Víctimas, 24 de junio: Luis de la Parra Urbaneja, Ignacio Ibarguchi Erostarbe, Juan Manuel Martínez Castaños y Ignacio Montes Abad

Libertad Digital.



El 24 de junio de 1981 fallecía el coronel mutilado de Infantería LUIS DE LA PARRA URBANEJA, dos días después de que miembros de la banda terrorista ETA disparasen contra él dos tiros a bocajarro cuando salía de su trabajo en Irún (Guipúzcoa).
El coronel solía seguir diariamente la misma rutina. Hacia las 10:00 horas salía de su domicilio y se dirigía al trabajo. A las 13:00 horas regresaba a comer a su casa, siempre a pie y por el mismo camino. El 22 de junio, en torno a las 13:00 horas, tres terroristas del grupo Donosti de ETA le esperaban enfrente de su trabajo en las oficinas de los Cines Bidasoa de Irún. Los etarras efectuaron dos disparos de pistola, a bocajarro, aunque sólo uno de los proyectiles alcanzó a la víctima. La bala hirió en la cabeza a Luis, que sufrió una fuerte hemorragia con pérdida de masa encefálica.
En el lugar del atentado, la Policía recogió dos casquillos de bala del calibre 9 milímetros parabellum de marcas diferentes, Geco y FN. Los asesinos utilizaron para la huida un automóvil Renault 14 que había sido robado por la mañana, a punta de pistola, a su propietario, José María Estanga. Éste fue localizado por la Policía horas después, atado a un árbol, cerca de una carretera secundaria en Oyarzun. El vehículo apareció abandonado en una zona céntrica de Irún.
Luis de la Parra fue trasladado a la residencia de la Seguridad Social Nuestra Señora de Aránzazu en una ambulancia, fue sometido a una intervención quirúrgica durante más de dos horas y quedó ingresado en la unidad de cuidados intensivos. En el centro médico se emitió un parte que indicaba que el paciente presentaba traumatismo craneoencefálico provocado por arma de fuego y que se encontraba en estado comatoso. El pronóstico era gravísimo, aunque el coronel De la Parra mantenía las constantes vitales y existían esperanzas de salvar su vida. Al día siguiente, 23 de junio, los médicos que le atendían emitían otro parte en el que se informaba que la víctima había entrado en un estado de coma profundo con ausencia de respuestas neurológicas, lo que hacía pensar en la imposibilidad de su recuperación. El 24 de junio falleció sin llegar a salir del coma profundo.
La Audiencia Nacional condenó en 1985 a Jesús María Zabarte Arregui a 28 años de reclusión por el asesinato de Luis de la Parra; en 1989, a 32 años de reclusión mayor, al etarra Ignacio Erro Zazu; y en 1995, a 28 años, a Luis María Lizarralde Izaguirre, alias Beltza.
En enero de 2011, el juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis Castro, concedió la semilibertad a Luis María Lizarralde, tras haber mostrado arrepentimiento por el "daño" y "dolor" causado, lo que le ha llevado a romper con la banda. Mediante la aplicación del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, se le permiten "salidas diarias" de la prisión alavesa en la que se encuentra interno "por el tiempo necesario" para asistir a un curso dentro del programa de atención especializada, aunque se le niegan "salidas de fin de semana". Extraditado desde Uruguay en 1994 cumplía condena, además de por el asesinato del coronel De la Parra, por el del guardia civil Luis Miranda Blanco, asesinado el 6 de julio de 1981. Estaba previsto que quedara en libertad en noviembre de 2009, pero en aplicación de la doctrina Parot no extinguirá la condena hasta mayo de 2022.
Luis de la Parra Urbaneja, de 63 años, había ingresado en el Ejército en 1936. Dos años después, como alférez provisional, perdió el brazo izquierdo durante la Guerra Civil. Pertenecía al Cuerpo de Mutilados con el grado de coronel de Infantería, aunque desempeñaba un trabajo civil en los Cines Bidasoa, donde era administrador contable desde veinte años antes de ser asesinado. Natural de Palencia, se estableció en Irún en 1938, tras perder el brazo en acción de guerra. Estaba casado y tenía dos hijos de 38 y 35 años de edad.
