuego. Afirma que el sargento Arencibia, y el primer teniente Pimentel,  en aquel entonces  jefes de orden interior, y otros, solían golpear a los reos en las celdas de castigo.

En los años 90, en Kilo 7, el teniente coronel  Lázaro David Roca, ordenó entizar una cabilla con tres correas, amarándola en la planta alta, para amarrar y torturar a los presos  dejándolos hasta tres días sin comer, por el solo hecho de quejarse o reclamar sus derechos.

En el 1993, el teniente Coronel Manzano, ordenó a una escuadra  que entrara al ala uno, de menores de 21 años de edad, con bayonetas, y perros entrenados para infundir terror. Varios presos resultaron lesionados o fueron mordidos por los  perros enfurecidos.

Entre 2006 y 2008,  los jefes de orden interior, los hermanos Primelles, esposaban a los reos en forma de cruz, en las rejas de las celdas de castigo para golpearlos.

En el 2008, después de García Rivero haber denunciado estas torturas en cartas dirigidas  a la fiscalía militar de Camagüey, el mayor fiscal Rangel Hernández le prometió que si se comprobaba sus denuncias, serían juzgados los culpables. Pero no se tomaron medidas disciplinarias contra aquellos oficiales y funcionarios de orden interior, que aun siguen impunes. 

Un oficial de la Seguridad del Estado el mayor José Bombino, decidió trasladar a García Rivero para la prisión especial Kilo 8, en la misma provincia, más conocida como “se me perdió la llave”, donde convive con hombres condenados a  cadena perpetua en celdas de aislamiento, con falta de ventilación, en celdas de 90 centímetro de ancho y tres de largo, incluyendo el turco.

Afirma García Rivero que más de 40 reclusos fueron torturados o maltratos físicos  en el año 2011, en Kilo 7.

Por hacer tales denuncias, Ángel García Rivero ha tenido que soportar todo tipo de represalias. El pasado mes de abril fue trasladado para Kilo 9 donde  se encuentra actualmente. 

dania@cubadentro.com