Víctimas, 10 de marzo: José María Acedo Panizo

Libertad Digital.



A las 15:30 horas del día 10 de marzo de 1978, un individuo llegaba a la portería de la fábrica Aplicaciones Técnicas del Caucho, donde el exsargento de la Guardia Civil retirado, JOSÉ MARÍA ACEDO PANIZO, trabajaba como jefe de porteros desde hacía un mes. Tras acercarse a él, y sin mediar palabra, le disparó con una pistola a un metro de distancia.
Según testigos presenciales de los hechos, la víctima se desplomó en el suelo aún con vida e intentó huir. El pistolero de ETA le puso la rodilla sobre el pecho y le remató, efectuándole otros tres disparos en la cabeza. Una vez cometido el asesinato, el etarra huyó por el monte, sin ninguna prisa, según esos mismos testigos.
Varios trabajadores recogieron del suelo a José María, que agonizaba, y en una furgoneta de la fábrica lo trasladaron a la residencia sanitaria Nuestra Señora de Aránzazu, de la capital guipuzcoana, donde a las cuatro de la tarde ingresaba cadáver.
El asesinato fue cometido por una célula etarra denominada Gamboa. La banda terrorista quiso justificarlo señalando a José María como uno de los que intervinieron en la operación de las fuerzas de seguridad en Villabona en la que, diez años antes, resultó muerto el primer miembro de la banda terrorista, Txabi Etxebarrieta, en enfrentamiento con la Guardia Civil. 
José María Acedo Panizo, de 56 años, era natural del pueblo zamorano de Carmarzana de Tera, donde nació el 22 de enero de 1924. Estaba casado y tenía tres hijos. El 11 de enero de 1978 había pasado a situación de retirado en la Guardia Civil. Hasta entonces, fue comandante del puesto de la Guardia Civil de Andoain. Antes de ascender a sargento, había estado destinado como cabo primero en el cuartel de Ordicia. Cuando dejó la Guardia Civil, se trasladó a vivir a Tolosa, pasando a ocupar un puesto como jefe de porteros en la fábrica Aplicaciones Técnicas del Caucho.

Para qué

Arcadi Espada.



El 10 de noviembre de 2010, en la Iglesia de St. Bride del legendaria y ahora seca Fleet Street, y a 15 meses de que una bomba la matara en la ciudad siria de Homs, Marie Colvin se preguntaba ante la Reina de Inglaterra y en memoria de los 49 periodistas británicos y sus colaboradores que habían perdido la vida en las guerras de este siglo, con la mirada fuerte y golpeada que incluía la de su ojo muerto Marie Colvin se preguntaba por qué los periodistas aún tenían que ir a la guerra. Su respuesta no pasaba de las frases ciertas y habituales: para informar a la gente de lo que el poder está haciendo en su nombre. Su pregunta, obviamente, partía de un contexto donde la tecnología y el llamado periodismo ciudadano parecen hacer inútil el desplazamiento y, especialmente, el desplazamiento moral que está en la base de todo heroísmo. Marie Colvin estaba reivindicando, como tantos, el lugar del periodista en el mundo. Yo quiero unirme a ella. Porque entre la exuberante patulea que participa hoy en cualquier acontecimiento debe seguir existiendo el hombre impasible. La inmensa cantidad de imágenes que se diseminan por el mundo desde cualquier lugar en duelo y en ruina suelen estar servidas por gentes que al tiempo de actuar se filman y que incluso actúan para filmarse. Hora es, entonces, y en memoria y homenaje de Marie Colvin, que se acuñe una definición nueva del periodista. Aquel que da cuenta de algo sin moverlo.

Niñas, apechuguen con el genérico

Arcadi Espada.



Estoy profundamente descontento con la evidencia de que en este debate sobre el genérico masculino (las marcas blancas de la lengua) los varones siguen cediendo terreno. Es la hora de que alcen su voz ante la proliferación de frases del tipo, tan comunes, como
«Estos gilipollas de Telefónica...»
Donde no solo se repite la circunstancia habitual de que las gilipollas permanezcan en la confortable penumbra sino que, además, tal fenómeno se produce en una personificación teleoperadora del ente Telefónica donde predomina lo femenino, lo que hace aún más injusta la estigmatización del varón por la sobrecarga genérica.
Que el todos y todas no sirva solo para recoger adulaciones, sino también hachazos, eso es lo que, siempre con educación, ha de reclamar el varoncito orgullo de su hogar.

