Informe Mensual de Violaciones de los Derechos Humanos - Abril 2012


Centro de Información Hablemos Press
Santa Marta 394, Apto 3 alto, e/t Franco y Subirana, municipio Centro Habana, La Habana.
Teléfono: 879 93 31.
Contacto: robersm2007@gmail.com 
Nuestro sitio Web: www.cihpress.com


La Habana, Cuba.

Informe de Abril del 2012.

Arrestos por motivos políticos registrados por CIHPRESS en 2010/1499
 Arrestos por motivos políticos registrados por CIHPRESS en 2011/3835
Mes
Cantidad de arrestos por meses
Acumulado Total
Enero/2012
428
Febrero               387
815
Marzo
760
1575
Abril
340
1915


El Centro de Información Hablemos Press documentó en Abril 340 arrestos por motivos políticos contra el movimiento opositor.



La mayoría de las detenciones fueron realizadas cuando los opositores trataban de llevar a cabo protestas pacíficas para exigir a las autoridades la libertad de José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), detenido el 2 de abril.

Del total de detenidos, 97 resultaron ser mujeres del Movimiento Damas de Blanco, arrestadas al salir de sus casas o secuestradas en la vía pública cuando iban camino a las iglesias católicas donde oran por la salud de los prisioneros políticos para luego realizar sus acostumbradas marchas pacíficas.

Las acciones de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) -órganos encargados de velar por la seguridad del ciudadano- continúan al servicio de la policía política, que es el órgano designado para realizar las detenciones y secuestros en la vía pública, acciones para las cuales se sirven de los agentes de la PNR, que sin previa citación oficial y bajo la amenaza de ser multados los obligan a personarse en las unidades policiales, donde con frecuencia los dejan detenidos por horas o días con el propósito de impedir la asistencia de los activistas a eventos o actos sociales convocados por organizaciones civiles y políticas contestatarias.

Al cierre de este informe sobre los opositores arrestados en Abril permanecían detenidos Bismarck Mustelier Galán, Dani López de Moya, Avismael González González, Vladimir Calderón Frías y Mario Alberto Hernández Leiva, así como los periodistas independientes Julio Beltrán Iglesias y Carlos Ríos Otero.

Dos de estos opositores, arrestados en Abril, fueron condenados: Dani López de Moya, miembro de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), detenido el 18 y enjuiciado el día 20 en un juicio sumario y condenado a un año y seis meses de prisión por supuestos delitos de Desacato y Resistencia, y Avismael González González, activista del Partido Pro Derechos Humanos de Cuba, detenido el 26 de abril en Pinar del Río y condenado a un año y seis meses de prisión el día 30, acusado por un supuesto delito de Peligrosidad Social Pre Delictiva.

Continúan detenidos desde marzo, sin cargos formales, los activistas Sonia Garro Alfonso, Niurka Luque Álvarez, Ramón Alejandro Muñoz González, Eugenio Hernández Hernández, Ernesto Paula Pérez, Niorvis Rivera Guerra y Rogelio Tavío López, la mayoría acusados por delitos de Desorden Público, Desobediencia, Desacato, Resistencia y Peligrosidad Social Pre Delictiva, siendo esto los delitos que con mayor frecuencia utiliza la Seguridad del Estado para sancionar a las personas que son detenidas por su activismo político. 
Casos de arrestos documentados en Abril por CIHPRESS:



Leer listado completo en CIHPRESS.


Descargar información en formato WORD.

Víctimas, 3 de mayo: Antonio de Frutos Sualdea, Ángel Rodríguez Sánchez y José Manuel García Fernández

Libertad Digital.