El mismo día que fallecía el coronel Luis de la Parra, la banda terrorista ETA cometía uno de suserrores reconocidos, que le llevó a asesinar en Tolosa a tres agentes comerciales, a los que confundió con agentes de la Policía. Como consecuencia del atentado fallecieron en el actoIGNACIO IBARGUCHI EROSTARBE y JUAN MANUEL MARTÍNEZ CASTAÑOS. Un hermano de este último, Pedro Conrado Martínez Castaños, sobrevivió nueve meses al atentado, falleciendo finalmente el 28 de marzo de 1982.
Los tres jóvenes eran vizcaínos y trabajaban como vendedores a domicilio de libros, discos ymaterial para el aprendizaje del euskera. Cuando pasaban por Tolosa, solían comer en el restaurante Beti Alai. El 24 de junio de 1981, en torno a las 16:30 horas, fueron acribillados por miembros del grupo Goierri de ETA cuando se disponían a entrar en su coche tras comer en el citado restaurante. Testigos presenciales confirmaron que los autores del atentado gritaron "¡Gora ETA militarra!" en el momento de disparar.
El vehículo quedó acribillado, especialmente en la parte derecha de la carrocería, y también podían observarse impactos en el cristal trasero. En el lugar del atentado, la Policía recogió quince casquillos de bala, de calibre 9 milímetros parabellum, marca Geco y SF, y una bala sin disparar. Los asesinos abandonaron el escenario del atentado a pie, confundiéndose con los viandantes, dándose posteriormente a la fuga en un coche por la autovía San Sebastián-Tolosa.
La noticia del atentado causó gran impresión en Tolosa, que estaba celebrando las fiestas de San Juan, conmoción que aumentó a medida que fue conociéndose la identidad de las víctimas. Con su habitual cobardía, la banda terrorista no quiso reconocer su error de matar a tres jóvenes vascos, uno del PNV y otro comunista. No sólo negó la autoría del atentado, sino que en un comunicado afirmaban, con enorme desfachatez, que los autores del mismo eran "mercenarios pagados".Santiago Brouard, por entonces presidente de HASI y miembro de la Mesa Nacional de Herri Batasuna, señaló que el ametrallamiento de los tres jóvenes era "una maniobra destinada a desprestigiar a ETA y, de paso, a la izquierda radical que apoya la alternativa KAS"
Sin embargo, las investigaciones posteriores determinaron que la banda terrorista fue la autora del atentado, aunque por el mismo sólo fue condenado como cómplice, en 1986, el policía municipal de Tolosa Juan Antonio Rezola San Vicente, que albergó a los terroristas conociendo sus intenciones. Según una nota difundida por el Ministerio del Interior, en el atentado participó presuntamente Pedro María Leguina Aurre, alias TxikiXepa y Kepatxu. Detenido en Francia en 1999, Leguina Aurre fue extraditado a España en diciembre de 2001. Está acusado de participar en más de 20 asesinatos entre los años 70 y 80.
Ignacio Ibarguchi Erostarbe, de 26 años, había nacido en la localidad vizcaína de Miravalles en una familia nacionalista. Su padre era un renombrado txistulari y militó en el PNV desde muy joven. Ignacio jugó un papel muy activo en la organización de la rama juvenil EGI y en la puesta en marcha del batzoki de su pueblo. Aunque seguía afiliado al partido, se había alejado de la actividad política a raíz del conflicto entre las tendencias oficial y "sabiniana", corriente con la que se identificaba la víctima. Tenía previsto casarse el 7 de septiembre con una chica de Amorebieta. El PNV hizo ondear la ikurriña a media asta en todas sus sedes en señal de duelo por el asesinato de su militante.
Juan Manuel Martínez Castaños era natural de Durango y tenía también 26 años. Estudió Ciencias Económicas en Bilbao pero, al no encontrar trabajo en su especialidad, se incorporó a la venta de libros, casetes y métodos para el estudio del euskera. Estaba casado y tenía dos hijos.

