Tanto dolor y tanta impunidad

Leonardo Calvo Cardenas.


Alberto, Carmen junto a Eleanor Calvo Directora del Observatorio Ciudadano contra la Discriminación  en el hospital Julio día - Foto de Leonardo Calvo
Alberto, Carmen junto a Eleanor Calvo Directora del Observatorio Ciudadano contra la Discriminación en el hospital Julio día - Foto de Leonardo Calvo
LA HABANA, Cuba, junio, www.cubanet.org -Nunca imaginaron Albertico, su madre Carmen y esa humilde familia holguinera como aquel cálido día de carnaval del verano de 2007 se convertiría en escenario de la increíble tragedia que los ha marcado con una saga de dolor y sufrimiento para la que no encuentran consuelo ni justicia.
Alberto Lairot Castro, joven agente de seguridad del Ministerio de la Construcción en la ciudad de Holguín, el día 27 de agosto de 2007, después de cumplir su jornada laboral salió con un grupo de amigos a disfrutar las fiestas de carnaval de su ciudad. Cuando Albertico se disponía a comprar cerveza en uno de los establecimientos enclavados en el área algunos oficiales de la policía lo requirieron solicitándole su identificación.
Los agentes del orden público, sin escuchar las explicaciones de Lairot, sin molestarse en llegar al lugar donde se encontraban los acompañantes del joven y sus documentos, lo condujeron a la unidad de policía y allí sin más razón lo depositaron.
Ante el  enérgico reclamo de Lairot cuando intentaron encerrarlo en el calabozo, el sub teniente Frank Ochoa Águila y el capitán Héctor Luís Pérez Osorio le aplicaron la llave de artes marciales conocida como Doble Nelson, provocándole serias lesiones que lo dejaron parapléjico.
Acto seguido fue lanzado al calabozo retorcido de dolor. El mismo Lairot testimonia: “Luego de inmovilizarme con la maniobra, me lanzaron en un calabozo. Uno de ellos, me tiró mi gorra y me dijo ‘negro de mierda’”. Cuando finalmente fue trasladado al hospital el mal estaba hecho y una vida joven miserablemente tronchada.
Así emprendió Carmen,  su vía crucis por varios hospitales con su hijo inmovilizado. Durante estos años Albertico ha sido sometido a una operación en el hospital Lenin de Holguín y a un injerto de piel para combatir las escaras, a lo que se unen sucesivas estancias en los hospitales Julito Díaz, Nacional y Naval de la capital del país, así como Militar y Clínico Quirúrgico de Holguín y el hospital militar de Santiago de Cuba.
A pesar de que los facultativos diagnosticaron que existía una lesión medular grave por la aplicación de la llave, con secuela funcional, una paraplejia flácida y disparesia braquial, seguido por un trauma medular cérvico dorsal, fractura de vértebras fijadas a una lámina metálica después de la operación, atrofia muscular y trastornos secundarios, en los procesos judiciales seguidos a los agresores el dictamen fue desestimado por los jueces con lo cual decretaron la absolución de los encartados, quienes nunca fueron detenidos, ni rebajados del servicio, han sido posteriormente ascendidos y no se esconden para ufanarse de su deplorable acto.
En los mencionados actos de juicio oral la victima no fue interrogada por el tribunal que celebró el proceso en ausencia de la madre de Albertico, puesto que cuidaba a su hijo ingresado en un hospital de La Habana.
El resultado del crimen y la impunidad - Foto de Leonardo Calvo
El resultado del crimen y la impunidad - Foto de Leonardo Calvo
Esta familia ha reclamado justicia a todas las instancias responsables del Ministerio del Interior y el gobierno cubano sin recibir respuesta satisfactoria. Hace pocas semanas Carmen sostuvo el sillón de ruedas de Albertico en plena Plaza de la revolución ante la funcionaria del Consejo de Estado quien, con tranquilidad pasmosa y haciendo alarde de proverbial insensibilidad, les dijo que ellos no podían hacer nada para resolver el caso y acto seguido dio la espalda a las lagrimas de madre e hijo una vez más ahogados en la impotencia, el desamparo y la desesperación.
Alberto Lairot, a sus treinta y tres años, enfrenta su desgracia sin perder la nobleza y apoyado en su fe que lo estimula a continuar sin descanso buscando justicia para el y castigo para sus verdugos.
Son muchos los casos de abusos y excesos cometidos por las autoridades policiales y carcelarias de esta Isla, quienes cotidianamente violan la integridad física y la dignidad de ciudadanos indefensos, actos que se alimentan de una impunidad sustentada en la indolencia de las máximas instancias judiciales y gubernamentales, así como en el temor y pobre cultura jurídica de los ciudadanos victimizados.
Como tantos cubanos Albertico y su familia han sido golpeados duramente por esa impunidad criminal y por esa indolencia gubernamental, sin embargo ellos han decidido levantar la frente y la voz ante a la injusticia, conscientes de que su lucha de hoy puede librar mañana a otras familias cubanas de las terribles consecuencias de tanto dolor y tanta impunidad.

