Seducción

por Omar Ortiz.



detalles



pintando


“seducción”
oleo sobre lino
140 x 180 cm

Víctimas, 27 de junio: Francisco Martín González y Jesús Blanco Cereceda

Libertad Digital.



El 27 de junio de 1978 la banda terrorista ETA asesina a tiros en el barrio de Bidebieta de San Sebastián al sargento de la Policía Armada FRANCISCO MARTÍN GONZÁLEZ.
Ese día, el sargento Martín González y otros tres agentes del cuerpo se encontraban prestando un servicio de vigilancia en una urbanización de San Sebastián. El todoterreno en el que viajaban estaba parado en el paseo de Los Olmos, donde iban a proceder a hacer un relevo de las patrullas que recorrían las calles de San Sebastián. Uno de los agentes se encontraba en el exterior del vehículo cuando se acercó un taxi de color blanco del que se apeó un terrorista que ametralló a los miembros de la patrulla. El sargento resultó muerto en el acto, mientras que sus tres compañeros –José Frado CarroFrancisco Sánchez Arcos y José Gutiérrez Díaz- resultaron heridos de gravedad. En el lugar del atentado se encontraron numerosos casquillos del calibre 9 milímetros parabellum marca Geco.
Un testigo presencial, recién licenciado en Medicina, ha contado a Libertad Digital lo que vivió ese día. Aunque han pasado más de treinta años, prefiere mantenerse en el anonimato. Este es su testimonio: "Era el 27 de junio de 1978. Yo acababa de terminar la carrera de medicina al mismo tiempo que cumplía mi servicio militar. El curso había terminado y estaba con mi mujer comiendo en casa de mis suegros, en el Parque de Bidebieta en San Sebastián. En la sobremesa oímos un tableteo de arma automática. Mi suegro dijo que eran fuegos artificiales pero yo sabía que era un arma de fuego. Bajé a la calle entre los gritos de mi mujer ‘¡No bajes!, ¡No bajes por Dios!’. Al llegar al portal vi el Land Rover rodeado de varios policías caídos. Me acerqué sin reflexionar, no había nadie ni a derecha ni izquierda, tenía la boca seca y temía que volviesen a disparar. Uno de los policías estaba sentado en la acera, sangraba tremendamente de una herida en la sien. Una arteria sangraba a golpes. Estaba vivo y me dijo que estaba bien. Le enseñé a ponerse un dedo apretando la arteria y la sangre empezó a pararse. Otro policía estaba tumbado en el suelo, tenía los pies apoyados en la escalerilla de atrás del furgón. Estaba vivo y me dijo si podía bajarle los pies de la escalera. No sentía las piernas. Estaba parapléjico y tenía, entre otros, un tiro en el abdomen en la parte derecha a la altura del hígado. Estaba chocado, blanco como el papel. Le tomé el pulso, que estaba en taquicardia muy elevada. ‘Se muere’, pensé... ‘¡Ánimo!’, le dije, ‘enseguida vienen a llevarte’. ‘¿Me voy a morir?’ ... ‘no, no...’ El sargento estaba sentado en el sitio del copiloto con la cabeza caída hacia atrás. Estaba muerto. No veía un sangrado claro, pero al intentar mover la cabeza tenía sangre en la nuca. El tiro había entrado por el lado del conductor matándolo en el acto... Seguía sin venir nadie y me parecía que había pasado una hora. Descolgué el micro de la radio del coche y presioné un botón... ‘¡Oiga, oiga! ¿Me oyen?..’ Alguien me contestó y ni me acuerdo lo que dije... Empezó a llegar gente, intenté organizar el traslado del agente herido. Alguien trajo una puerta y, a modo de camilla, lo montamos y lo subimos al coche de un solícito vecino de la urbanización. ‘¡Rápido, rápido!’ decía yo... Llegaron tres coches de la Policía a toda velocidad. Uno de los policías, en plena crisis, sacó la porra y se vino como a golpearnos. Sus compañeros le tranquilizaron... Les conté lo sucedido... y el sargento está muerto... ‘¡Han matado al sargento González!’, gritó uno... otro guardia se puso a llorar desconsolado. Todos estaban muy afectados. Como todo estaba controlado, solté el mando de la situación y, de repente, me bajó la adrenalina y casi sin poder andar me volví a casa... Tardé muchos días en recuperarme porque las imágenes de la sangre y el dolor de sus compañeros no me abandonaban. Tenía entonces 24 años.Jamás lo olvidaré".
Los restos mortales de Francisco Martín fueron trasladados al día siguiente, 28 de junio, a Madrid, y la capilla ardiente se instaló en la Academia de la Policía Armada de Canillas. Esa misma mañana tuvo lugar el funeral sin que se registrase ningún incidente. Al mismo asistieron el subsecretario de Orden Público, Julio Camuñas; el director general de Seguridad, Mariano Nicolás; el general inspector de la Policía Armada, Timón de Lara, y numerosos jefes, oficiales, policías y alumnos del citado cuerpo. No asistió ningún miembro del Gobierno, que a esa hora se encontraba reunido en Consejo de Ministros extraordinario.
