Héroes, 4 de mayo: Julio Segarra Blanco, Pedro Barquero González y María Dolores Ledo García

Fuente: Libertad Digital.

El 4 de mayo de 1983 la banda terrorista ETA intentó secuestrar al teniente de la Policía Nacional JULIO SEGARRA BLANCO con el objetivo de canjearlo por presos de la banda. Para ello robaron un coche a punta de pistola y se introdujeron en el interior de un garaje situado en la plaza del Carmelo del barrio de Santuchu en Bilbao. Ahí sorprendieron los terroristas al policía, que bajó en torno a las 8:00 horas a recoger su automóvil para trasladarse al cuartel de Basauri. Lo ataron de pies y manos con alambres y lo amordazaron con esparadrapo.
Cuando estaban a punto de meterlo en el maletero de un vehículo, entraron en el garaje PEDRO BARQUERO GONZÁLEZ, cabo de la Policía Nacional, y su mujer, MARÍA DOLORES LEDO GARCÍA, embarazada de casi siete meses. Pedro sacó su arma, pero los terroristas se adelantaron y dispararon contra el policía y su mujer. A continuación, hicieron lo mismo con Julio, que estaba atado y amordazado. El triple asesinato se produjo cuatro días antes de las elecciones municipales.
Julio y Pedro, destinados en el acuartelamiento de Basauri, solían ir juntos a trabajar en el coche del primero. Aquel día Pedro libraba y tenía previsto acompañar a su mujer, en avanzado estado de gestación, al ginecólogo.
Dentro del garaje la escena era terrorífica. Julio Segarra muerto, amordazado y atado de pies y manos, y a unos cinco metros, en medio de sendos charcos de sangre, los cuerpos sin vida de Pedro Barquero y María Dolores Ledo. El cabo sostenía en la mano derecha su pistola reglamentaria, mientras ella yacía a su lado con un brazo recogido hacia el regazo y el otro extendido. En el lugar de los hechos se encontraron cinco casquillos 9 milímetros parabellum SF y cuatro de la marca Santa Bárbara.
La madre de María Dolores fue el primer familiar en llegar al lugar. Vivía con su marido, obrero de la empresa siderúrgica Echevarría, en el barrio de Arabella.
El triple asesinato provocó una fuerte conmoción en la sociedad vasca y en toda la clase política, que lo condenó unánimemente, con la excepción de Herri Batasuna. Felipe González, que se encontraba en la República Federal de Alemania, declaró que el atentado suponía "un incremento de la crueldad y la propia degeneración humana". Varios partidos suspendieron sus mítines de campaña en señal de duelo, y pararon muchos colegios públicos de EGB de Bilbao. El lehendakari, Carlos Garaikoetxea, señaló que el asesinato supone el contrapunto dramático de los momentos alegres que vive el pueblo vasco tras el triunfo del Athletic. "Esperemos que esto termine algún día. No se dan cuenta del espanto que significa para unas familias, esposas e hijos lo que está sucediendo". El delegado del Gobierno, Ramón Jáuregui, afirmó que los autores del atentado están llevando al País Vasco a la ruina e hizo un llamamiento al pueblo vasco para que condenasen los hechos y colaborasen con las Fuerzas de Seguridad del Estado en la detención de los terroristas. El PSOE señaló en un comunicado que se trata de una obra "inhumana y bestial del fanatismo e irracionalidad de los asesinos", mientras que Alianza Popular solicitó al Gobierno que "tomase las medidas necesarias para cortar esta plaga criminal y para cegar las fuentes que la nutren". Un portavoz de Euskadiko Ezkerra señaló que "mientras la mayoría nos empeñamos en construir Euskadi ladrillo a ladrillo, algunos se han empeñado en destruirlo a ladrillazos".