En torno a las tres de la madrugada del 24 de junio de 1985 la banda terrorista ETA asesinaba en Lequeitio (Vizcaya) al marinero IGNACIO MONTES ABAD. Tras haber tomado unas consumiciones en distintos bares de la localidad vizcaína, Ignacio se disponía a subir a su domicilio para cambiarse de ropa, pues debía salir a faenar a las 3:30 horas.
El atentado se produjo en el portal del número 14 de la calle de Vergara, inmediatamente después de que la víctima se separara de una amiga en un bar cercano al lugar de los hechos. Ignacio notó que alguien le seguía e intentó refugiarse en el portal de su domicilio, pero el etarra José Félix Zabarte Jainaga le dio alcance y le disparó tres tiros, efectuados de frente y a corta distancia. Ya en el suelo lo remató con otros cinco balazos que le destrozaron la frente, la nariz y los ojos, además de herirle en una muñeca. El cadáver fue encontrado pasadas las 3:15 de la madrugada por la Policía Municipal, tras recibir el aviso de una vecina que no quiso identificarse. 
La Guardia Civil recogió en el lugar de los hechos ocho casquillos Geco del calibre 9 milímetros parabellum disparados con la misma pistola. Tres de los casquillos fueron encontrados en la acera y los otros cinco en el interior del portal, junto al cuerpo, e incluso sobre sus ropas. Ningún vecino vio ni oyó nada.
Ocho años antes, la víctima había sido objeto de una campaña de acoso y maledicencias. Ignacio fue amenazado de forma anónima, sin dar datos concretos, en pintadas en euskera en las que se le acusaba de chivato y se le anunciaba su muerte inminente. Paradójicamente, en esas fechas se le acusó de haber quemado una bandera española durante las fiestas del pueblo, lo que dio lugar a una operación de la Guardia Civil. Por otra parte, su hermana había trabajado como cocinera en el cuartel de la Benemérita de la localidad. En las pintadas amenazantes se leían frases como "Montes: ETA te va a matar" y "Muerte al chivato Montes". A pesar de ello, Ignacio siguió haciendo vida normal y solía llevar ikurriñas y pegatinas vinculadas a la izquierda proetarra en su ropa.
Fuentes de la Policía Municipal de esta localidad afirmaron, tras el atentado, no tener constancia de que estas amenazas se hubieran producido de nuevo en los últimos años, ni de que la víctima se hubiera visto involucrada últimamente en incidentes o conflictos. Por otra parte, desde el Gobierno Civil de Vizcaya se dijo que Ignacio llevaba "una vida desordenada", propia de una persona separada, y que, una hora antes del asesinato, se le vio con dos mujeres de nacionalidad portuguesa.
Al día siguiente del atentado ETA reivindicaba el asesinato de Ignacio en un comunicado en el que acusaba a la víctima, como de costumbre, de ser traficante de drogas y de haberse dedicado, con ocasión del funeral celebrado en su día en memoria del dirigente de Herri Batasuna Santiago Brouard, a "pinchar las ruedas de los coches que habían llegado a Lequeitio desde todas las zonas de Euskadi".
En 1986 la Audiencia Nacional condenó a 27 de años de prisión por el asesinato de Montes al etarra José Félix Zabarte Jainaga. En la misma sentencia se condenaba a 17 años como colaboradores necesarios al matrimonio formado por José Ignacio Ibarra Cruz y María Natividad Beascoechea Moreno. La pareja había ocultado a Zabarte tras el crimen y le facilitaron la huida. En 2004 también se condenó a 27 años de prisión a María del Carmen Guisasola Solozábal por su participación en el atentado.
Ignacio Montes Abad, de 36 años, separado y padre de cuatro hijos, era natural de Lequeitio, aunque de padres gallegos. A los funerales celebrados al día siguiente en la Iglesia de Santa María de la Asunción de Lequeitio no fue prácticamente nadie. El templo estuvo casi vacío con la presencia de sólo una decena de personas: sus familiares y su exmujer, así como el acalde del pueblo, Xabier Txakartegi, del PNV, acompañado por dos concejales del mismo partido.