A las nueve y media de la mañana del lunes 3 de mayo de 1976 el cabo primero de la Guardia Civil ANTONIO DE FRUTOS SUALDEA fallecía en Legazpia (Guipúzcoa) como consecuencia de las heridas provocadas por la explosión de un artefacto que alcanzó de lleno al vehículo en el que viajaba.
La ejecución del atentado incluyó la utilización, por parte de la banda terrorista, de una ikurriña como cebo. A primera hora de la mañana de ese día, un sargento y tres números de la Benemérita se dirigieron en un Seat de color azul hacia el embalse de Urtatxa, situado a unos dos kilómetros de Legazpia, en cuyo muro de contención, hacia la mitad del mismo, habían colocado una ikurriña. La bandera, de un metro ochenta centímetros, se encontraba atada a un mástil, y junto a ella había un paquete que se pensó que podría tratarse de un artefacto explosivo.
Una vez realizado el reconocimiento oportuno, cuatro miembros de la Guardia Civil se dirigieron en el coche hasta el cuartel de Legazpia donde informaron del hecho a sus superiores. En el mismo vehículo volvieron al embalse el cabo primero de la Guardia Civil Antonio de Frutos y otros dos guardias civiles. Mientras estaban en el embalse, informaron a Antonio de que sobre las cinco de la madrugada un artefacto había destruido el coche de Antonio Triguero, gerente de un establecimiento hotelero.
Antonio ordenó a los dos guardias que permanecieran junto a la ikurriña para evitar que se acercara alguna persona a la misma y resultara herida por la bomba que estaba adosada a la misma, mientras él iba al cuartel para informar de la otra explosión. Llevaba apenas recorridos unos doscientos metros desde el lugar donde estaba situada la bandera, cuando su coche fue alcanzado de lleno por otro artefacto explosivo. El vehículo quedó completamente destrozado y Antonio falleció en el acto. Su cuerpo fue catapultado a más de diez metros del lugar de la explosión. "No me dejaron ver el cadáver. Me dijeron que estaba destrozado", contó su viuda a El País.
El lugar donde ocurrió la explosión era un camino en pendiente, que estaba sin asfaltar, por donde sólo podía pasar un vehículo. La bomba, compuesta por Goma-2, estaba colocada en un lateral del camino, a un metro de altura, y fue accionada desde un lugar próximo.
En la investigación posterior se halló un cable que llegaba hasta las proximidades de un caserío abandonado, situado a unos cien metros del lugar de la explosión, donde, muy posiblemente, fue conectado el artefacto por medio de un detonador de pilas. El paquete que se encontraba junto a la bandera fue explosionado poco después de forma controlada por la propia Guardia Civil.
Nada más producirse el atentado terrorista comenzó un gran despliegue de fuerzas por el monte para intentar detener a los autores, búsqueda que se reforzó con un helicóptero y con fuertes controles de carretera.
El 4 de mayo se instaló la capilla ardiente en el cuartel de la Guardia Civil de Legazpia y a las once de la mañana del miércoles 5 de mayo se celebró un funeral en Nuestra Señora de la Asunción de Legazpia, donde al final de la misma le fueron impuestas a Antonio las medallas del mérito policial y militar. Posteriormente su féretro fue trasladado a su localidad natal.
Antonio de Frutos Sualdea tenía 44 años. Era de Valtiendas (Segovia), estaba casado con María Martín Peña, y tenía tres hijas: María Jesús, Teresa y Antonia (Toñi), de doce, diez y siete años de edad respectivamente. Había ingresado en la Guardia Civil en 1963. Tras pasar por diversos destinos, en 1971 fue ascendido a cabo primero y destinado a Legazpia.
