Orgullosos

Arcadi Espada:
Hay una pregunta que a mi juicio debería eliminarse: «¿Se siente usted orgulloso de ser español?» ¿Cómo puede alguien estar orgulloso de una condición regida por el azar? Solo si se admite, claro está, que no hubo azar, sino predestinación. Aunque, desde luego, no la predestinación del tipo es español el que no puede ser otra cosa. ¡Qué absurda pregunta! Y más absurda todavía cuando se desglosa por comunidades autonómicas y se vincula con la sentimentalidad antagónica de los nacionalismos provinciales. Esa vinculación tiene un efecto colateral insidioso y es la confusión entre el ser y el orgullo. Se entenderá mejor si acudo a un ejemplo personal: yo soy un español completo sin orgullo ninguno. El de la nacionalidad es un orgullo tonto, solo comparable a los que se enorgullecen de su alta cuna o de su baja cama.

Este 11 de M

Arcadi Espada.



La fecha española más dramática desde el final de la guerra civil es el atentado islamista del 11 de marzo, que provocó la muerte de 191 personas, un número infernal de heridos, graves destrozos materiales y un estado de alarma civil inédito en la democracia. Sin embargo, lo peor del atentado está fuera de ese resumen periodístico. Lo peor fue la quiebra moral que introdujo en la sociedad española. A las veinticuatro horas de la matanza de la estación de Atocha, en muchas calles de España, y sobre todo en las de Barcelona, empezó a corearse ¡asesinos, asesinos! con pasión singular. Nada extraño, aparentemente. No se reacciona así a causa, solamente, del dolor o la rabia: es que el hecho necesita nombrarse. Pero lo inaudito es que los gritos de ese reconocimiento no iban dirigidos a los autores del atentado sino a los miembros del partido del gobierno, y en especial a su presidente. Los que gritaban ya estaban convencidos de la autoría islamista. No solo eso. Estaban convencidos, aunque solo tuvieran el valor de gritarlo y no el de decírselo en voz baja, que la matanza era la respuesta dura pero justa a la participación española en la invasión de Irak: los gritos nombraban al asesino principal. Esta quiebra trascendente se vio agravada, poco después, por la emergencia de las teorías conspirativas que situaron a ETA en el origen más o menos encubierto de la matanza. Y es así que España, con su luz tantas veces siniestra, ha logrado dar un caso sin precedentes a la historia del crimen: aunque la mayoría de ellos estén encerrados en la cárcel, los asesinos han logrado huir del imaginario colectivo.
Por si pruebas faltaran sólo hubo que ver el domingo (este domingo hiriente, alevoso, fracasado) las conmemoraciones del octavo aniversario. Y en especial los discursos de las presidentas de las asociaciones de víctimas. Dos discursos completamente fuera de lugar, en su sentido estricto. Y los dos incapaces de incidir, como merece, en la responsabilidad islamista. Mañana de viento en Madrid: el escenario sobrecogedor de dos víctimas que no saben ni pueden ni quieren nombrar a los asesinos. A ocho años de aquellos trenes, sabiendo lo que vino y escuchando a esas dos mujeres, ya puede decirse (y bien alto, que lo oiga el mundo), que los autores de la matanza fueron, a partes escrupulosamente iguales, el Partido Socialista y el Partido Popular. Ellos han sido el destino final de la variante española del dolor: que solo sabe ejercerse contra sí mismo.
En estos días extraños de economía rota y metáfora una verdad asoma categórica: el mal de España es demasiado grande como para permitir su rescate.
(El Mundo, 13 de marzo de 2012)

Proyecto y ejecución de dos arcos mixtos con elementos tubulares y sistema de péndolas tipo network: Puentes Arco de Deba y Palma del Río

Artículo completo en la revista Hormigón y Acero. (ACHE).







Resumen:


El empleo de la tipología de péndolas tipo Network, desarrollando la solución clásica de péndolas en V tipo Nielsen, permite en la tipología de arcos metálicos tipo Bowstring, un importante ahorro de cuantía de acero, con elementos principales muy esbeltos, debido a la importante reducción de las flexiones en arcos y tirantes.


El artículo detalla los principales aspectos del proyecto y la construcción de dos grandes arcos en esta tipología, el Puente sobre el río Deba en Guipúzcoa, con 110 m de luz, y el nuevo puente sobre el río Guadalquivir en Palma del Río (Córdoba), de 130 m de luz. En ambos casos se ha recurrido a un doble arco inclinado unido en clave de manera muy efectiva para reducir la longitud de pandeo del arco fuera de su plano. Los múltiples cruces del sistema de péndolas, barras pretensadas en el caso del puente sobre el río Deba y cables cerrados en el puente de Palma del Río, se han resuelto mediante unos dispositivos de cruce técnicamente satisfactorios con mínimo impacto visual.


Palabras clave: Puente mixto, arco tipo “bowstring”, péndolas, dispositivos de cruce, sistema Network.


El Padrino. El rodaje

Cinemanía.














Danza

Más aquí.






























Visual 30

Más imágenes.