Víctima, 3 de julio: José Luis Jiménez Barrero

Libertad Digital.



El 3 de julio de 1991 fallecía el policía nacional JOSÉ LUIS JIMÉNEZ BARRERO, dos días después de haber resultado gravemente herido en el intento de desarticulación de un paquete-bomba enviado por la banda terrorista ETA a un alto cargo del Ministerio de Justicia.
El paquete, enviado el 27 de junio, fue devuelto a la empresa de mensajería, que lo mantuvo en una nave en Villaverde (Madrid). Tras avisar los propios terroristas a la empresa de que en alguna de sus dependencias había un paquete-bomba, varios artificieros de la Policía Nacional procedieron a intentar su desactivación. Después de varios intentos, y cuando iban a iniciar la desactivación manual, el paquete explotó matando en el acto a Luis Claraco López y a Pedro Domínguez Pérez, ambos Tedax de la Policía Nacional. El tercer agente, José Luis Jiménez Barrero, resultó gravemente herido.
José Luis quedó ingresado en el Hospital Doce de Octubre, clínicamente muerto y en estado de coma irreversible, aunque su actividad cerebral no cesó hasta dos días después, el día 3 de julio.
Un mes después, otra carta-bomba remitida por la banda terrorista ETA hirió a varias personas en la sede del Gobierno de La Rioja, en Logroño. A finales de agosto, un policía nacional resultó herido en su domicilio en Madrid al explotar una carta-bomba remitida también por ETA.
José Luis Jiménez Barrero tenía 41 años y era natural de Santa Cruz del Valle (Ávila). Estabacasado y tenía dos hijas. Fue enterrado en su localidad natal el 4 de julio, donde le despidieron más de un millar de personas entre familiares, allegados, compañeros del Cuerpo Nacional de Policía, autoridades y vecinos de Santa Cruz del Valle.

Golpeado Yasser Rivero Boni en Prisión de Ariza

por Dania Virgen García.



Desde la Prisión de Ariza, provincia de Cienfuegos, el hijo de la Dama de Blanco Yaquelin Boni, Yasser Rivero Boni, informó que fue severamente golpeado por los guardias junto al reo Boris Lázaro Lazo Fernández.

En llamada telefónica que realizo a esta reportera, Rivero Boni refirió que al  mediodía del  22 de junio, menos de 24 horas después de ser trasladado a la prisión de Ariza, solicitó  atención médica, pero el subteniente  apodado El Tin, le respondió  con un bofetón, lanzándole además un bastonazo por el estómago.

El recluso Boris Lázaro Lazo, que se encontraba en el pasillo, con las manos y los pies esposados, listo para ser trasladado, intentó intervenir, el subteniente y otro guardia la emprendieron a bastonazos contra los dos reos.

A Lazo Fernández, que ese día cumplía 23 días en huelga de hambre, los guardias lo arrastraron desmayado y se lo llevaron con todas sus pertenencias.

Inmediatamente después del incidente, se presentó el mayor Joel, jefe de la prisión, quien le aseguro al recluso Yasser Rivero que  no le iban a dar asistencia médica,  que no se encontraba en La Habana, que quienes mandaban allí y decidían eran ellos, que ellos sabían su trabajo, que se quedara tranquilo, porque si ellos querían “lo mataban a golpes y no pasaba nada.”

El 21 de junio Yasser Rivero fue trasladado del Combinado del Este para la prisión de Ariza  con una tumefacción pulmonar, desnutrido, y con una úlcera en situación crítica, lo que es del conocimiento de la Seguridad del Estado, la Dirección de Cárceles y Prisiones,  de los médicos del Hospital Nacional de Reclusos, y del jefe la prisión del Combinado del Este el teniente coronel Vargas.

Lazo fue trasladado para la prisión de Guamajal, en la provincia de Santa Clara. Horas más tarde fue devuelto para la prisión de Ariza, según refirió  Yasser Rivero.  Afirma que Lazo se encuentra con hematomas por todo el cuerpo, y que tiene una pierna inflamada, producto de la severa golpiza que le propinaron, pero tuvo que dormir en el piso, a pesar de las condiciones críticas que se encuentra.
 
dania@cubadentro.com

Rosa Díez, UPyD, contesta a Amaiur: La repugnancia y la hipocresía



Visual 94

Tumblr



















Radiación



Fuente: Amazings.

Trabajo esclavo en la prisión de Ariza

por Dania Virgen García.



Desde la prisión de Ariza, en la provincia de Cienfuegos, el recluso Julio Ortiz Argudín, informa acerca de las duras condiciones de vida de los reos de régimen severo que trabajan en la producción de  carbón para la exportación.

Refiere Julio Ortiz, que  los presos son trasladados por cantidades al campamento que antiguamente era el instituto pre universitario en el campo, “Lino Pérez”, que ha sido habilitada para albergar a los reos que trabajarán en la producción de carbón.

El trabajo de los reclusos es el corte de marabú, para hacer el carbón. Trabajan sin las mínimas condiciones de protección física. Los jefes de orden interior les exigen mil kilogramos de carbón cada 25 días por preso. Si no cumplen, son restituidos a la prisión.

Les pagan un salario de 470 pesos en moneda nacional, que equivale a menos de 20 dólares por mes. Pero muchos  reclusos se quedan sin  cobrar hasta dos y tres meses, porque  los guardias argumentan  que la nomina se perdió.

Los colchones que utilizan los reos para dormir están rellenos con yerba seca, y forrados con sacos de  nylon. Duermen rodeados por nubes de mosquitos y todo tipo de insectos.

Los reclusos tienen que caminar  cuatro veces al día una distancia de aproximadamente tres kilómetros para llegar al marabú y a los hornos de carbón.

dania@cubadentro.com

Más noticias sobre Cuba en Cuba por Dentro.