Víctimas, 2 de julio: Joaquín Becerra Calvente y Alberto Aznar Feix

Libertad Digital.



A las 20:45 horas del 2 de julio de 1980, la banda terrorista ETA asesinaba en Amurrio (Álava) a JOAQUÍN BECERRA CALVENTE, mientras trabajaba en uno de los dos bares, el Mendiko y La Florida, que su familia regentaba en la localidad.
Joaquín se encontraba atendiendo a los clientes cuando su hermana le avisó de que tres personas decían haberle dado un golpe a su coche. Al salir al exterior, se encontró con dos individuos que le dispararon siete tiros, causándole la muerte en el acto. Seguidamente, los autores del atentado huyeron en un automóvil de color azul que les esperaba muy cerca del bar. En el momento del asesinato, varios guardias civiles se encontraban en el interior del establecimiento.
Vecinos de Amurrio manifestaron que Joaquín Becerra era muy reservado, hacía vida familiar y no se le conocía ideología política alguna, motivo por el que les extrañaba muchísimo su asesinato. Joaquín trabajaba, además, como especialista en la empresa Tubos del Nervión de Amurrio y estaba afiliado a UGT desde 1977.
La banda terrorista emitió un comunicado el 9 de julio en el que asumía la autoría y acusaba a la víctima de "ser un confidente policial", una excusa como otra cualquiera para matar. En contestación al mismo, UGT salió al paso indicando que "no puede haber ninguna justificación para lo injustificable" y añadiendo "que ya es viejo el truco de miente, que algo queda". A última hora del día siguiente, el Ayuntamiento de Amurrio celebró un pleno extraordinario en el que condenó el asesinato de Joaquín.
Joaquín Becerra Calvente tenía 40 años y estaba soltero. Trabajaba como obrero especialista en la empresa Tubos del Nervión, de Amurrio, y además ayudaba a su familia en los dos bares de su propiedad. Era natural de Cortes de la Frontera (Málaga), aunque residía en Amurrio desde veinte años antes de ser asesinado.
El 2 de julio de 1984 la banda terrorista ETA asesinaba a tiros en Portugalete al teniente coronel de Artillería retirado ALBERTO AZNAR FEIX. El asesinato se produjo en torno a las dos de la tarde en presencia de la madre del militar retirado, que tenía 92 años.
Alberto, retirado desde tres años antes y recién recuperado de un amago de infarto, volvía con su madre de dar su paseo habitual. Al llegar al portal del domicilio, se detuvieron a charlar con una vecina. En ese momento un terrorista se acercó y le disparó a bocajarro. Alberto cayó desplomado. Una ambulancia lo trasladó al Hospital de Cruces, pero el militar falleció antes de llegar al centro sanitario. En el lugar de los hechos se encontraron dos casquillos de bala del calibre 9 milímetros parabellum, marca FN.
El pistolero, con otro terrorista que le acompañaba, huyó a pie por una de las calles adyacentes que llevan a la carretera de Bilbao. En la huida tiró el cargador de su arma.
En el momento del atentado, numerosas personas tomaban chiquitos en los bares de Ángel y Gil, situados a ambos lados del portal en el que vivía Alberto Aznar y que la víctima solía frecuentar. Algunos conocidos relataron que el militar solía acompañar a su madre todos los días a dar un paseo, y que estaba completamente retirado de todo tipo de trabajo.
La capilla ardiente se instaló a última hora de la noche en el Gobierno Militar de Vizcaya y el funeral se celebró al día siguiente en la Iglesia de Santa María de Portugalete. Al Gobierno Militar acudieron el ministro de Defensa, Narcís Serra, y el jefe del Estado Mayor del Ejército, José María Sáez de Tejada, así como la esposa y los dos hijos de la víctima.
En 1986 la Audiencia Nacional condenó a los etarras Juan Manuel Gaztelumendi y Joaquín Urain Larrañaga, miembros del grupo Vizcaya de ETA, a 29 años de reclusión por este asesinato.
Alberto Aznar Feix, de 64 años de edad, era natural de Bilbao. Estaba casado en segundas nupcias, tras haber enviudado, y tenía dos hijos de su primer matrimonio, Teresa y Alberto, de 21 y 20 años respectivamente. Se había retirado del servicio activo cuatro años antes de ser asesinado con el grado de teniente coronel del Arma de Artillería. Aznar Feix formó parte varios años antes de la comisión liquidadora del Regimiento de Artillería Mixto de Basauri.