Por este atentado fueron condenados en 1995 Enrique Letona Viteri, alias Masillas, y José Félix Zabarte Jainaga, alias Juan Luis, a sendas penas de 29 años como autores de un delito de atentado con resultado de muerte, a 29 años por un delito de asesinato, en concurso ideal con uno de aborto, y a 17 años por un delito de homicidio.
El 8 de abril de 2011 se ha celebrado un nuevo juicio por este atentado. En el banquillo se han sentado Juan Manuel Inciarte Gallardo, alias Jeremías, y Félix Ignacio Esparza Luri, alias Iñaki, para quienes el fiscal pide 101 años de cárcel por el asesinato de Julio, Pedro y María Dolores.
Inciarte Gallardo ha negado su participación en los hechos, alegando encontrarse en esos momentos trabajando en un mercado de Managua (Nicaragua) de donde sólo regresó a mediados de los 80 cuando su madre enfermó. Esparza Luri ha asegurado ante el juez que puede acreditar documentalmente dónde estaba, porque registró en esas fechas la petición de "asilo político" en el País Vasco francés por "la fuerte represión policial y las torturas cometidas" en España.
En la vista han declarado dos policías que han contado cómo el ya condenado Letona Viteri se enfrentó al "dilema moral" de haber asesinado a una mujer a punto de dar a luz. Los testigos han relatado que, según contó Letona en el interrogatorio, tras los crímenes se desató "una fuerte discusión" entre él y Esparza Luri. Letona se había mostrado dispuesto a "cumplir, y pegar un tiro en la nuca al teniente", pero "no encontraba ningún sentido a matar a una mujer en muy avanzado estado de gestación, que además no suponía ningún peligro" para Esparza Luri. Después de la "ejecución" de Maria Dolores Ledo, que el etarra calificó de "salvajada", Letona admitió que había abandonado las filas terroristas. El representante del Ministerio Público ha pedido a la Sala que valore este testimonio que da cuenta de cómo Esparza Luri "remata de forma absolutamente innecesaria y gratuita" a la mujer embarazada. En su declaración el 8 de abril, sin embargo, Letona Viteri negó la participación de Inciarte Gallardo y Esparza Luri en el atentado.
En la vista también ha declarado un testigo de los hechos. Según ha explicado, aquel día entró en el garaje de la plaza del Carmelo de Bilbao donde aparcaba su coche. El testigo protegido notó "una cierta oscuridad que no era la de todos los días" y escuchó lo que le pareció "un sollozo, un lamento". Al girarse, pudo ver al cabo de la Policía Nacional Pedro Barquero González y a su esposa, María Dolores Ledo García. Ya en el coche, dio marcha atrás y enseguida reconoció los "destellos" de varios tiros. Pudo observar por el espejo retrovisor a uno de los pistoleros empuñando un arma y disparando a "una distancia corta" a los cuerpos del cabo y de su mujer. Según ha explicado, uno de los asesinos estaba agachado y "estaba rematando" a las víctimas. "Me puse a cien, salí temblando de allí", indicó el testigo, que añadió que cuando salió del turismo uno de los terroristas le enseñó una placa de Policía.
El 4 de mayo de 2011, el mismo día que se produjo el asesinato de Julio, Pedro y María Dolores, pero veintiocho años después, la Audiencia Nacional condenó a 85 años de prisión a Esparza Luri por el triple asesinato. Juan Manuel Inciarte Gallardo fue absuelto del asesinato de uno de los agentes y del de María Dolores, por lo que sólo ha sido condenado a 39 años de prisión.
Julio Segarra Blanco era de Cabanillas del Campo (Guadalajara) y tenía 50 años. Estaba casado con la bilbaína María Nieves Echevarría y era padre de tres hijos: los dos mayores de 14 y 13 años, y el pequeño que había nacido una semana antes. Llevaba en Bilbao desde 1966. En el momento de su asesinato estaba destinado en la Segunda Compañía Móvil del acuartelamiento de Basauri.