Unas horas después, hacia la una y veinte de la madrugada, otro grupo de la banda terrorista abrió fuego contra miembros de la Policía que habían montado un control de carretera para intentar capturar a los autores de la muerte de Francisco Martín. Los disparos fueron hechos a bastante distancia desde un monte cercano a la capital donostiarra, y obligó a los agentes a tirarse al suelo para protegerse del ataque. Horas después, cuando amaneció, se procedió a inspeccionar la zona. Cerca del lugar desde el que se realizaron los disparos se encontraron tres paquetes que contenían respectivamente un kilo de goma-2 cada uno adosados a una cantidad importante de metralla. Los artefactos explosivos estaban preparados para ser lanzados directamente, a modo de bomba de mano. La banda terrorista ETA pretendía tender una emboscada a las Fuerzas de Seguridad y los disparos tenían el objetivo de que los policías se acercasen al lugar.
En 1981 la Audiencia Nacional condenó a Miguel Sarasqueta Zubiarrementeria, miembro del grupo Donosti de ETA, a 30 años de prisión mayor por el asesinato del sargento Martín González. En la misma sentencia se condenó a José Manuel Olaizola Eizaguirre a 17 años de prisión en concepto de cómplice del asesinato. Dos años después, en 1983, se condenó a José Cruz Eizaguirre Mariscal a 30 años, también como autor material.
Francisco Martín González tenía 32 años, era natural de Ávila y estaba casadocon Cristina Domínguez. Había sido destinado a San Sebastián un mes antes de su asesinato, por lo que su residencia seguía estando en Madrid, donde vivía su mujer y donde fue enterrado. Cristina contó que tras el asesinato se sintió muy sola, y sólo contó con la ayuda de los compañeros de su marido para hacer las gestiones que le permitiesen cobrar una pensión. "Del Gobierno nunca tuve una palabra, hubo algún político el día del funeral, pero después nada, ni una llamada" (La Fuerza de la Razón, nº 27 revista de la AVT).
El 27 de junio de 1983 la banda terrorista ETA asesinaba en Pamplona a JESÚS BLANCO CERECEDA, jefe del Servicio de Comunicaciones del aeropuerto de Noáin. Varios etarras le esperaban a la puerta de su domicilio desde minutos antes de la 8:00 horas, hora en la que, habitualmente, Jesús salía para dirigirse a su trabajo.
Jesús coincidió en el portal de su casa con una vecina, enfermera de profesión, y ambos salieron juntos a la calle. La víctima estaba ayudando a su vecina a trasladar unos paquetes al automóvil cuando fue abordada por un individuo que llevaba un rato esperando en la acera de enfrente. Otros dos terroristas esperaban sentados junto a una zapatería cercana. Uno de ellos se acercó a Jesús y le disparó tres tiros a bocajarro, uno de ellos en la nuca. Sangrando abundantemente, Jesús pudo andar varios metros hasta caer junto al portal de su domicilio en el barrio de San Juan de la capital navarra.
Mientras los terroristas se daban a la fuga en un vehículo Simca 1200 de color rojo, que les esperaba con el motor en marcha, Jesús fue atendido por la enfermera y por su marido, que era médico. Falleció mientras era trasladado en una ambulancia de la Cruz Roja al servicio de urgencias del Hospital de Navarra. El parte médico facilitado en este centro sanitario señalaba que el fallecido presentaba dos orificios de entrada en hemitórax izquierdo con salida por la región axilar derecha y por región escapular derecha.
El vehículo utilizado por los autores del atentado había sido robado a punta de pistola unas horas antes en el barrio de San Jorge de Pamplona. Su propietario fue introducido maniatado en el maletero. Los terroristas huyeron en dirección a la avenida de Sancho el Fuerte y, de ahí, al barrio de La Milagrosa, donde abandonaron el automóvil, que fue localizado posteriormente por la Policía con su propietario en el maletero.
Jesús Blanco se encontraba solo en casa, ya que su familia estaba pasando unos días de vacaciones en Covarrubias. Los funerales por su alma se celebraron al día siguiente en Pamplona, con asistencia del ministro de Transportes, Enrique Barón, y altos cargos de su departamento.
Los terroristas, miembros del grupo Mendaur de ETA, ya habían intentado acabar con la vida de Jesús el 8 de abril de ese mismo año. Ese día los etarras procedieron de igual manera y esperaron a que su objetivo saliese de su domicilio para tirotearle. Los planes se frustraron porque Jesús no salió del domicilio.
En 1986 la Audiencia Nacional condenó a Enrique Labay Machín a 29 años de prisión por el asesinato de Jesús Blanco. Diez años después, en 1996, fueron condenados a 30 años de reclusión mayor los etarras Fermín Urdiain Ciriza y Joaquín Sancho Biurrun por el mismo asesinato.
Jesús Blanco Cereceda, de 58 años, era natural de Berceo (La Rioja), casado y padre de tres hijos, de 34, 30 y 25 años de edad. Era funcionario adscrito a la Dirección General de Aviación Civil y destinado en Pamplona desde octubre de 1967, unos años antes de construirse el aeropuerto. Estaba asimilado al grado de capitán para casos de movilización, de ahí que algunas personas lo conociesen como capitán Blanco.