El periodismo cambia y las empresas no quieren enterarse

Jordi Pérez Colomé.



El jueves el Tribunal Supremo publicó su opinión sobre la reforma sanitaria de Obama. Era una decisión esperada e inundó la actualidad durante 24 horas. Luego casi desapareció. Los tres telediarios del día siguiente abrían con los incendios de Colorado.

En este buen artículo, Ben Smith cuenta cómo se formó la opinión colectiva en unas horas y la noticia quedó atrás: la empresa Nexis reunió más de mil artículos sobre el magistrado John Roberts en 24 horas; en 2000, tras la decisión Bush vs. Gore, 227 artículos hablaron el primer día del entonces jefe del Supremo, William Rehnquist.

Así son los ciclos de las noticias en la época de internet. La noticia no ha desaparecido del todo, claro. Ahora vienen análisis más concretos sobre el papel de Roberts, las consecuencias de la decisión en los estados y quérevelan las decisiones de todo el año del Supremo -que ya está de vacaciones. Pero la narrativa se creó y cerró en el primer día.

Hay más gente que escribe. Esta historia es solo un ejemplo de cómo el periodismo cambia. En el 2000 solo se podían escribir algunos en periódicos y agencias. Hoy todos pueden escribir en internet.

El medio de referencia para los que el jueves seguíamos el Supremo no fue la CNN o Fox -por suerte- ni el New York Times, sino SCOTUS Blog, una página sobre el Tribunal Supremo que llevan desde 2002 varios profesores y abogados que escriben bien (SCOTUS es “Supreme Court Of The United States”); ahora está patrocinado por la agencia Bloomberg.

Solo en ese día SCOTUS Blog tuvo más tráfico que en sus cinco primeros años. Recibió más de tres millones de visitas a su liveblog. También el presidente se enteró del resultado allí.

La calidad está repartida. El monopolio de los periodistas se ha terminado. Ahora jugamos en campo abierto. Los periodistas sabemos algo más sobre cómo contar lo que pasa, pero tenemos buenos competidores. Si un deportista, politólogo o biólogo sabe explicarse bien, pueden ser grandes periodistas. Es difícil en cambio que yo sea ya un gran deportista, biólogo o politólogo.

Yo me suelo fiar de CNN, pero el jueves me fié más de SCOTUS Blog. Este es el segundo problema grave para los medios: no solo ya no son los únicos, tampoco son los mejores. (La tele y la radio tienen aún la ventaja de la comodidad del espectador, que no debe esforzarse a leer, pero ya veremos cómo acaba.)

Ya no cuenta el qué, sino el cómo. Cuando hay tanta información disponible, es menos importante qué se cuenta y más cómo. El otro día hablaba con un histórico del periodismo catalán, ya jubilado pero aún en activo. Me explicaba cómo en los 70 la información que les llegaba del corresponsal era distinta a la de las agencias: “Pon al corresponsal”, le decían. Era por el prestigio.

Hoy ese caché ya no existe y esa distinción es imposible. La buena información de agencia suele ser incluso mejor que la de algunos corresponsales. También es difícil decirlo mal o con poca claridad. Los errores se notan más porque la competencia es extraordinaria. Es bueno para el periodismo, pero los periodistas deben esforzarse más.

Los medios españoles no reaccionan. La prensa tradicional solo ve disminuir su difusión desde hace años. La única reacción son los recortes. Hasta ahora los periódicos eran los más afectados. Ahora la Ser también esta de huelga por un Ere. En el grupo Prisa parece que seguirán con más despidos.

Es fácil decir aquí que los medios necesitan más inversión y más periodistas. No sé si tienen dinero o no. Quizá la crisis económica del país les ha afectado más al ser un sector ya con problemas. Podría ser incluso que algunas empresas optaran por soltar lastre ahora para volver con más vigor.

Pero de momento los grandes cambios que han hecho los grupos españoles son vender su pdf con variantes e implantar una idea de otro, el Huffington Post. Es difícil así afrontar un periodismo que ha cambiado.