Pedro Barquero González tenía 30 años. Era de Alcalá del Valle (Cádiz). Se había casado hacía siete meses con María Dolores Ledo García, de 25 años y natural de Baracaldo, que impartía clases a alumnos de tercero de EGB en el colegio Zumalacárregui del barrio de Arabella.
María Dolores Ledo era la cuarta mujer asesinada por el hecho de encontrarse en compañía de policías y guardias civiles, o personas confundidas con policías por la banda terrorista. El 6 de enero de 1979Hortensia González Ruiz, de 20 años, era asesinada en Beasain cuando viajaba en un automóvil en compañía de su novio, el guardia civil Antonio Ramírez Gallardo, que también resultó muerto. El 22 de marzo de 1982, la banda terrorista ametrallaba brutalmente a un grupo de policías en el Rancho Chileno de Sestao. Con ellos estaba Cristina Mónica Illarmendi Ricci, que también resultó muerta. El 12 de febrero de 1983,Patricia Llanillo Borbolla, esposa del detective privado José Luis Alonso Álvarez, era asesinada en Tolosa cuando hacía compañía a su marido dentro de un coche. Patricia, igual que María Dolores, estaba embarazada.

Introspectiva



Detalles
Pintando
Introspectiva

oleo sobre lino

140 x 180 cm

Berta Soler y José Daniel Ferrer en SATS




Una conversación con los activistas sociales Berta Soler coordinadora de las Damas de Blanco y José Daniel Ferrer quien dirige la Unión Patriótica Cubana.

Pésima situación de los CIE catalanes

Partido de la libertad individual (P-Lib).



Eduardo Martínez NarváezHace pocos días se conoció el informe “Centros de Internamiento de Extranjeros en España: régimen vigente y propuestas de futuro” elaborado por la Comisión Jurídica del Consejo General de la Abogacía española (CGAE),  donde se denuncia la crítica situación existente en lo referido a la garantía de derechos humanos, que presentan los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE) localizados en España.
Según los últimos datos oficiales disponibles sobre estos establecimientos de detención, que datan del año 2009, casi 17.000 personas fueron recluidas en los mismos como paso previo – según lo establecido en la legislación – para su expulsión de territorio español, por encontrarse en situación irregular desde el punto de vista administrativo. De esas personas, casi la mitad no resultó expulsada finalmente y fueron puestas en libertad después de pasar varios meses encarcelados. Es decir, a pesar de no haber cometido ningún delito, ya que no poseer permiso de residencia es una infracción administrativa, fueron privados de su libertad en condiciones de indefensión jurídica. Mientras se encuentran dentro de dichos recintos, los extranjeros no gozan de tutela judicial ni derecho a visitas, entre otras intolerables vulneraciones de sus derechos básicos.
“Este informe viene a confirmar el limbo legal en que se encuentran los extranjeros internos en estos centros, los cuales funcionan bajo un régimen imposible de justificar dentro de un sistema democrático y respetuoso de la dignidad humana” expresó Eduardo Martínez Narváez, Coordinador General del P-LIB en Cataluña.  “Hace pocos meses un ciudadano de origen guineano, falleció en el CIE de Barcelona, en circunstancias que no han podido ser esclarecidas, debido a las trabas e impedimentos que el Ministerio de Interior pone a organizaciones de ayuda humanitaria, abogados, familiares de los internos e incluso al Defensor del Pueblo de Cataluña” continuó Martínez.
El informe del CGAE recoge también la necesidad de que los procedimientos de expulsión estén sometidos a un riguroso control judicial, dado que según la actual regulación no existen cauces a través de los cuales, se puedan denunciar por parte de los internos las posibles violaciones de sus derechos.
Para concluir, el Coordinador del P-LIB catalán declaró: “Es vergonzoso que esto ocurra en un país donde teóricamente rige un Estado de Derecho. Exigimos la inmediata supresión de los CIE, o como mínimo que se apruebe por la vía de urgencia un reglamento de funcionamiento de los mismos, que garantice la plena vigencia de los derechos individuales en estos recintos”.