Ensañamiento y represión

Dania Virgen García.



Desde hace varios meses, las autoridades cubanas han aumentado la represión, los maltratos físicos y las torturas sicológicas contra las personas que piden ayuda a los periodistas independientes, y especialmente contra los reclusos que informan acerca de los maltratos a que son sometidos en las prisiones.

Funcionarios del gobierno, oficiales de la Seguridad del Estado pertenecientes al departamento 21, subordinados a  Villa Marista, han intensificado la represión en contra de aquellas personas que tratan de buscar auxilio recurriendo a los periodistas independientes para  que informen acerca  de sus condiciones de vidas.

La Direcciones de Vivienda, las direcciones municipales y provinciales del PCC y el Poder Popular, fiscalía, tribunales, la Dirección de Salud, la PNR y los funcionarios de prisiones son manejados por la Seguridad del Estado, para obligar a la población al  conformismo. Pero cuando no logran intimidar a personas que necesitan ayuda desesperadamente y no encuentran quien se la brinde,  se exceden en el ensañamiento. 

Uno de los temas que esta reportera denuncia, es la  corrupción y la irracionalidad de los funcionarios y dirigentes, que son apoyados por otros ineptos que actúan con violencia por su incapacidad de pensar.

Dicen defender la revolución, pero es mentira, solo defienden sus comodidades, sus privilegios, sus carros, sus mansiones. Para poder seguir en su  corrupción, aceptan  participar en las brigadas de respuesta rápida, en los mítines de repudios en contra de la disidencia y las marchas gubernamentales. De esta manera pueden hacer y deshacer sin ningún tipo de escrúpulos, violando los procedimientos legales y los derechos de los ciudadanos, para hacer suculentos  negocios.

Citaré algunos casos de esta represión.

Grisel Rivera Boza, vive en un albergue, en la calle 73 número 1, en Cruz Piedra,  La Lisa. Vivía desde el año 1996, en una vivienda que le dejó su esposo, con quien llevaba 6 años de casada.  Dicha vivienda, en la Habana Vieja, estaba comprendida entre  los inmuebles de Eusebio Leal, el Historiador de la Ciudad. En el año 2007 fue declarada ilegal.
Por entonces ya tenía un hijo de dos años de edad, pero  la sacaron a la fuerza  con el niño y todas sus pertenencias.

Milagros Cisneros Agüero, y su núcleo familiar de ocho personas,  reclaman un lugar donde puedan vivir tranquilos, ya que no quieren seguir deambulando más por las calles de San Miguel del Padrón. El 31 de mayo fueron desalojados violentamente por la Dirección de Vivienda, el Poder Popular, el PCC; y la PNR, del municipio, y  trasladados para un albergue en Cambute.