Cuba por Dentro

Boletines de noticias:

Mayo 2012

Abril 2012

Marzo 2012

Febrero 2012

Design of concrete buildings

Workshop with worked examples. 20-21 October 2011, Brussels.


Incluyo los documentos en mi recopilación sobre Estructuras.

Workshop Presentations

Thursday, 20 October 2011

Friday, 21 October 2011

Una breve historia del dinero

Audio en Educación para la libertad.



¿Puedes imaginar un día en que no hayas utilizado dinero para nada? Es difícil, ¿verdad? Lo usas continuamente para pagar en el supermercado, para comprar el periódico o para reservar una habitación de hotel a través de Internet. Las monedas y los billetes son dinero “sólido”, ¿pero qué clase de dinero es una tarjeta de crédito? Si mañana exiges al director de tu banco que te muestre tu dinero, te dirá que mires tu libreta de ahorro porque él no lo tiene. ¿Dónde está tu dinero? ¿Debes exigir que te lo devuelva y guardarlo bajo el colchón de tu cama?
En Una breve historia del dinero encontrarás la respuesta a estas preguntas y mucho más. Acompaña a Luis Alberto Iglesias y a Francisco Capella, director del área de ciencia y tecnología del Instituto Juan de Mariana, en un fascinante recorrido por la historia del dinero y los sustitutos monetarios, desde el trueque hasta los depósitos bancarios. Miles de años de historia del dinero condensados en 60 minutos:
  • Cómo surgió el dinero.
  • Cuáles son sus 3 funciones económicas básicas.
  • Qué bienes pueden ser dinero y cuáles no.
  • Cómo se ha producido el dinero a lo largo de la historia.
“El dinero es el bien de segunda mano por excelencia.” Francisco Capella
Esta nueva entrega de Conversaciones en libertad examina los aspectos más básicos del dinero y sus sofisticados desarrollos posteriores:
  • La actividad de los comerciantes y la monetización de la deuda.
  • El uso de promesas de pago como dinero.
  • La introducción del papel moneda y la emisión de billetes.
  • El origen de la banca con reserva fraccionaria.
  • La extensión del crédito en la sociedad.
“Los bancos extendieron la monetización de la deuda, habitual entre los comerciantes como medio de pago, a todos los ciudadanos.” Francisco Capella
Escuchar Una breve historia del dinero es como asistir a un seminario intensivo de introducción a la teoría monetaria y de la banca. La cantidad de información que vas a encontrar es sorprendente:
  • Una nueva definición de “liquidez”.
  • La teoría de la “invarianza” del valor del dinero.
  • El poder adquisitivo del dinero y la magnitudes “flujo” y “stock”.
  • El dinero como medio de “no intercambio”.
  • La refutación del origen fraudulento de la reserva fraccionaria.
  • Cómo resuelve los pánicos bancarios la banca con reserva fraccionaria.
Ponte cómodo, ten a mano “recado de escribir” (papel y bolígrafo para tomar apuntes) y prepárate a disfrutar aprendiendo economía.
Educación para la libertad es un proyecto que nace por creer que el conocimiento es la vacuna contra la ignorancia que vuelve a las sociedades presas fáciles de demagogos, totalitarismos e ideas incorrectas. Espero que disfrutes esta Conversación en libertad.
Un cordial saludo,
Luis Alberto Iglesias.