Armas de persuasión masiva

Manuel Conthe.



En Retórica y Ritual en la Guerra del Pacífico (2010), la historiadora peruana Carmen McEvoy califica como “armas de persuasión masiva” los encendidos discursos de los clérigos y oradores chilenos durante la “Guerra del Pacífico” (1879-1883).
La guerra se produjo cuando, tras la ocupación por el gobierno boliviano de la Compañía de Salitres de Antofagasta –que exportaba desde ese puerto boliviano el salitre y guano del desierto de Atacama–, Chile respondió con la ocupación naval de la costa boliviana y más tarde, desvelado el Tratado de defensa entre Bolivia y Perú, con la toma de Lima. A pesar del móvil económico de la guerra, los oradores chilenos lograron popularizarla como una “guerra santa” llevada a cabo por un “pueblo elegido por Dios” para civilizar y castigar a “dos repúblicas pecadoras”, e hicieron de la victoria chilena un hito en la formación de la identidad nacional.
Las ficciones en política
Otro ilustre peruano, Mario Vargas Llosa, describió también la influencia de los mitos y ficciones en un episodio político más reciente. En El Pez en el Agua (1993) describe así uno de los motivos de su fracasada campaña en 1990 como candidato a la presidencia de Perú: “Desde muy joven he vivido fascinado con la ficción, porque mi vocación me ha hecho muy sensible a ese fenómeno. Y hace tiempo que he ido advirtiendo cómo el reino de la ficción desborda largamente la literatura, el cine y las artes, géneros en los que se la cree confinada. La ficción aparece por doquier, despunta en la religión y en la ciencia y en las actividades más aparentemente vacunadas contra ella. La política, sobre todo en países donde la ignorancia y las pasiones juegan un papel tan importante como el Perú, es uno de esos campos abonados para que lo ficticio, lo imaginario, echen raíces”. A la malintencionada distorsión por el Gobierno del primer Alan García de sus propuestas sobre racionalización de la Administración peruana y liberalización del mercado de trabajo atribuye, en gran medida, su fracaso en las urnas: “La ficción derrotó a la realidad”.
Como señala el escritor peruano, las imágenes sociales, la retórica y las creencias que arraigan entre los ciudadanos pueden tanto hacer descarrilar propuestas sensatas como dar aliento a reformas profundas.
Hoy, Primero de Mayo, la retórica que impregnará las soflamas de los líderes sindicales y políticos de izquierda se asemejará bastante, como ocurrió el domingo, a las que describe Vargas Llosa en contra de las reformas del mercado de trabajo que propugnó: “Expliqué en visitas a fábricas que una trabajador eficiente es alguien muy valioso como para que las empresas se desprendan de él y que nuestras reformas no afectarían derechos ya adquiridos, sólo a esos millones de peruanos sin empleo a quienes teníamos la obligación de ayudar. Que los trabajadores enajenados por la prédica populista se mostraran hostiles, porque no entendían estas reformas, o porque las entendían y las temían, lo comprendo. Pero que el grueso de los desocupados votaran masivamente contra estos cambios dice mucho sobre el formidable peso muerto de la cultura populista, que lleva a los más discriminados a votar a favor del sistema que los mantiene en esa condición”.
La influencia social y política de los mitos, “historias” o “narrativas” es tal que el reformista prudente debe no sólo impulsar medidas sensatas, sino ser también capaz de explicarlas mediante mensajes sencillos que, sinceros, susciten la adhesión emocional o, al menos, la comprensión de una amplia mayoría de ciudadanos.
A mi juicio, ni el presidente Rajoy ni el PP han encontrado hasta ahora un relato convincente que sirva de contrapunto a la perniciosa marea populista y antiliberal que, tradicional en los sindicatos y en los partidos de izquierdas, viene siendo también alentada por el PSOE en la oposición y por su medio afín, el grupo Prisa. Rajoy estuvo poco acertado el pasado domingo cuando, lejos de adoptar un tono constructivo y paciente, se mostró reacio a reconocer las reformas parciales impulsadas por el Gobierno Zapatero desde que en mayo de 2010 recobró la cordura, e insistió en que “en muchas ocasiones hay que hacer exactamente lo contrario de los que [los socialistas] hicieron”.
La ímproba tarea que tenemos por delante en España es lograr impulsar su crecimiento al tiempo que seguimos ajustando los déficits estructurales gemelos en las cuentas públicas y la balanza de pagos. Esa ‘epopeya’ exigirá un crecimiento sostenido de las exportaciones y una mayor orientación de la demanda interna hacia una producción nacional más competitiva. Por eso, tenemos un legítimo interés en que la Unión Europea en su conjunto, y nuestros grandes países acreedores –como Alemania u Holanda– adopten medidas que, al impulsar su crecimiento y la demanda global, estimulen nuestro potencial de crecimiento.
Carece de sentido, por ejemplo, que Holanda, un país con un enorme superávit de balanza de pagos, adopte medidas adicionales de austeridad. Los que tenemos que seguir ajustando nuestros desequilibrios somos los países deudores, no nuestros acreedores europeos. La futura elevación del IVA y la reducción de las cotizaciones sociales entrañará una “devaluación fiscal” que favorecerá ese proceso.
Los héroes de la gigantesca epopeya que nos aguarda deben ser los empresarios e innovadores que, con tenacidad y la colaboración de sus profesionales y trabajadores, logren aumentar su presencia en mercados extranjeros, mantener la actividad de sus empresas, aumentar el empleo y pagar impuestos. Tenemos ya muchos, pero no son suficientes y apenas son conocidos por la opinión pública.
Debemos encontrar con urgencia un relato socialmente persuasivo que sustituya la retórica populista del “no a los recortes de derechos sociales” y de la “defensa del Estado del Bienestar” por el culto al espíritu de empresa, a la innovación y a la internacionalización. Un registrador de la propiedad da bien el perfil de “político aburrido” que ayer, en el Financial Times, Wolfgang Münchau consideraba ideal para un reformista. Pero precisará del concurso de genuinos emprendedores cuyo ejemplo y retórica persuada a las masas de que la prosperidad de nuestras empresas es el principal camino para superar la crisis.