En Palma Soriano, a los opositores Yuleysis Garcés Pérez, y Rolando Brim amenazan con quitarle la patria potestad de su hijo Yacel David Reyes Garcés, de 13 años de edad, quien  ha sido hostigado en la escuela por la directora, y la  maestra guía.

De las mujeres que el pasado año izaron una sábana blanca escrita con frases antigubernamentales, en el monte de las banderas, se encuentran en prisión Sonia Garro  y Niurka Luque.

El derecho a un juicio justo, con garantías judiciales y  presunción de inocencia,  en Cuba no existe.

En Cuba hay aproximadamente  200 cárceles, y  aproximadamente 70 mil reclusos de ambos sexos, que extinguen sanciones en condiciones  infrahumanas. Muchos de ellos son sometidos a  torturas físicas y sicológicas. Muchos se auto agreden y hasta llegan al suicidio por desesperación. En las cárceles son constantes los acosos, maltratos y torturas contra los homosexuales. Las condiciones de reclusión son pésimas también para   los presos enfermos del VIH-SIDA. En los campamentos de  trabajo forzoso,  los reos que trabajan no son bien pagados.

Los reclusos que se atreven a denunciar a la prensa independiente la  situación en las cárceles sufren la represalia de las autoridades. 

El recluso Julio Ortiz Argudin fue trasladado para la prisión de Ariza, Cienfuegos, por denunciar la corrupción en el Combinado del Este.

Lázaro Pie Pérez ya cumplió su sanción, pero las autoridades no le han dado la libertad, por informar acerca de la corrupción en el Combinado del Este y los campamentos de trabajo forzado a donde ha sido traslado por la Seguridad del Estado.

Al hijo de la periodista independiente exiliada Adela Soto, Raúl Rodríguez Soto, con varias enfermedades crónicas,  la han negado la licencia extrapenal.

Yasser Rivero Boni, quien es hijo de una dama de blanco,  ha sufrido golpizas  por informar las condiciones infrahumanas en el Combinado del Este.

El recluso Carlos Alberto Pérez Ávila, ciudadano norteamericano,  se encuentra en prisión desde el año 2007, por un supuesto delito de asesinato, por el que fue  condenado a treinta años de privación libertad.  Su sentencia fue anulada por el vice fiscal general  de la república, pero aún sigue en prisión.

John Alexander Serrano Rincón, ciudadano colombiano, de 31 años de edad. Casado, con dos hijos. Cuando vino a pasar sus vacaciones en Cuba, fue detenido el 2 de enero y conducido al Departamento Técnico de Investigaciones (100 y Aldabó), donde le fueron violados los derechos como detenido, y se le obligó a firmar bajo coacción psicológica una confesión de hechos que no son ciertos. Lo amenazaron con  destruir su familia y le advirtieron que iba a “podrirse en la cárcel” con más de treinta años de prisión si no aceptaba confesar que era el jefe de una banda internacional de traficantes de drogas, cuando él en  no es más que un ciudadano  común, de clase media, sin problemas judiciales de ningún tipo ni antecedentes penales.

El recluso indio Dalvinder Singh Jagpal se encuentra recluido, en la prisión de régimen especial de Agüica, en Matanzas. Lo enviaron por dos años a  la celda de castigo que llaman “la polaca”, bajo torturas físicas y sicológicas. Lleva dos años reclamando su inocencia, del supuesto delito de corrupción de menores que le achacaron sin tener pruebas, por “convicción”.

Juana Verena González Monzón, de 79 años, y Osoria Gómez Soto, de 74 años,  dos ancianas sancionadas a privación de libertad por delitos diferentes, también han sido represaliadas.

En la prisión de régimen especial  Kilo 7, en la provincia de Camagüey, el recluso Jorge Alberto Liriano Linares, fue trasladado por medidas de seguridad para una celda solitaria. Por informar a la prensa independiente las autoridades de la prisión han amenazado con procesarlo  por delito de espionaje, y suspenderle el régimen de menor severidad.