The beginning of the end of wind


To the nearest whole number, the percentage of the world’s energy that comes from wind turbines today is: zero. Despite the regressive subsidy (pushing pensioners into fuel poverty while improving the wine cellars of grand estates), despite tearing rural communities apart, killing jobs, despoiling views, erecting pylons, felling forests, killing bats and eagles, causing industrial accidents, clogging motorways, polluting lakes in Inner Mongolia with the toxic and radioactive tailings from refining neodymium, a ton of which is in the average turbine — despite all this, the total energy generated each day by wind has yet to reach half a per cent worldwide.
If wind power was going to work, it would have done so by now. The people of Britain see this quite clearly, though politicians are often wilfully deaf. The good news though is that if you look closely, you can see David Cameron’s government coming to its senses about the whole fiasco. The biggest investors in offshore wind — Mitsubishi, Gamesa and Siemens — are starting to worry that the government’s heart is not in wind energy any more. Vestas, which has plans for a factory in Kent, wants reassurance from the Prime Minister that there is the political will to put up turbines before it builds its factory.
This forces a decision from Cameron — will he reassure the turbine magnates that he plans to keep subsidising wind energy, or will he retreat? The political wind has certainly changed direction. George Osborne is dead set against wind farms, because it has become all too clear to him how much they cost. The Chancellor’s team quietly encouraged MPs to sign a letter to No. 10 a few weeks ago saying that ‘in these financially straitened times, we think it is unwise to make consumers pay, through taxpayer subsidy, for inefficient and intermittent energy production that typifies onshore wind turbines’.
Putting the things offshore may avoid objections from the neighbours, but (Chancellor, beware!) it makes even less sense, because it costs you and me — the taxpayers — double. I have it on good authority from a marine engineer that keeping wind turbines upright in the gravel, tides and storms of the North Sea for 25 years is a near hopeless quest, so the repair bill is going to be horrific and the output disappointing. Already the grouting in the foundations of hundreds of turbines off Kent, Denmark and the Dogger Bank has failed, necessitating costly repairs.
In Britain the percentage of total energy that comes from wind is only 0.6 per cent. According to the Renewable Energy Foundation, ‘policies intended to meet the EU Renewables Directive in 2020 will impose extra consumer costs of approximately £15 billion per annum’ or £670 per household. It is difficult to see what value will be got for this money. The total carbon emissions saved by the great wind rush is probably below 1 per cent, because of the need to keep fossil fuels burning as back-up when the wind does not blow. It may even be a negative number.  
America is having far better luck. Carbon emissions in the United States fell by 7 per cent in 2009, according to a Harvard study. But the study concluded that this owes less to the recession that year than the falling price of natural gas — caused by the shale gas revolution. (Burning gas emits less than half as much carbon dioxide as coal for the same energy output.) The gas price has fallen even further since, making coal seem increasingly pricey by comparison. All over America, from Utah to West Virginia, coal mines are being closed and coal plants idled or cancelled. (The US Energy Information Administration calculates that every $4 spent on shale purchases the same energy as $25 spent on oil: at this rate, more and more vehicles will switch to gas.)
So even if you accept the most alarming predictions of climate change, those turbines that have ruined your favourite view are doing nothing to help. The shale gas revolution has not only shamed the wind industry by showing how to decarbonise for real, but has blown away its last feeble argument — that diminishing supplies of fossil fuels will cause their prices to rise so high that wind eventually becomes competitive even without a subsidy. Even if oil stays dear, cheap gas is now likely to last many decades.
Though they may not admit it for a while, most ministers have realised that the sums for wind power just don’t add up and never will. The discovery of shale gas near Blackpool has profound implications for the future of British energy supply, which the government has seemed sheepishly reluctant to explore. It has a massive subsidy programme in place for wind farms, which now seem obsolete both as a means of energy production and decarbonisation. It is almost impossible to see what function they serve, other than making a fortune from those who profit from the subsidy scam.
Even in a boom, wind farms would have been unaffordable — with their economic and ecological rationale blown away. In an era of austerity, the policy is doomed, though so many contracts have been signed that the expansion of wind farms may continue, for a while. But the scam has ended. And as we survey the economic and environmental damage, the obvious question is how the delusion was maintained for so long. There has been no mystery about wind’s futility as a source of affordable and abundant electricity — so how did the wind-farm scam fool so many policymakers?