Su mujer y sus hijas se fueron a vivir a Madrid ocho días después del asesinato. Era algo que el matrimonio ya tenía pensado, pues Antonio había empezado a tener pánico desde que, en diciembre de 1975, los etarras pusieron una bomba en la garita del puesto del cuartel de Legazpia, bomba que pudo ser desactivada.
Con motivo del 25 aniversario del asesinato de Antonio, María declaraba a El País: "Nuestro mundo se desmoronaba. En horas, unos asesinos mandaban a mi marido bajo tierra, a mí me condenaban a la soledad, y a mis tres hijas, a un colegio de huérfanos. Ni siquiera me quedaba una pensión digna para tenerlas conmigo. Lo único que le pido a Dios es que toda esa gentuza de ETA esté en la cárcel hasta que se pudra. Porque a nosotras nos han destrozado la vida".
La vida para María y sus tres niñas fue muy dura. Durante los primeros tiempos la hija pequeña dormía abrazada a su madre: "no pegaba ojo, y cuando intentaba darme la vuelta, ella me agarraba más fuerte. Yo pensaba: ésta, pobre... qué angustia tendrá. Pensará: si se han llevado a mi padre, a mi madre no me la quitan".
La miserable pensión que le quedó a la viuda le obligó a ingresar a las niñas en el Colegio de Huérfanos de la Guardia Civil de Valdemoro, dirigido por religiosas, donde estuvieron hasta finalizar los estudios, bien entrados los ochenta. "No me quedó más remedio. Fue la decisión más dolorosa de mi vida", dice la madre. A pesar de esa decisión tan dura para ella y sus hijas, las tres definen a María como una "Madre Coraje". Se sacó el carné de conducir con 40 años y empezó a hacer jerséis para sacar algún dinero extra. Los fines de semana, sacaba a las niñas del colegio de huérfanos e intentaban hacer vida normal.
La familia nunca ha sabido quién mató a Antonio. "Ni les odio ni les perdono, porque nunca me han pedido perdón. Sólo quiero que vayan de la cárcel a la tumba".
El 3 de mayo de 1984 ETA asesinaba en Oyarzun al mecánico ÁNGEL RODRÍGUEZ SÁNCHEZ. Su cadáver fue localizado, minutos después de las cuatro de la tarde, con dos tiros en la cabeza en una pista cercana a la carretera que conduce a la localidad.
Una persona había telefoneado hacia las 10:30 horas a Ángel requiriendo los servicios de la grúa. Se identificó como viajante de comercio e indicó que requería una reparación urgente para continuar su viaje. Ángel se dirigió hacia Ventas de Irún donde supuestamente se encontraba el vehículo que tenía que remolcar y reparar. Ahí le esperaban dos terroristas que, tras encañonarle, le obligaron a desplazarse a una zona menos transitada.
La mujer de Ángel, alarmada porque su marido no llegaba a comer, alertó a la Policía Municipal a las 15:30 horas. Media hora después, una patrulla de ese cuerpo localizó el cadáver de su marido dentro de su Land Rover. Presentaba dos orificios de bala: uno en la sien izquierda, con salida por la sien derecha, y otro a la altura del cuello con la bala alojada en su interior. En el lugar se encontraron dos casquillos marca Geco. Ángel no fue asesinado sobre la marcha, sino que fue secuestrado durante unas horas y sometido a un "interrogatorio" por parte de los terroristas.
En 1986 fueron condenados por el asesinato de Ángel dos miembros del grupo Otxobi de ETA: Francisco Barrenechea Varela e Ignacio Mendiburu Iturain. Las condenas fueron a 27 años de reclusión mayor como autores materiales. Barrenechea Varela, que llegó a acumular penas por 45 años de cárcel, sólo cumplió efectivamente ocho años, pues el 9 de abril de 1992 le fue concedido el tercer grado penitenciario. Mendiburu Iturain, por su parte, fue clasificado en tercer grado el 24 de enero de 1997 por enfermedad grave, cuando sólo había cumplido trece años de prisión.