Política de Fusiones Bancaria: ¡Qué Gran Error!

Xavier Sala i Martín.


Política de Fusiones Bancaria: ¡Qué Gran Error!

La política de fusiones ha sido un grave error. Desde que empezó la crisis financiera en España, el gobierno y el Banco de España han seguido lo que se ha venido en llamar “política de consolidación bancaria”. La idea es que los bancos grandes son más eficientes que los pequeños. Por esta razón, si un banco mediano y sano se fusiona con un banco mediano con agujeros financieros, al obtener un banco mucho mayor, las ganancias de eficiencia hacen que el banco resultante pueda absorber el agujero y todavía salir ganando. Era la manera fácil de "recapitalizar" a los bancos y cajas insolventes sin tener que poner dinero público.
El problema de esta estrategia es que está basada en una premisa falsa: un banco, por ser mayor, no es más eficiente. Hay bancos grandes eficientes e ineficientes y hay bancos pequeños eficientes (especializados en nichos que no interesan a los grandes) e ineficientes.
Si no es verdad que el tamaño está correlacionado con la eficiencia, la política de fusiones no sanea el sistema bancario sino al contrario: al obligar a un banco sano a absorber un banco con agujeros, el banco resultante sigue teniendo agujeros por lo que el malo acaba contaminando al bueno. Es como las manzanas: nunca en la historia de la humanidad se ha observado el fenómeno de que cuando juntas una manzana sana y una podrida, la sana acaba curando a la podrida. Al contrario. SIEMPRE acaban las dos podridas. Pues con las fusiones bancarias en España ha pasado igual. El intento de recapitalizar a los bancos podridos con el dinero de los buenos con el objetivo de ahorrarse dinero público ha conseguido que se arruinen una buena parte de los bancos que estaban sanos y no ha evitado que, al final, el fisco español acabe dilapidando miles de millones de euros. ¡La burda estrategia ha cosechado el peor de los resultados!
Al obligar (o presionar políticamente desde el gobierno) a los bancos sanos a absorber bancos enfermos se ha puesto en riesgo a los bancos sanos. La fusión “a mano armada” de Banca Cívica por parte de CaixaBank ha sido un gravísimo error del gobierno que ha estado a punto de causar un problema irreversible en CaixaBank. La fusión de seis cajas con Caja Madrid para crear Bankia todos sabemos como ha acabado. Y la fusión del Pastor con el Popular puede acabar con una quiebra de los dos.
En la rueda de prensa en la que se anunciaban las auditorías independientes, el nuevo, flamante y capaz subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, dijo que de momento se paraliza la subasta de los bancos en proceso de subasta (CatalunyaCaixa, Bankia, Banco Valencia..). Espero que eso sea la señal de que el nuevo equipo del Banco de España deje la absurda política de fusiones con la que el gobierno (este, y el anterior) está(n) llevando al sistema financiero español a la ruina.
¡Y todo por no cerrar que las manzanas podridas acabaran en la basura cuando eran pocas y pequeñas!

Angela Reilly

Angela Reilly web.


























Syria: Sexual Assault in Detention

(New York) – Syrian government forces have used sexual violence to torture men, women, and boys detained during the current conflict. Witnesses and victims also told Human Rights Watch that soldiers and pro-government armed militias have sexually abused women and girls as young as 12 during home raids and military sweeps of residential areas.

Human Rights Watch interviewed 10 former detainees, including two women, who described being sexually abused or witnessing sexual abuse in detention, including rape, penetration with objects, sexual groping, prolonged forced nudity, and electroshock and beatings to genitalia.Many of the former detainees told Human Rights Watch that they were imprisoned because of their political activism, including for attending protests. In other cases, the reason for the detention was unclear but detainees suffered the same abusive tactics.

“Syrian security forces have used sexual violence to humiliate and degrade detainees with complete impunity,” said Sarah Leah Whitson, Middle East director at Human Rights Watch. “The assaults are not limited to detention facilities – government forces and pro-government shabiha militia members have also sexually assaulted women and girls during home raids and residential sweeps.”

Human Rights Watch documented over 20 specific incidents of sexual assault, five of which involved more than one victim, that took place between March 2011 and March 2012 across Syria, including in Daraa, Homs, Idlib, Damascus, and Latakia governorates. The majority of cases were from Homs governorate. Interviewees described a range of sexual abuse by Syrian security forces, the army, and pro-government armed militias referred to locally as shabiha.



Continue reading in HRW.

El error de Río + 20

Andrés Oppenheimer.