Los periodistas sí reaccionan. En cambio, los periodistas sí que se han enterado de que algo ha cambiado para siempre y que debe hacerse periodismo de otro modo. Pocos, por lo que sé, son rentables, pero los montones de ideas y proyectos que surgen son en parte de periodistas que han sido despedidos o se han ido de sus redacciones, además del montón de nativos digitales que ya funcionan. Unos se centran en opinión, otros en hacer algo que no se hacía o hacerlo distinto o mejor.

Pero la gran diferencia es que hay montones de ideas y los grandes medios apenas cazan alguna. Alguno reúne unos cuantos blogs de firmas ilustres, como si eso sirviera de algo más allá de los dos primeros posts. Me sorprende sinceramente la poca capacidad de reacción.

La gente no es tonta. Me he dado cuenta de que sigo más a gusto un deporte o una rueda de prensa con periodistas sueltos que saben de qué hablan y de los que me puedo fiar que de la cuenta o página general de un medio. Es más natural, más transparente -que es la nueva objetividad- y más accesible. No hay corsés. Los medios tradicionales tienen sus reglas de objetividad y escritura, que en algunos casos han quedado anticuadas.

Los medios nuevos -como los viejos- buscan su financiación, cada cual a su manera y con sus recursos. Las empresas españolas partían con ventaja: tenían el dinero y los periodistas. Hoy están ya en desventaja. El 49 por ciento de los periodistas teme que su medio desaparezca. Si el periodismo resiste, está claro de dónde saldrá.

Finanzas, banca y ciclos económicos

Audio en Educación para la libertad.


La crisis financiera ha provocado la quiebra de bancos comerciales y de inversión por todo el mundo. Políticos oportunistas y ciudadanos indignados exigen la nacionalización de la banca y un control mucho más estricto de su actividad. Pero, exactamente, ¿cómo ha sido capaz la banca de desencadenar una crisis a escala mundial?
El ciclo económico lo causan los bancos al mezclar la gestión de cobros y pagos con la financiación a largo plazo. Se provoca así una expansión del crédito insostenible. Francisco Capella
Escucha esta nueva entrega de Conversaciones en libertad y aprende de la mano de Luis Alberto Iglesias y Francisco Capella —director del área de ciencia y ética del Instituto Juan de Mariana— cómo funciona el sistema financiero y cuál es su relación con los ciclos económicos:
  • Las diferentes formas de financiación: la venta de acciones y la emisión de deuda.
  • Cómo funcionan los mercados secundarios.
  • Cuáles son las funciones principales de los bancos.
  • Qué es la curva de tipos de interés y cómo interpretarla.
  • Cómo juegan los bancos con la curva de tipos para descalzar plazos.
La reserva fraccionaria no es la causa de las crisis, sino sólo un elemento accesorio. Es posible provocar una expansión crediticia con una reserva del 100%. Francisco Capella
Conoce a fondo los últimos desarrollos que completan la teoría del ciclo económico de la Escuela Austriaca de Economía convirtiéndola en la más completa y eficaz de todas:
  • La actividad bancaria y la correcta gestión de activos, pasivos, plazos y riesgos.
  • El descalce de plazos y los ciclos económicos.
  • La “banca en la sombra” y la gestación de la crisis financiera.
Además, en Finanzas, banca y ciclos económicos encontrarás una explicación histórica y crítica de la banca central, la diferencia entre el dinero fiduciario y el fiat, y una propuesta de medidas liberales para acabar con los ciclos de auge y recesión.
La banca central no es un fenómeno de mercado libre, sino una necesidad y conveniencia del estado. Francisco Capella
Educación para la libertad es un proyecto que nace por creer que el conocimiento es la vacuna contra la ignorancia que vuelve a las sociedades presas fáciles de demagogos, totalitarismos e ideas incorrectas. Espero que disfrutes esta Conversación en libertad.
Un cordial saludo,
Luis Alberto Iglesias
Nota 1: Aquí tienes el artículo de Wikipedia sobre Walter Bagehot en inglés, y aquí, en español.
Nota 2: Aquí puedes leer todos los artículos sobre dinero, banca, finanzas y ciclos económicos publicados por Francisco Capella en su blog.

Timber Bridges. Design, Construction, Inspection, and Maintenance


Michael A. Ritter, Structural Engineer 
United States Department of Agriculture 
Forest Service
1990


Incluido en mi recopilación sobre Estructuras.