Ángel Rodríguez Sánchez, de 42 años de edad, era natural de Villafranca de Barros (Badajoz), aunque residía en Irún desde 13 años antes de ser asesinado. Propietario de un taller mecánico y de una grúa, estaba casado con Rosa y tenía tres hijos de 15, 13 y 8 años. Tras el atentado, su esposa afirmó desconocer si Ángel Rodríguez había sido amenazado por la banda terrorista. Tres días después, el 6 de mayo, ETA reivindicó el asesinato y acusaba a Ángel de estar relacionado con los GAL, a los que, según la banda terrorista, proporcionó escondite de vehículos y armas.
A las 21:40 horas del sábado 3 de mayo de 1997 un terrorista entró a cara descubierta en la Marisquería El Puerto, en Ciérvana (Vizcaya), a 20 kilómetros de Bilbao. Tras gritar "¡Al suelo!" disparó un tiro en la nuca del guardia civil JOSÉ MANUEL GARCÍA FERNÁNDEZ, que en ese momento tomaba unas tapas en compañía de su esposa en la barra del restaurante. El terrorista huyó en un coche que le esperaba fuera con el motor en marcha y conducido por otro etarra. En cuestión de segundos, ambos desaparecieron del lugar en dirección a Santurce.
En el pequeño embarcadero la noticia se fue extendiendo poco a poco entre los restaurantes cercanos al del atentado, abarrotados de gente cenando tanto en su interior como en las terrazas, lo habitual en el Puerto de Ciérvana todos los sábados por la noche. Miembros de la Guardia Civil y la Ertzaintza acordonaron la zona y establecieron controles de identificación de decenas de coches particulares que, poco a poco, fueron abandonando el lugar. 
Al día siguiente se le realizó la autopsia a José Manuel en el Instituto Anatómico Forense del Hospital de Basurto y, a media mañana, se instaló la capilla ardiente en la sede del Gobierno Civil.
Tres días después, la banda etarra estuvo a punto de provocar una masacre en la base militar de Araca, en Vitoria. Varios terroristas secuestraron al que abastecía de pan al acuartelamiento y, utilizando su vehículo, accedieron al recinto con carnés de identidad falsos. Colocaron dos bombas y una de ellas llegó a estallar. No causó víctimas mortales a pesar de que en el lugar había decenas de personas, entre ellas niños de corta edad. El aviso de colocación no llegó con la suficiente antelación como para poder evacuar correctamente el recinto.
En 2001 la Audiencia Nacional condenó a Asier Uribarri Benito y a Lander Maruri Basagoiti a 16 años de prisión como cómplices del asesinato de José Manuel García. Asier Uribarri Benito, natural de Portugalete, tenía residencia en Calanda (Teruel) y trabajaba en la central térmica de Endesa en Andorra cuando fue detenido en enero de 1998. La información que recabaron se la dieron a miembros del grupo Donosti, autores materiales del asesinato. Dos de ellos, Salvador Gaztelumendi Gil, alias Andoni, y José Miguel Bustinza Yurrebaso, alias Iván, resultaron muertos en un enfrentamiento con la Guardia Civil el 23 de septiembre de 1997. El tercer etarra que participó en el atentado estaba fugado en el momento de la celebración del juicio en 2001.
José Manuel García Fernández llevaba quince años destinado en acuartelamientos del País Vasco. En el momento de su asesinato estaba destinado en el cuartel de Sanfuentes, en Gallarta, muy cerca de Ciérvana. El cuartel albergaba a once familias de guardias civiles que estaban muy integradas en el pueblo. Un agente comentó que él mismo llevaba a su hija "a la escuela, y sus compañeros saben que soy guardia civil. Aquí no tenemos problemas. Estamos consternados". Era de San Esteban de Cuani (Asturias). Tenía 43 años y estaba casado.