Mecánica del suelo y cimentaciones

UNED. E.T.S. Ingenieros Industriales.


Incluyo este material en mi recopilación de documentación sobre Estructuras.


Objetivo:

La asignatura constituye una introducción a la geotecnia con un enfoque práctico. Cumple así un doble objetivo: por un lado sirve como primer contacto e introducción a la ingeniería geotécnica, que permitirá al alumno profundizar en el estudio de aspectos más complejos; por otro lado los conocimientos adquiridos en este curso son suficientes para el diseño de cimentaciones sencillas.
Se desarrollan en detalle los dos temas más prácticos implicados en los aspectos geotécnicos del diseño de estructuras en contacto con el terreno: el cálculo de empujes sobre elementos estructurales y el diseño de cimentaciones superficiales y profundas. Se incluye también un primer tema con un planteamiento más teórico que sirve para sentar los conceptos esenciales del comportamiento mecánico de suelos y rocas sobre los que se cimenta todo el desarrollo posterior.





Mecánica del suelo y cimentaciones (Anejo)Modelos de referencia para el cálculo de cimentaciones y elementos de contención.
Mecánica del suelo y cimentaciones (I). Caracterización de los suelos.

Mecánica del suelo y cimentaciones (II). Elementos de contención.

Mecánica del suelo y cimentaciones (III). Estabilidad de taludes.

Mecánica del suelo y cimentaciones (IV). Cimentaciones directas.

Mecánica del suelo y cimentaciones (V). Cimentaciones profundas.

Visual 59

Más imágenes en Tumblr.