One answer is money. There were too many people with snouts in the trough. Not just the manufacturers, operators and landlords of the wind farms, but financiers: wind-farm venture capital trusts were all the rage a few years ago — guaranteed income streams are what capitalists like best; they even get paid to switch the monsters off on very windy days so as not to overload the grid. Even the military took the money. Wind companies are paying for a new £20 million military radar at Brizlee Wood in Northumberland so as to enable the Ministry of Defence to lift its objection to the 48-turbine Fallago Rig wind farm in Berwickshire.
The big conservation organisations have been disgracefully silent on the subject, like the Royal Society for the Protection of Birds, which until last year took generous contributions from the wind industry through a venture called RSPB Energy. Even journalists: at a time when advertising is in short supply, British newspapers have been crammed full of specious but lucrative ‘debates’ and supplements on renewable energy sponsored by advertising from a cohort of interest groups.
And just as the scam dies, I find I am now part of it. A family trust has signed a deal to receive £8,500 a year from a wind company, which is building a turbine on land that once belonged to my grandfather. He was canny enough not to sell the mineral rights, and the foundations of the turbine disturbs those mineral rights, so the trustees are owed compensation. I will not get the money, because I am not a beneficiary of the trust. Nonetheless, the idea of any part of my family receiving ‘wind-gelt’ is so abhorrent that I have decided to act. The real enemy is not wind farms per se, but groupthink and hysteria which allowed such a flawed idea to progress — with a minimum of intellectual opposition. So I shall be writing a cheque for £8,500, which The Spectator will give as a prize to the best article devoted to rational, fact-based environmental journalism.
It will be called the Matt Ridley prize for environmental heresy. Barring bankruptcy, I shall donate the money as long as the wind-gelt flows — so the quicker Dave cancels the subsidy altogether, the sooner he will have me and the prizewinners off his back.
Entrants are invited forthwith, and a panel of judges will reward the most brilliant and rational argument — that uses reason and evidence — to gore a sacred cow of the environmental movement. There are many to choose from: the idea that wind power is good for the climate, or that biofuels are good for the rain forest, or that organic farming is good for the planet, or that climate change is a bigger extinction threat than invasive species, or that the most sustainable thing we can do is de-industrialise.
My donation, though significant for me, is a drop in the ocean compared with the money that pours into the green movement every hour. Jeremy Grantham, a hedge-fund plutocrat, wrote a cheque for £12 million to the London School of Economics to found an institute named after him, which has since become notorious for its aggressive stance and extreme green statements. Between them, Greenpeace and Worldwide Fund for Nature (WWF) spend nearly a billion a year. WWF spends $68 million a year on ‘public education’ alone. All of this is judged uncontroversial: a matter of education, not propaganda.
By contrast, a storm of protest broke recently over the news that one small conservative think-tank called Heartland was proposing to spend just $200,000 in a year on influencing education against climate alarmism. A day later, the William and Flora Hewlett Foundation, with assets of $7.2 billion, gave a grant of $100 million to something called the ClimateWorks Foundation, a pro-wind power organisation, on top of $481 million it gave to the same recipient in 2008. The deep green Sierra Club recently admitted that it took $26 million from the gas industry to lobby against coal. But money is not the only reason that the entire political establishment came to believe in wind fairies. Psychologists have a term for the wishful thinking by which we accept any means if the end seems virtuous: ‘noble-cause corruption’. The phrase was first used by the Chief Inspector of Constabulary Sir John Woodcock in 1992 to explain miscarriages of justice. ‘It is better that some innocent men remain in jail than the integrity of the English judicial system be impugned,’ said the late Lord Denning, referring to the Birmingham Six.
Politicians are especially susceptible to this condition. In a wish to be seen as modern, they will embrace all manner of fashionable causes. When this sets in — groupthink grips political parties, and the media therefore decide there is no debate — the gravest of errors can take root. The subsidising of useless wind turbines was born of a deep intellectual error, one incubated by failure to challenge conventional wisdom.
It is precisely this consensus-worshipping, heretic-hunting environment where the greatest errors can be made. There are some 3,500 wind turbines in Britain, with hundreds more under construction. It would be a shame for them all to be dismantled. The biggest one should remain, like a crane on an abandoned quay, for future generations to marvel at. They will never be an efficient way to generate power. But there can be no better monument to the folly of mankind.