El reo Eduardo Prats Gómez, quien extinguía sanción en la prisión de mayor rigor del Combinado del Este, fue trasladado para la prisión  Kilo 5 y medio, en la provincia de, Pinar del Rio, por represalia de las autoridades por pedir  a la prensa independiente  que lo auxiliara con la situación de su mamá, Osoria Gómez Soto, que fue condenada por intentar pasar a la prisión los medicamentos que su hijo necesitaba.

Los presos políticos David Piloto Barceló y Luis Enrique Labrador Díaz están en prisión por lanzar boletas antigubernamentales. Piloto es enfermo crónico de tuberculosis, y Labrador Díaz padece una severa enfermedad de los riñones.

No dejemos de mencionar los 50 presos políticos que se encuentran en las cárceles  cubanas, constantemente sometidos a represalias.  Menciono solo a algunos presos que han sido castigados por denunciar las infrahumanas condiciones de vida a que son sometidos.

Puedo citar muchos casos más de venganza, salvajismo y procedimientos violentos.   

dania@cubadentro.com

Brahms : Violin Concerto in D major op.77

Visual 84

Tumblr.


























Una opinión de 1874 sobre gestión, conservación y mantenimiento de carreteras

Geodiciendo.



Que las labores de conservación y mantenimiento de carreteras no se valoran en su justa medida no es nuevo, que las decisiones de las Administraciones locales son discutibles, tampoco.

Buscando información sobre el ingeniero Rafael Yagüe para el post de la restauración de la cantera del castillo de Dénia me encontré con este escrito suyo, titulado “El abandono de las carreteras construidas por el estado“, publicado en la Revista de Obras Públicasen septiembre de 1874, una época en la que, pese a haber sólo 2.600 km de carreteras y un número de vehículos muy inferior al actual, ya se discutía el tema del peaje.
“[...] La forma única y universalmente admitida para la explotación de carreteras es el sistema de portazgos [peajes], y sabido es que, cualquiera que sea la tarifa de los derechos que en ellos se cobran, su producto no es nunca bastante, salvo casos excepcionales, ni aún para sufragar los gastos de conservación. Y la razón es obvia: desde el momento en que se establece una tarifa elevada, los vehículos ordinarios que transitan por las carreteras, abandonan éstas, aún arrostrando los inconvenientes de la mala viabilidad de los caminos naturales; y cuando esto no les es posible, puede asegurarse que inmediatamente empieza el fraude bajo múltiples y hasta inverosímiles formas, produciendo la consiguiente baja en la recaudación. Para evitar esto no hay otro medio que mantener las tarifas en límites prudentes, en cuyo caso puede alguna vez llegarse a sufragar con la recaudación los gastos de conservación de la carretera, pero nunca o casi nunca los de construcción.
[...] las carreteras, por su misma naturaleza, no pueden constituir nunca una especulación industrial, y, por consiguiente, el entregar su gestión a la iniciativa privada no puede pasar jamás de un precepto ilusorio de la ley.
[...] suponiendo dotadas a las corporaciones provinciales de la ilustración y elevación de miras de que por desgracia carecen por punto general, no habría ningún inconveniente en entregarles, casi en absoluto, esta gestión; pero precisamente esa falta e ilustración produce el que se sobrepongan en ellas a los buenos principios económicos las rivalidades de localidad que hacen estéril, en la mayor parte de los casos, la inteligente iniciativa de que algunas de ellas han dado muestra en ocasiones.
[...] La carretera o camino ordinario requiere para su conservación un gasto continuo e importante, y precisamente la necesidad y utilidad de este gasto es una de las cosas que con más dificultad se acepta y comprende por aquellas personas que carecen en absoluto de los conocimientos necesarios para apreciar las condiciones técnicas de esta clase de vías. Y no es de extrañar que las corporaciones locales caigan en este defecto, puesto que muchas veces, por desgracia, hasta la Administración central parece olvidarse de la capital importancia que tiene esta conservación constante.
No hay que olvidar, por otro lado, que el carácter temporal que lleva consigo el desempeño de los cargos populares contribuye también a este mismo resultado, puesto que la tendencia natural de los que con ellos se hallan investidos es más bien dejar testimonio perenne de su paso por la Administración local, que consumir los recursos disponibles en conservar lo que sus antecesores hayan construido.”
Se podría decir que el autor exageraba pero, por si acaso, ya avisaba desde el principio:
“Y no se crea que hemos exagerado las sombrías tintas del cuadro. De todos estos datos tenemos numerosas noticias y abundantes hechos, que no publicamos, desde luego, porque a fuer de españoles nos duele en el alma que tan al descubierto se presenten, más que la ignorancia y el atraso de nuestro pueblo, la imprevisión y falta de criterio con que se llevan a la práctica de la administración las más absurdas teorías y los principios menos aceptables.”
Ha llovido mucho desde septiembre de 1874. Ha llovido mucho, se ha construido mucho y se ha investigado mucho, pero en lo importante seguimos igual, minimizando costes a base de hipotecar conservación y mantenimiento… y así nos va.