Full document: PDF (17.3 MB)

    Contents:
  1:  Timber as a Bridge Material  (PDF)
  2:  Types of Timber Bridges  (PDF)
  3:  Properties of Wood and Structural Wood Products  (PDF)
  4:  Preservation and Protection of Timber Bridges  (PDF)
  5:  Basic Timber Design Concepts for Bridges  (PDF)
  6:  Loads and Forces on Timber Bridges  (PDF)
  7:  Design of Beam Superstructures  (PDF)
  8:  Design of Longitudinal Deck Superstructures  (PDF)
  9:  Design of Longitudinal Stress-Laminated Deck Superstructures  (PDF)
10:  Rail Systems for Timber Decks  (PDF)
11:  Wearing Surfaces for Timber Decks  (PDF)
12:  Timber Bridge Fabrication and Construction  (PDF)
13:  Bridge Inspection for Decay and Other Deterioration  (PDF)
14:  Maintenance and Rehabilitation of Timber Bridges  (PDF)
15:  Bridge Maintenance, Rehabilitation, and Replacement: Case Histories  (PDF)
16:  Reference Information  (PDF)
17:  Glossary of Terms  (PDF)
18:  Timber Bridge Bibliography  (PDF)


Más enlaces sobre Estructuras de Madera.

Visual 93

Tumblr























Diseño y construccion con madera

Enlaces de interés sobre estructuras de madera. 


Fuente: Eduardo Fernández.


Timber Piling Council - Manual de diseño y construccion de pilotes de madera: 
http://www.timberpilingcouncil.org/manual/manual.html

Canadian Wood Council - Varias publicaciones gratuitas 
http://www.cwc.ca/index.php/en/mainmenupublications-cwcmenutopmenu/topmenupublicationstechnicalpublications

American Institute of Timber Construction - Varias publicaciones gratuitas 
http://www.aitc-glulam.org/shopcart/index.asp#design

American Wood Council - Varias publicaciones gratuitas 
http://www.awc.org/publications/download.html

The Engineering Wood Association - Varias publicaciones, muchas gratis 
http://www.apawood.org/level_c.cfm?content=pub_searchresults&pK=&pT=Yes&pD=Yes&pF=Yes&pubGroup=

Y ya más en concreto en el tema de puentes:

The National Center for Wood Trasportation Structures: 
http://www.woodcenter.org/library/allpubs.cfm

Y el Libro "Timber Bridges, Design Construction, Inspection and Maintenance" del US Department of Agriculture - Forestry Service que se puede encontrar en varios sitios.

Por ejemplo, aquí: 
http://www.fpl.fs.fed.us/documnts/misc/em7700_8--entire-publication.pdf

y aquí: 
http://www.dot.state.mn.us/bridge/documentsformslinks/inspection/USFS-TimberBridgeManual/index.html


Virgilio Piñera

por Juan Abreu.



Se ha celebrado en Cuba un coloquio sobre Virgilio Piñera, un escritor perseguido censurado y finalmente aniquilado por los Castro. Ya sabemos que la consigna desde hace algún tiempo es: “estos maricones escritores una vez muertos pueden ser muy útiles”. Y lo son, que duda cabe, siempre hay alguien dispuesto a aprovecharse y sacar lasca del escritor aniquilado.

Como era de esperar, acudieron al coloquio los escritorzuelos locales a sueldo, las profesoras menopáusicas y los académicos de generosas caderas. Fueron a apoyar la dictadura. Sí sí, ya sé, bla bla, pero ir allí a participar en esos cínicos espectáculos dedicados a escritores aplastados por la dictadura es apoyar a la dictadura. El único coloquio sobre Virgilio Piñera que no sería de apoyo a la dictadura sería aquel que comenzara con la única pregunta pertinente: ¿quién lo mató?

Lo más divertido del coloquio es la manera en que la fauna invitada se las arregla para hablar durante horas sin mencionar la dictadura. Es decir al culpable. Leí la introducción al coloquio a cargo de Antón Arrufat. Es uno de los documentos más asquerosos que se hayan escrito jamás.