Nunca Más. Un ensayo sobre el quiebre de la democracia en Chile

José Piñera.

He escrito este ensayo como una contribución a la causa de que nunca más se quiebre la democracia en Chile, para lo cual estimo imprescindible conocer las razones que la destruyeron y concordar hacia el futuro tres principios fundamentales para una convivencia cívica pacífica: a) Bajo ninguna circunstancia, con ninguna justificación, y en ninguna forma, un grupo debe propugnar, y mucho menos iniciar, la violencia como mecanismo de cambio económico, social o político bajo un régimen democrático; b) Iniciada la violencia por algún sector, ella debe ser atajada de inmediato por el gobierno de ese momento, dentro de la ley pero aplicando toda la fuerza de la ley; y c) El rechazo a los que propician y ejercen la violencia, y el apoyo al gobierno que la combate con mano firme, debe contar con el respaldo unánime y decidido de la sociedad política y de la sociedad civil.

Highlights from "Does Technology Drive the Growth of Government?"

Bryan Caplan.


Thanks to the half dozen people who sent me copies of Cowen's "Does Technology Drive the Growth of Government?"  The paper's even better than I remember.  Highlights:

The puzzle, courtesy of the great Tullock:

I start with what Gordon Tullock (1994) has called the paradox of government growth. Before the late nineteenth century, government was a very small percentage of gross domestic product in most Western countries, typically no more than five percent. In most cases this state of affairs had persisted for well over a century, often for many centuries. The twentieth century, however, saw the growth of governments, across the Western world, to forty or fifty percent of gross domestic product... I'd like to address the key  question of why limited government and free markets have so fallen out of favor.
Inadequacies of public choice theories of government growth:
Public choice analysis has generated many theories of why government grows and why that growth is inevitable. Special interest groups, voter ignorance, and the pressures of war all are cited in this context. Those theories, however, at best explain the twentieth century, rather than the historical pattern more generally. Until the late nineteenth century, governments were not growing very rapidly. The standard public choice accounts do not contain enough institutional differentiation to account for no government growth in one period and rapid government growth in another period. 
Inadequacies of ideological theories of government growth:
According to this claim, the philosophy of classical liberalism declined in the mid- to late nineteenth century. This may be attributed to the rise of socialist doctrine, internal contradictions in the classical liberal position, the rise of democracy, or perhaps the rise of a professional intellectual class. While the ideology hypothesis has merit, it is unlikely to provide a final answer to the Tullock paradox. To some extent ideology stems from broader social conditions. Ideologies changed, in part, because intellectuals perceived a benefit to promoting ideas of larger government, rather than promoting classical liberalism.
I'd add, "Is it really true that in 1890, the typical voter staunchly supported free trade and free migration and staunchly opposed redistributive regulation and taxation?"

Inadequacies of ratchet theories of government growth:
The ratchet effect becomes much stronger in the twentieth century than before. Furthermore most forms of governmental growth probably would have occurred in the absence of war. The example of Sweden is instructive. Sweden avoided both World Wars, and had a relatively mild depression in the 1930s, but has one of the largest governments, relative to the size of its economy, in the developed world. The war hypothesis also does not explain all of the chronology of observed growth. Many Western countries were well on a path towards larger government before the First World War. And the 1970s were a significant period for government growth in many nations, despite the prosperity and relative calm of the 1960s.
Inadequacies of franchise extension theories of government growth:
The hypothesis of franchise extension, however, again leaves much unexplained. First, non-democratic regimes, such as Franco's Spain, illustrate similar patterns of government growth as do the democracies. Second, much of the Western world was fully democratized by the 1920s. Most governmental growth comes well after that date, and some of it, such as Bismarck's Germany, comes well before that time. Third, and most fundamentally, white male property owners today do not favor extremely small government, though they do tend to be more economically conservative than female voters.
The last sentence is so obvious yet so ignored.

Tyler then promisingly begins by acknowledging the ultimate power of public opinion:
No matter how incomplete it may be, there clearly must be something to the voter hypothesis. That is, there must be some demand for big government. If all or most voters, circa 2009, wanted their government to be five percent of gross domestic product, some candidate would run on that platform and win. Change might prove difficult to accomplish, but we would at least observe politicians staking out that position as a rhetorical high  ground. In today's world we do not observe this. Voter preferences for intervention are therefore a necessary condition for sustained large government. Democratic government cannot grow large, and stay large, against the express wishes of a substantial majority of the population.
Next he turns to the many technological changes that pumped up demand for big government.  You can quarrel with the specifics, but his summation is excellent:
[N]o one of these technological advances serves as the cause of governmental growth. Taken as a group, however, these factors made very large government possible for the first time.