En defensa del Euro: un enfoque austriaco (Con una crítica a los errores del B.C.E. y al intervencionismo de Bruselas)

por Jesús Huerta de Soto. Catedrático de Economía Política. Universidad Rey Juan Carlos.

1. Introducción: el sistema monetario ideal

Los teóricos de la Escuela Austriaca han realizado un considerable esfuerzo dirigido a dilucidar el sistema monetario ideal para una economía de mercado. A nivel teórico, han desarrollado toda una teoría del ciclo que explica cómo éste es generado de forma recurrente por la expansión crediticia sin respaldo de ahorro real que orquestan los bancos centrales a través de un sistema bancario que opera con reserva fraccionaria. A nivel histórico, han explicado el surgimiento evolutivo del dinero y de qué manera la intervención coactiva del Estado alentada por poderosos grupos de interés ha alejado del mercado y corrompido la evolución natural de las instituciones bancarias. A nivel ético, han evidenciado las exigencias y principios jurídicos del derecho de propiedad en relación con los contratos bancarios, principios que surgen de la propia economía de mercado y que, a su vez, son imprescindibles para su correcto funcionamiento.

Seguir leyendo.


Fuente: Educación para la libertad.


Jeffrey Catherine Jones

American Gallery.



Age Of Innocence

Looking Blue

title unknown

title unknown

Spring In Gold

Seated

Silver Robe

Amazon

Three Ages

title unknown

Black Skirt

Enchanted Lily – Blind Narcissus

title unknown

Together

Sheherazade

The Couch

title unknown

Dragon Slayer

Diane

title unknown

title unknown

Descent

title unknown

title unknown

Dead Indians

title unknown

The Wall

Operativos policiales no amedrentan a las Damas de Blanco

Cubanet.



LA HABANA, Cuba, 25 de junio (Agencias, www.cubanet.org) –Varias Damas de Blanco  pudieron asistir a misa en diferentes provincias, a pesar de los operativos policiales y detenciones en toda la isla el fin de semana para impedirles salir de sus viviendas, informaron fuentes de la disidencia que reprodujoCubaencuentro.
Damas de Blanco en La Habana. Foto de archivo.
El ex preso político José Daniel Ferrer informó en Twitter que en la provincia de Holguín fueron detenidas las activistas Berta Guerrero y Adisnidia Cruz Segredo, mientras que en Caimanera, Guantánamo, la policía impidió a miembros del grupo salir del poblado para asistir a misa.
El también coordinador de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) dijo que 35 Damas de Blanco lograron asistir a misa en el Santuario del Cobre, mientras siete mujeres lo hicieron en Guantánamo, cuatro en Granma y cuatro en Holguín.
Ferrer también relató que cuatro Damas de Blanco residentes en Bayamo, Granma, permanecieron tres días escondidas en la localidad de Horno de Guisa para poder asistir a misa en la iglesia de ese poblado.
Por otra parte, en los poblados de Colón, Cárdenas y Perico (en la provincia de Matanzas) varias Damas de Blanco pudieron ir a la misa dominical a pesar del operativo policial.
Una integrante del movimiento, Caridad Burunate, dijo en Twitter que había una patrulla en las afueras de la iglesia, a donde pudieron llegar seis Damas de Blanco, informó Cubanencuentro.