En su lacrimógena y mística perorata, Arrufat habla de “contingencias sociales”, de “tiempos de grisura y atonía”, de “aguas al fin tranquilizadas”, de “el silencio de Dios” (supongo que se refiere a los Castro), “de la futuridad”, habla del “bracear con la sombra”. Habla de todo menos de los que injuriaron y humillaron hasta la muerte a Virgilio Piñera: los Castro. Es decir ¡los jefes máximos y como es natural los jefes del coloquio que inaugura Antón! Todo dice el papelucho de Arrufat, excepto el nombre de los culpables, de los verdugos. Y no los nombra porque sabe que se le acaban los coloquios y los viajes y porque en la isla para los díslocos siempre hay una celda aguardando en Villa Marista. Lo que prueba que ¡las cosas han cambiado en Cuba y vivimos otros tiempos! Tralala.

Virgilio era un gran escritor, Arrufat es una mariquita cobardica que revolotea sumisa y aterrorizada ante los verdugos de su supuesto “Maestro”; verdugos, dicho sea de paso, que hace años le dieron de patadas en el culo al propio Arrufat. Que ya lo ha olvidado todo en nombre del Premio Nacional de Literatura y de la Medalla Alejo Carpentier.

Antón Arrufat debería fregarse bien la boca antes de hablar de Piñera. Pero supongo que sería demasiado pedir.

Víctimas, 1 de julio: Luis Claraco López y Pedro Domínguez Pérez

Libertad Digital.



Hacia las diez y cuarto de la noche del 1 de julio de 1991 un paquete-bomba hacía explosión en la empresa Express Cargo, en el polígono industrial de Villaverde (Madrid), causando la muerte en el acto a dos artificieros de la Policía Nacional, el subinspector PEDRO DOMÍNGUEZ PÉREZ y el agenteLUIS CLARACO LÓPEZ. Un tercer miembro de los Tedax, el agente José Luis Jiménez Barrero, resultó gravemente herido. Permaneció clínicamente muerto dos días más, falleciendo el 3 de julio.
El paquete, con unos siete kilos de explosivo, había sido enviado desde Valladolid a un alto cargo del Ministerio de Justicia, que anteriormente había ocupado el puesto de subdirector general de Personal de Instituciones Penitenciarias. El paquete llegó el 27 de junio al Ministerio y los servicios de seguridad no pudieron comprobar su contenido por verse todo opaco a través del escáner. Tenía unas dimensiones de 40 centímetros de largo, 15 de grosor y 20 de ancho. Ese mismo día se entregó también en Valladolid el paquete que hizo explosión el jueves 28 de junio en la cárcel sevillana Sevilla-1 y que provocó la muerte a cuatro personas -un funcionario, dos reclusos y el familiar de otro recluso- y heridas de diversa consideración a otras treinta.
Al rechazar el Ministerio el paquete, la empresa Express Cargo lo depositó en un almacén situado en el barrio de Villaverde en Madrid, donde permaneció catalogado como "incidencia". Y así estuvo el envío hasta el 1 de julio, cuando una llamada anónima avisó a la delegación de Express Cargo en Aranda de Duero (Valladolid) de que en alguna de sus dependencias tenía que haber un paquete-bomba.
La central de Express Cargo avisó a todas sus delegaciones hasta que se detectó el paquete en el almacén de Villaverde. Los Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos (TEDAX) llegaron a la empresa sobre las seis de la tarde y adoptaron todo tipo de precauciones, según la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Los funcionarios utilizaron un robot para desplazar el paquete y los artificieros cebaron el bulto en dos ocasiones. Los agentes tenían órdenes expresas de sus superiores de "no arriesgar nada" en su labor de desactivación. Después de varias horas de trabajo, sobre las 22:15 horas, y cuando parecía que todo estaba controlado, el paquete hizo explosión. El artefacto tenía una trampa consistente en un doble detonador y estalló cuando los artificieros intentaban desactivarlo manualmente. La explosión fue muy fuerte y la onda expansiva derrumbó 35 metros cuadrados del tejado de la nave.