To see this, perform a very simple thought experiment. Assume that we had no cars, no trucks, no planes, no telephones, no TV or radio, and no rail network. Of course we would all be much poorer. But how large could government be? Government might take on more characteristics of a petty tyrant, but we would not expect to find the modern administrative state, commanding forty to fifty percent of gross domestic product in the developed nations, and reaching into the lives of every individual daily.
He adds:
Think also about the timing of these innovations. The lag between technology and governmental growth is not a very long one. The technologies discussed above all had slightly different rates of arrival and dissemination, but came clustered in the same general period. With the exception of the railroads and the telegraph (both coming into widespread use in the mid-nineteenth century), none predated the late nineteenth century, exactly the time when governmental growth gets underway in most parts of the West. The widespread dissemination of these technologies often comes in the 1920s and 1930s, exactly when  many Western governments grew most rapidly, leading sometimes to totalitarian extremes. The relatively short time lag suggests that strong pressures for government growth already were in place. Once significant governmental growth became technologically possible, that growth came quickly.
At first glance, Tyler has an extremely functionalist model of government growth: People always had a latent demand for big government; then technology finally made it possible to satisfy them.  But Tyler's model hardly implies that the public's latent demand for big government was wise or prudent.  If improved transportation leads to a large increase in consumption of cyanide, it hardly implies that cyanide is part of every nutritious breakfast.

I value papers that make noticeable progress on important questions.  If you share my preference, this could easily be Tyler's best paper ever.  At least so far; I still hope to see many more like it.  Read the whole thing.

Mecánica de Materiales Compuestos

Sonia Sánchez Sáez, Enrique Barbero Pozuelo y Shirley García CastilloUniversidad Carlos III de Madrid. 2011.

Objetivos: conocimientos y capacidades:

El objetivo de esta asignatura es dotar al alumno de los conocimientos básicos sobre el análisis y cálculo de elementos simples fabricados con materiales compuestos laminados, capacitándole para abordar el diseño de estructuras y componentes fabricados con materiales compuestos considerando las diferentes acciones que pueden aparecer sobre el material , así como los efectos del medio ambiente sobre el comportamiento mecánico del mismo.

Incluyo esta documentación en mi recopilación sobre Estructuras.




Teoría:


Tema 1. Introducción

  • MC-F-001. Introducción ( PDF )

Tema 2. Análisis de la lámina

  • MC-F-002. Introducción a la elasticidad anisótropa ( PDF )
  • MC-F-003. Elasticidad anisótropa aplicada a la lámina ( PDF )
  • MC-F-004. Rotura de la lámina ( PDF )


Tema 3. Determinación de las propiedades de una lámina

  • MC-F-005. Modelización del comportamiento de una lámina ( PDF )
  • MC-F-006. Caracterización mecánica ( PDF )


Tema 4. Análisis de laminados

  • MC-F-007. Análisis de láminados ( PDF )


Tema 5. Efectos del entorno

  • MC-F-008. Efectos del entorno ( PDF ) 


Ejercicios:

Tema 1. Introducción

Tema 2. Análisis de la lámina

  • EP-F-001. Ejercicios tema 2 ( PDF ) 

Tema 3. Determinación de las propiedades de una lámina

  • EP-F-002. Ejercicios tema 3 ( PDF )

Tema 4. Análisis de laminados

  • EP-F-003. Ejercicos tema 4 ( PDF  ) 

Tema 5. Efectos del entorno

  • EP-F-004. Efectos del entorno ( PDF ) 

Economic Recessions, Banking Reform, and the Future of Capitalism

Jesus Huerta de Soto.