Los 120 jefes de estado y más de 50,000 ambientalistas, activistas sociales y líderes empresaRíos que se reunieron esta semana en Brasil para la así llamada Conferencia Río + 20 sobre el desarrollo sustentable merecen crédito por intentar salvar al planeta, pero tal vez no lo estén haciendo de la mejor manera.
No, no me cuento entre los anti-ambientalistas que afirman que el cambio climático, la escasez de agua, la polución de los océanos y otros problemas ambientales son un invento de los científicos, y que argumentan que el sector privado no debería estar sujeto a más leyes de protección ambiental.
Por el contraRío, los ecologistas tienen razón cuando dicen que los gases tóxicos, la polución industrial y la destrucción de los bosques tropicales está causando un daño terrible a nuestro hábitat, y que el problema empeorará a menos que hagamos algo al respecto.
Se calcula que la población mundial crecerá desde los 7,000 millones actuales a 9,000 millones para el 2050. El planeta necesitará mucha más agua, alimentos y energía en los próximos años. Hay que hacer algo para salvar el aire, los bosques y las selvas. El modelo económico que postula “crecer ahora, limpiar después” no es justo, ni viable.
Pero leyendo un nuevo libro, “Abundancia: El futuro es mejor de lo que se cree”, de Peter H. Diamandis y Steven Kotter, me resultó difícil no llegar a la conclusión de que la megaconferencia Río + 20, convocada por las Naciones Unidas, está invirtiendo demasiado tiempo en castigar a los contaminadores, y demasiado poco en incentivar a los innovadores para que descubran nuevas tecnologías que resuelvan los problemas.
En los últimos años, las nuevas tecnologías han contribuido a mejorar el mundo. Cuando yo era chico, la convicción general era que el mundo pronto se quedaría sin alimentos, porque la población mundial estaba creciendo mucho más rápido que la producción de comida. Había hambrunas en India, y muchos auguraban crisis alimentarias en todos lados.
En cambio, se produjo la Revolución Verde de la década de 1960, que desarrolló nuevas maneras de producir cosechas de alto rendimiento, e India se convirtió en un gran exportador de comida. Hoy, la expectativa de vida en todo el mundo ha aumentado de los 64 años a mediados de la década de 1980 a los 68 años en la actualidad, y la mortalidad infantil se redujo casi a la mitad durante ese mismo período.
Todo esto me lleva nuevamente al libro “Abundancia”, que esencialmente dice que hay pocos recursos verdaderamente escasos: son tan sólo inaccesibles. Si cambiamos nuestro pensamiento negativo por un pensamiento creativo y apelamos a la tecnología, podemos resolver virtualmente todos los problemas planetaRíos de agua, energía y salud, afirma.
Consideremos el caso del agua: hoy, alrededor de 1,100 millones de personas no tienen acceso al agua potable, y algunos científicos calculan que 135 millones de personas morirán antes del 2020 por carecer de agua potable y sistemas sanitaRíos.
El planeta está lleno de agua —los océanos cubren dos tercios de su superficie—, pero el problema es que la mayor parte del agua es demasiado salada, o está demasiado concentrada en unas pocas áreas, o está mal distribuida y administrada.
Sin embargo, hay docenas de nuevas tecnologías de desalinización y de distribución nanotecnológica, que muy pronto podrían conseguir que haya abundante agua para todo el mundo.
Alrededor del 80 por ciento del agua que estamos usando está destinada a la agricultura, y una parte considerable de ella se desperdicia debido a las filtraciones de las cañerías, pero nuevas tecnologías informáticas permiten colocar toda clase de sensores en cañerías, y ahorrar entre 30 por ciento y 50 por ciento del agua que se usa.
Diamandis, que es co-fundador de Singularity University, director de la Fundación X Prize y fundador más de una docena de empresas de alta tecnología y espaciales, me dijo que “los políticos están demasiado concentrados en el corto plazo, y emplean un pensamiento lineal, con puntos de vista basados en la escasez, y típicamente basados en el miedo”.
En cambio, deberían estar pensando en las “tecnologías exponenciales”, o tecnologías cuyo capacidad de desempeño se duplica cada año. “Estamos usando esas tecnologías para jugar videojuegos, pero no para aplicarlas a los problemas más grandes del planeta”, explicó.
Mi opinión: Estoy de acuerdo. La conferencia de Río + 20 merece aplausos por alentar la conservación, pero debería también dedicarle más tiempo a promover la innovación.
Por ejemplo, las Naciones Unidas deberían hacer en gran escala lo mismo que la X Prize Foundation de Diamandis hace a nivel privado: entregar premios de $10 millones a los inventores que resuelven problemas particulares. Eso podría producir más resultados que las mega-conferencias dedicadas a debatir la redacción de largas declaraciones que por lo general pocos cumplen.
Twitter: @oppenheimera

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2012/06/20/v-fullstory/1233765/oppenheimer-el-error-de-rio-20.html#storylink=cpy

Víctimas, 23 de junio: Emilio Juan Casanova López y Mercedes Moreno Moreno

Libertad Digital.