Al lugar de la explosión acudieron el ministro del Interior, José Luis Corcuera, el director general de la Policía, José María Rodríguez Colorado, y el alcalde de Madrid, Agustín Rodríguez Sahagún.
En julio de 2010 se sentó en el banquillo de la Audiencia Nacional el exjefe de ETA José Luis Urrusolo Sistiaga por el asesinato de los tres agentes del Tedax. Urrusolo Sistiaga, alias Joseba, fue extraditado por Francia en 2001 para ser juzgado por dieciséis asesinatos y dos secuestros entre otros delitos. Durante el juicio, y a preguntas de la defensa, el etarra señaló que había abandonado la organización terrorista en 1994. En septiembre de 2008 hizo pública una carta en la que, junto a la también etarra Carmen Guisasola, se desvinculaba del Movimiento de Presos Vascos y criticaba la estrategia de ETA y de Batasuna.
Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, antes del 25 de junio de 1991 Josebaaveriguó y anotó la dirección de la sede del Ministerio de Justicia en la calle San Bernardo de Madrid número 21 con la finalidad de enviar un paquete-bomba a cargos políticos o funcionarios destinados allí. "En ejecución del plan concebido", añade el escrito, miembros no identificados de la banda terrorista facturaron un paquete-bomba desde la empresa de paquetería Express Cargo de Valladolid. El fiscal consideró a Urrusolo Sistiaga coautor de un delito de estragos terroristas, uno de atentado contra funcionarios, uno de asesinato en grado de tentativa y dos de asesinato terrorista.
El 28 de julio de 2010 Urrusolo Sistiaga fue condenado a penas que suman 119 años de cárcel comocooperador necesario en el atentado que costó la vida a los tres policías. Según se recoge en la sentencia, en una agenda que se intervino en 1992 al ser desarticulado el grupo del que Urrusolo formaba parte, se encontraron anotaciones con la dirección del Ministerio de Justicia para que ETA lo enviara a una persona en ese departamento. También había anotaciones sobre empresas de mensajería escritas por una etarra huida. Un hombre y una mujer no identificados se encargaron de enviar desde Valladolid el paquete cargado de explosivos.
Los jueces al dictar sentencia tuvieron en cuenta que Urrusolo Sistiaga no negó haber escrito las notas de la agenda intervenida por la Policía, y que un informe pericial realizado por expertos en grafología de la Guardia Civil acreditó que el acusado era el autor de las anotaciones. La sentencia señala que el plan del atentado, "concretado entre el acusado" y la otra etarra huida, "dio lugar a que personas de la organización ETA, utilizando la información por aquellos conseguida, montaran el explosivo, lo ocultaran en una caja y lo facturaran".
Luis Claraco López, de 39 años, era natural de Linares (Jaén). Estaba casado y tenía tres hijos. El funeral por su alma tuvo lugar en la parroquia de San Francisco de su localidad natal, al que asistieron unos doscientos vecinos, además del delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Garrido, y de mandos provinciales de la Policía Nacional y la Guardia Civil.