[Hayek Memorial Lecture, The London School of Economics and Political Science, October 28, 2010. Originally published by the Cobden Centre.]
Jesus Huerta de Soto
It is a great honor for me to have been invited by the London School of Economics to deliver this Hayek Memorial Lecture. To begin, I would like to thank the school and especially Professor Timothy Besley for inviting me, Professor Philip Booth and the Institute of Economic Affairs for allowing me to also use this as an opportunity to introduce my most recent book, entitled Socialism, Economic Calculation, and Entrepreneurship, and finally Toby Baxendale for making this whole event possible.
Today I will concentrate on the recent financial crisis and the current worldwide economic recession, which I consider to be the most challenging problem we as economists must now face.

The Fatal Error of Peel's Bank Act

I would like to start off by stressing the following important idea: all the financial and economic problems we are struggling with today are the result, in one way or another, of something that happened precisely in this country on July 19, 1844. What happened on that fateful day that has conditioned up to the present time the financial and economic evolution of the whole world? On that date, Peel's bank act was enacted after years of debate between Banking and Currency School theorists on the true causes of the artificial economic booms and the subsequent financial crises that had been affecting England especially since the beginning of the Industrial Revolution.
The Bank Charter Act of 1844 successfully incorporated the sound monetary theoretical insights of the Currency School. This school was able to correctly discern that the origin of the boom-and-bust cycles lay in the artificial credit expansions orchestrated by private banks and financed not by the prior or genuine savings of citizens, but through the issue of huge doses of fiduciary media (in those days mainly paper banknotes, or certificates of demand deposits issued by banks for a much greater amount than the gold originally deposited in their vaults). So, the requirement by Peel's bank act of a 100 percent reserve on the banknotes issued was not only in full accordance with the most elementary general principles of Roman Law regarding the need to prevent the forgery or the overissue of deposit certificates, but also was a first and positive step in the right direction to avoid endlessly recurring cycles of booms and depressions.

Visual 58

Más imágenes en Tumblr.




























Panfletos liberales II. Carlos Rodríguez Braun. 2010

Por Manuel Álvarez López.



El libro es una defensa razonada del liberalismo, a lo largo de los artículos escritos por Carlos Rodríguez Braun entre los años 2004 y 2009. Lo incluyo entre mis libros.

El libro se estructura en nueve bloques: Cultura, economía, capitalismo, socialismo, liberalismo, estado de bienestar, América latina, España y Europa, y moral y religión. Con un prólogo de Carlos Herrera.

Para alguien como yo, que lee todos los artículos del autor y sigue sus intervenciones en medios de comunicación, no hay casi sorpresas. El autor no se desvía casi nunca de su defensa de la libertad individual frente a las manías controladoras de los Estados y otras organizaciones. Para los que no conocen al autor, nada mejor que el consejo del prologuista (P. 20): "Dejen de un lado prejuicios decimonónicos y monsergas largamente aprendidas y dadas por válidas por ese tipo de pensadores que siempre tienen aspecto de estar enfadados. Dejen de lado dogmas antiguos y soflamas fáciles. El desarrollo de sus diversos capítulos no les dejará indiferentes".