El artículo completo está aquí:

Al visitante con ganas de seguir leyendo le recomiendo este post de Ingeniería en la Red sobre el ahorro de los firmes rígidos sobre los flexibles (eterna discusión), la lectura de la reflexiva carta electoral de Manuel Melis Maynar (con algunos comentarios interesantes sobre el tema) y este otro post de “Diario de un chancletero” sobre la (falta de) ética y coherencia de ciertos estudios…

¿Carreteras…? ¡¡ Dónde vamos no necesitamos carreteras !!
Doc Brown en Regreso al Futuro

La batalla en Egipto será de diez años

Jordi Pérez Colomé.



Egipto se ha quedado sin Parlamento. El Tribunal Constitucional ha decidido que la ley electoral que rigió las elecciones es inconstitucional. Los diputados se eligieron en dos grupos: dos tercios por partidos y un tercio como candidatos independientes. Los miembros de partidos podían participar en las dos, pero los independientes no. No tenían por tanto los mismos derechos y por eso es inconstitucional. La pregunta es por qué la Junta Militar no hizo que el Constitucional dictaminara sobre la ley antes de las elecciones, y no ahora.

El Tribunal debía decidir también si era constitucional una ley que prohibía a miembros del antiguo régimen participar en el nuevo sistema. Falló que no lo era. Ahmed Shafiq, ex primer ministro de Mubarak, podrá por tanto presentarse en las elecciones del sábado.

El panorama queda así. Este fin de semana habrá elecciones entre Shafiq y Mohamed Morsi, de los Hermanos Musulmanes. La Junta Militar asume los poderes legislativos del Parlamento y nombrará una Asamblea Constitucional que redacte la nueva Constitución. El Parlamento había hecho ya dos intentos. Las dos veces se retiraron partidos seculares en protesta por el afán de los Hermanos Musulmanes de mantener su peso electoral mayoritario en la asamblea. Ahora los Hermanos se han quedado sin Parlamento y sin Constitución.

El nuevo presidente de Egipto jurará el cargo ante los militares, a falta de Parlamento. No tendrá Constitución y por tanto sus poderes no estarán definidos. La situación se parece bastante a lo que había antes de la revolución: los militares mandan sin oposición. La transición vuelve a empezar. La revolución se ha diluido.

Aunque no se puede borrar. Primero hay que ver qué ocurre con las presidenciales. Si gana Shafiq, el dominio del antiguo régimen es total. Aquí en Cairo muchos están convencidos de que ganará Shafiq: “Si los militares han hecho todo esto, no permitirán que pierda ahora”, me ha dicho un joven metido en política. En Egipto no hace falta, por lo que diven, hacer pucherazos evidentes. Con dinero se ganan elecciones. Aquílo reconoce el mismo Morsi. En los carteles electorales ya se ve que Shafiq ha invertido más. Este es de Morsi:

20120615-015929 a.m..jpg