Pedro Domínguez Pérez, subinspector de la Policía Nacional de 45 años, era natural de Forfoleda (Salamanca), donde fue enterrado. Estaba casado y teníatres hijos. A su funeral asistieron varios centenares de vecinos de Forfoleda y de otros pueblos de la comarca.


El 0,35% por el todo

Arcadi Espada.



 

Querido J:
La otra mañana, cuando se cumplían 25 años de la matanza de Hipercor,Carlos Herrera preguntó a los participantes en la tertulia si serían capaces de reunirse con un terrorista que les hubiera convertido en víctimas directas de su crimen. Yo pensé que de todos nosotros el único que podía responder a esa pregunta sin poner en funcionamiento un dudoso mecanismo de la imaginación era el propio Herrera, que durante medio minuto inolvidable viajó en un ascensor con el paquete bomba que podría haberle matado. Y entonces dijo:
—Pues creo que yo tendría curiosidad de verle.
La apelación a la curiosidad me dejó pensativo. Herrera no aludía a ningún sentimiento trascendente ni hondo, a ningún ímpetu ético, ni a la religión ni a la venganza. Curiosidad, eso dijo. Encararse frente al hombre que le había dejado el paquete con intención de matarle. Su curiosidad tenía el habitual flanco débil de la acción terrorista. El terrorista no suele tener nada personal con la víctima y eso es lo verdaderamente insoportable según demostró Ferlosio en uno de sus clásicos artículos inalcanzables. Por lo tanto la curiosidad de Herrera no podía proyectarse a partir del convencional qué te había hecho yo para que quisieras matarme, porque yo y cualquier otra forma de la identidad probablemente no tenían mayor sentido para su asesino: y entiéndase así el posesivo como el resultado de la aplicación de una ley mecánica y no psicológica.
Su respuesta me interesó porque, como sabes, llevo tiempo observando este llamativo desfile de víctimas que acceden a reunirse con terroristas, y que tuvo un momento exactamente espectacular cuando Roberto Manrique, víctima del atentado de Hipercor, anunció a la prensa que iba a verse con un tal Caride, asesino confeso y sentenciado, preso en la cárcel de Álava, e incluso anunció que no le daría la mano: lo que, entre nosotros, me pareció una notable falta de educación, pobre señor Caride. Oyendo a Manrique y viendo también, porque coincidió en esos días, las efusiones sentimentales nítidamente fotografiadas de víctimas de ETA y del Batallón Vasco Español y de la policía española, reunidas el otro día en San Sebastián, y que dijeron llevar cinco años estudiándose el dolor, creo que no está lejano el día en que entre en juego la televisión y retransmita uno de esos encuentros entre asesinos y víctimas, alguno de los cuales es probable que ya esté filmado; y vete a ver si una serie, porque nada le gusta más a la televisión que meter la nariz en esas instancias íntimas.
Lo que si sucede va a parecerme nada, como te he anticipado antes, porque hace muchos años que no me meto en la piel de nadie, no sea que me encuentre con Capote, y sudando. Y porque ya me ha limado la costumbre: si la televisión ha intervenido en el enfrentamiento entre víctimas y verdugos de la violencia común, por qué no habría de hacerlo en los abrazos entre víctimas y verdugos de la violencia política, siempre tan ennoblecedora. Se trata solo de encontrar el momento y el espónsor, y va a haber de lo uno y de lo otro.
Si nada debo objetar a las maniobras íntimas de una víctima con su asesino sí tengo algo que decirte respecto a su proyección pública. No para que la limiten, desde luego y te insisto, porque quién soy yo para meterme en los laberintos del duelo, y para no aceptar lo evidente, esto es que en nuestra época el duelo, para algunas conciencias, debe proyectarse en los medios, y a tambor batiente, supongo que esperando encontrar allí el eco lenitivo de las antiguas plañideras. Pero sin pedir limitación, sí pido equidad. Y concreta. Pido que al tiempo que se exhiben esas víctimas generosas, sensibles y humanísimas se dé cuenta también, aunque sea fuera del horario infantil, del que llamaré el discurso del odio.
Es decir. Junto a las edificantes historias de perdón y arrepentimiento que nos traen nuestros medios hay otras, ya sé que menos presentables pero igualmente humanas, de personas que jamás van a olvidar ni a perdonar, de hombres y mujeres cuyo duelo consiste en la evocación diaria, imprescriptible, obsesionada de lo que perdieron, personas que solo querrían ver muerto y hasta desfigurado a aquel que mató a sus hijos, a su pareja o a sus padres, y a los que estas ceremonias de cárceles, presos, víctimas y mediadores aumenta su dolor, como lo hace también la constatación de que las víctimas son tan distintas que hasta se diría, en literatura, que ni la muerte tienen en común. A mi modo de ver, y no sé qué pensarás tú, amigo mío, no resulta decente dejar consumirse a estas pobres gentes en su odio. ¡También tienen derecho a exhibirlo! Y ante los periódicos y ante la televisión. Si ese es el duelo que acordamos, que pueda serlo para todos.
Desconozco cuántas personas de este tipo, y con este dolor insurgente, quedan en España. Solo puedo decirte que conozco a una. Pero sé que el terrorismo vasco ha dejado 858 muertos y tres mil heridos y que en estas ceremonias de la reconciliación no han participado más de 14 víctimas. Lo que representa, exactamente, un 0,35 por ciento del total. De los mecanismos de mi oficio conozco en especial la llamada sinécdoque, tan femenina, que consiste en repesentar el todo por la parte y viceversa. Y conozco cuán rematadamente perversa y manipuladora es su naturaleza. Y hasta qué punto es capaz de convertir la cifra del 0,35 en la letra decretada del perdón.
Sigue con salud,
A.
(El Mundo, 23 de junio de 2012)