Ese casi se debe al tema de las drogas (Pp. 162-166), el autor está de acuerdo con la tesis de Anthony Daniels, "médico y escritor inglés que publica bajo el seudónimo de Theodore Dalrymple", en la que razona su oposición a la legalización de las drogas, para lo cual Rodríguez Braun analiza el libro de Theodore Dalrymple, Romancíng Opiates. Pharmacological Lies and the Addiction Bureaucracy (2008). Dalrymple rechaza que la drogadicción sea una enfermedad y que las drogas tomen a las personas, el autor afirma: "requiere voluntad hacerse drogadicto, no es un accidente". Además afirma que: "se puede dejar la droga y los síntomas en la desintoxicación son menos graves que en el caso del alcohol". También niega la relación entre adicción y delincuencia. Se opone a que la única solución para resolver la drogadicción sea con la lucha del sector público, y critica el uso de la metadona. Critica la ficción de que los drogados son personas intelectualmente dotadas: "un borracho es un borracho, pero un adicto a la heroína es un filósofo". Pero tras condenar "el intervencionismo burocrático en las drogas y la basura intelectual del progresismo con todos sus tópicos antiliberales", el autor no defiende la legalización. Aunque está de acuerdo en que se acabaría con que "la liberalización acabara con las mafias del narcotráfico, mejoraría la calidad de las drogas (las muertes por sobredosis suelen serlo en realidad por deficiencias en la calidad) y arrebataría a ese mundo la aureola de atractivo que para algunos confiere la prohibición". Pero argumenta que la "prohibición probablemente disuade a algunas personas de la opción de drogarse", eso me parece una conjetura porque podría ser lo contrario, que la prohibición incite a algunas personas a drogarse. Y duda de la inelasticidad de la demanda de las drogas, argumentando que la demanda del alcohol sí es elástica. También duda de que haya "una relación mecánica entre legalización y fin de la violencia". Dalrymple aboga por "liquidar la burocracia y cerrar todas las clínicas que tratan a los adictos: 'esto acabaría con la nociva pretensión de que los drogadictos son enfermos que necesitan tratamiento' -sólo habría que tratarlos por las consecuencias físicas más graves de su adicción-. 'Los drogadictos deberían hacer frente a la verdad. Independientemente de su pasado, ellos son responsables de sus actos igual que los demás'". Aunque el razonamiento es bueno, y el autor tiene "experiencia como médico en una prisión británica", no acaba de convencerme como Rodríguez Braun puede apoyar esa tesis, al fin y el cabo la libertad es un bien supremo, más allá de otras consideraciones. 

En todo el demás el libro es muy convincente y se enfrenta a los mantras y mitos sobre el liberalismo. Por ejemplo:

En el caso de los humoristas gráficos (Pp. 21-22): 
Romeu: "el agua ¿es un derecho o una mercancía?", y responde uno de los personajes: "depende de si la necesitas o la tienes". En sólo una línea condensa el totalitarismo. Lo que necesitamos nos lo deben dar, porque es un derecho. En cambio lo que poseemos nos lo pueden ,quitar, porque es una mercancía, y por tanto no es un derecho. Notable.
Nada es más facil que explicar por qué hay pobres, siendo la miseria generalizada la compañera de toda la historia de toda la humanidad salvo los dos últimos siglos. El problema de verdad es otro: ¿por qué hay ricos? Y eso nos llevaría a la propiedad privada y el comercio, cosas apreciables que casi nadie dibuja con aprecio.

Señala que las tonterías no se limitan a España (P. 24):
Que no se diga que los disparates totalitarios son monopolio der progresismo español. Doña Gudrun schyman, del partido Iniciativa Feminista, explica así el paraíso sueco: "en casi todos los países, la mujer depende ,de un hombre. Aquí depende del Estado, y eso la hace más libre".

También hay críticas al propio ideario liberal (P. 27):
El liberalismo decimonónico cometió el error trágico de pensar que su enemigo era la Iglesia,y asi acabó dándole alas al enemigo de verdad, el Estado. De ahí viene la siniestra consecuencia de la educación pública, y por eso Castellani identifica el liberalismo con la educación estatal, e incluso con el comunismo.

Destruyendo el mito de las finanzas desreguladas (P. 31):
Las finanzas disfrutan de una libertad aún menor que las demás actividades económicas, al estar el dinero y la banca controlados por autoridades públicas y monopólicas llamadas Bancos Centrales, es decir, cualquier cosa menos el mercado libre. Ni los impuestos, ni los gastos públicos, ni las regulaciones han disminuido en ninguna parte del planeta, y menos aún en España. Claro que hay privilegiados, pero son los representantes de la política y aquellos que medran a su socaire.

Respecto de África, el autor indica (P. 34) que las fortunas en África provienen de la cercanía al poder, ministros y gobernantes, en lugar de provenir del sector privado.

Hay muchas citas interesantes y defensa de la libertad, por sí misma no por sus logros, que son muchos.