El 23 de junio de 1976 desaparece en San Juan de Luz EDUARDO MORENO BERGARETXE, alias Pertur, dirigente y principal ideólogo de ETA político-militar. La última vez que se le vio con vida estaba en compañía de Francisco Múgica Garmendia, alias Pakito, y Miguel Ángel Apalategui Aierbe, Apala, cabecillas de los grupos especiales (Bereziak) de ETA.
La desaparición de Pertur se produjo en un momento de fuertes divisiones internas en la banda terrorista motivadas por la lógica política que se estaba desarrollando desde el inicio de la Transición democrática en España. Moreno Bergaretxe, que lideraba el sector mayoritario dentro de ETA político-militar, era partidario de la transformación de la banda asesina en un partido político revolucionario para actuar dentro de la legalidad, y de que la banda terrorista quedase subordinada al partido. Frente a ellos estaba el sector de los Bereziak, creados en 1975 para llevar a cabo atentados y secuestros. Esta división dentro de la banda se puso de manifiesto con el secuestro y asesinato del empresario Ángel Berazadi, afín al Partido Nacionalista Vasco. Los Bereziak eran partidarios de asesinar al secuestrado, en contra de la opinión de Pertury otros dirigentes de ETA. Según algunas versiones, este enfrentamiento interno pudo tener nefastas consecuencias en el desenlace del secuestro de Berazadi.
El sector encabezado por Apalategui Aierbe, Múgica Garmendia y Eugenio Etxebeste, alias Antxon, llegó a tener retenido a Moreno Bergaretxe en abril de 1976, acusado de cometer una "falta de seguridad" por haber enviado una carta a un etarra encarcelado en la que contaba algunos problemas por los que atravesaba la banda. Además, este "secuestro" por parte de sus propios compañeros tenía por objeto impedir que Pertur asistiese a una conferencia de dirigentes de la banda.
Tras la desaparición de Moreno Bergaretxe el 23 de junio de 1976, un grupo de extrema derecha se atribuyo su secuestro y asesinato, y cierta información aparecida en la prensa de la época apuntó a las conexiones que podría haber entre el secuestro y asesinato de los inspectores de Policía Jesús María González Ituero y José Luís Martínez Martínez el 4 de abril de 1976 y la desaparición de Eduardo Moreno Bergaretxe. Según esta versión, Pertur habría sido asesinado en represalia por la desaparición de los policías. Estas informaciones, publicadas el 28 de julio de 1976 en el diario vespertino de la cadena del Movimiento Unidad, editado en San Sebastián, han sido sacadas nuevamente a la luz por el diario El País del 20 de marzo de 2011.
Sin embargo, la familia de Moreno Bergaretxe sostiene públicamente desde 1978 que fueron sus antiguos compañeros los responsables de su muerte y desaparición. Marta Bergaretxe, madre de Eduardo, declaró en rueda de prensa en 1978: "ETA es hoy una banda nazi y mafiosa. En ETA, un pequeño grupo de fanáticos, mafiosos y nazis sigue creyendo que en este país no puede haber democracia". Catorce años después de su desaparición, un juzgado de Irún tramitó, a petición de la familia, un expediente para declararle oficialmente muerto. Su cuerpo no ha aparecido.
Eduardo Moreno Bergaretxe tenía 25 años cuando desapareció. Natural de San Sebastián, estudió en el Colegio Alemán y en los marianistas, donde fue compañero de curso de Jaime Mayor Oreja e íntimo amigo de Gorka Knorr, que fue secretario general de Eusko Alkartasuna. En 1972 huyó a Francia, convirtiéndose en uno de los ideólogos más importante de ETA político-militar.
El 23 de junio de 1983 la banda terrorista ETA asesinaba en San Sebastián al policía nacional EMILIO JUAN CASANOVA LÓPEZ. Eran aproximadamente las 14:20 horas y hacía dos horas que había finalizado el funeral por Juan Maldonado Moreno, asesinado el día anterior en Pasajes.
El atentado, obra de los Comandos Autónomos Anticapitalistas, se produjo mediante la explosión de un coche-bomba al paso de una patrulla policial formada por un furgón y una furgoneta con siete agentes de la Policía Nacional en su interior. La patrulla se dirigía al Parque Móvil de San Sebastián y circulaba por el paseo de Mundaiz, en la margen derecha de la ría del Urumea. Los terroristas, apostados en la otra orilla, activaron a distancia la bomba en el momento en que la furgoneta policial se situó al lado del coche cargado de explosivos. 
El vehículo en el que viajaban los agentes fue alcanzado de lleno por la metralla y la onda expansiva de la bomba. La fortísima explosión quemó las ramas de los árboles del paseo y levantó en el aire los restos del coche Seat 127 en el que se encontraba el artefacto explosivo, que contenía gruesos tornillos y tuercas a modo de metralla.
El lateral izquierdo de la furgoneta policial quedó acribillado, con orificios que en algunos casos alcanzaban varios centímetros de diámetro. Emilio Juan Casanova López fue trasladado urgentemente al Hospital de la Cruz Roja, donde falleció poco después, mientras que otros compañeros heridos eran trasladados a la Residencia Sanitaria Nuestra Señora de Aránzazu de San Sebastián, y otros dos más, al Hospital Provincial. Un portavoz de la residencia sanitaria hizo un llamamiento público a primeras horas de la tarde solicitando sangre para las transfusiones.
Minutos después del atentado, efectivos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil desarrollaron en San Sebastián una amplia operación con controles, cacheos y, en algunos casos, registros de viviendas. El tráfico de amplias zonas de la ciudad quedó colapsado, mientras vehículos policiales cruzaban las calles a toda velocidad haciendo sonar sus sirenas. Cientos de ciudadanos fueron interceptados e identificados en una operación policial espectacular por su envergadura y por la celeridad con la que fue realizada.
Uno de los policías heridos, José Antonio Quintana Cañuelo, de 27 años, tenía seccionada parcialmente la arteria yugular y su estado era gravísimo. Sufrió múltiples heridas de metralla en cabeza, tronco y extremidades, shock hemorrágico y paro cardiaco. Era natural de Valencia y estaba casado. Antonio Gutiérrez Pizarro, natural de Algeciras, 29 años, casado y con dos hijos, sufrió heridas graves en región lumbar derecha y múltiples heridas incisocontusas. El resto de agentes -Jesús María Díaz BarciaHeliodoro Borrás JesúsJuan Plaza Navarro y Engracio Calabuig Noguera- resultaron heridos de menor gravedad.
A las 20:00 horas se celebró el funeral en el salón del trono del Gobierno Civil presidido por el ministro Barrionuevo, mandos policiales, el alcalde y representantes municipales.
Emilio Juan Casanova López, era natural de Ayora (Valencia). Tenía 29 años y estaba casado. El agente había estado presente en los funerales que se celebraron a mediodía en el Gobierno Civil por el guardia civil asesinado la víspera, Juan Maldonado Moreno. Al día siguiente se celebró en su localidad natal el funeral y entierro de la víctima, al que asistieron unas seis mil personas. Ese mismo día los Comandos Autónomos Anticapitalistas reivindicaron el atentado con llamadas a diferentes medios del País Vasco.
El 23 de junio de 1987 falleció en la residencia sanitaria del Valle de HebrónMERCEDES MORENO MORENO, cuatro días después de que la banda terrorista ETA hiciera estallar un coche-bomba en el aparcamiento del centro comercial de Hipercor en Barcelona
Mercedes Moreno Moreno, catalana de 36 años, sufrió quemaduras en el 80% de su cuerpo. La muerte le sobrevino por una insuficiencia respiratoria. Estabacasada con José Meliá Pérez, con el que tenía un hijo de 10 años. Vivía en Barcelona, en el barrio de Sant Andreu, y era cliente habitual de Hipercor. Mercedes era conocida como miembro de la Asociación de Vecinos de Sant Andreu, igual que su marido, que colaboraba en la publicación Sant Andreu de Cap a Peus. Sus restos mortales fueron incinerados en el crematorio de Cerdañola y esparcidos posteriormente por su familia en el Montseny.