Menos azufre en China

Antón Uriarte.




Recuerdo que antes de los juegos olímpicos de Pekín de Agosto del 2008 la prensa occidental, especialmente la francesa, se regodeaba pronosticando que la contaminación podía impedir que se corriese la prueba reina, el maratón, dejando así los juegos de los "pobres" chinos en evidencia. Pero los chinos se las arreglaron para que sí se pudiese correr la prueba y el maratón se corrió y un keniano ganó y no sólo ganó sino que también batió el record olímpico*. No debía ser tan insano el aire.

También ahora la prensa occidental se lleva las manos a la cabeza porque China utiliza en la producción de electricidad más carbón que Estados Unidos, Europa y Japón juntos. Pero poco dicen que China también saca varias cabezas a occidente en la construcción de modernas centrales térmicas de electricidad que utilizan ese "maldito" combustible de forma mucho más eficiente y limpia.

La falta de complejos "decarbonizadores" le permite a China construir nuevas plantas de carbón que sustituyen a las más anticuadas y más contaminantes. El mejor índice de su dominio en la tecnología del carbón es la espectacular reducción de las emisiones de SO2 durante estos últimos años como se aprecia en la figura de arriba.



* Sammy Wanjiru, que en paz descanse, pues murió el año pasado al caer, o tirarse, desde el balcón de su casa en Kenia tras un lío doméstico, o de amores.


Sulfur dioxide and primary carbonaceous aerosol emissions in China and India, 1996–2010 China Far Outpaces U.S. in Building Cleaner Coal-Fired Plants - NYTimes.com

"Destino" - Walt Disney y Salvador Dalí


What Libertarians are saying and what retards think it means

Humores y amores.


Los batasunos, esos demócratas

Santiago González:
Tres horas después de haber colgado el comentario, mientras el lehendakari contaba que ETA ha sido derrotada y que nunca más habrá en el parlamento voces que justifiquen el terrorismo, la antigua Batasuna estaba a punto de dar una rueda de Prensa a unos pocos metros, en la misma sala donde comparecen los portavoces de los grupos. Su portavoz, Maribi Ugarteburu, llamó ‘ilegítimos’ al Gobierno y al Parlamento y amenazó con disolver éste. La cosa tuvo su estrambote cuando el periodista de El Mundo preguntó por qué no reclamaban la disolución de ETA en lugar de la del Parlamento. Entonces, el batasuno que acompañaba a la portavoz, Asier Arraiz, el que está junto a ella en la foto, se acercó al periodista y le dijo al oído: “Estás faltándonos al respeto”. Como diría don Vito Corleone el día de la boda de su hija: “Preguntas sin ningún respeto, no como un amigo. Ni siquiera me llamas padrino”.



El Gran Carlos Herrera no tiene complejos en faltarles al respeto, son basura y cochambre. (2' 50'').

Descripción de la detención violenta de Damas de Blanco




Las Damas de Blanco Belkis Cantillo Ramirez y Madelaine Santos Grillo nos cuentan los detalles de su detencion violenta .

'Tierras de Sangre': catorce millones de veces 'uno'

Mario Noya.



Libro negro extraordinario, imprescindible, insoportable: Tierras de Sangre. Europa entre Hitler y Stalin, de Timothy Snyder. Aturde.
Las Tierras de Sangre de que habla Snyder son las repúblicas bálticas y Bielorrusia, casi toda Ucrania, buena parte de Polonia, la franja más occidental de Rusia y una pequeña porción de Moldavia. Fueron las tierras de la Shoá, del Holodomor, del Generalplan Ost, del Plan de Hambre. De Katyn. Del Gas y el Fuego. De las violaciones en masa y el canibalismo. De la saña. Una barbarie única, infernal, indescriptible. No hay palabras, por eso me salen tantas.
[En 1933, en plena Gran Hambruna ucraniana,] en un pueblo de la región de Járkov, unas mujeres hacían lo que podían para cuidar a los niños. Formaron, recuerda una de ellas, "una especie de orfanato". (...) "Los niños tenían los estómagos abultados; estaban cubiertos de heridas y de costras, sus cuerpos parecían a punto de reventar. (...) Un día, los niños se callaron de repente; fuimos a mirar lo que ocurría y vimos que se estaban comiendo a Petrus, el más pequeño. Le arrancaban tiras de carne y se las comían. Y Petrus hacía lo mismo, se arrancaba tiras y se comía todo lo que podía. Los otros niños ponían los labios en las heridas y se bebían la sangre (...)". (p. 80)
En primavera, los fuegos ardían en Treblinka día y noche (...) Las mujeres, con más tejido graso, quemaban mejor que los hombres (...) Los vientres de las mujeres embarazadas tendían a reventar, de manera que se podían ver los fetos en su interior. En las frías noches de la primavera de 1943, los alemanes solían quedarse junto al fuego a beber y calentarse. (p. 323)
***
Nazismo y comunismo, hermanos de sangre. Como pavorosa demostración, lo ocurrido en aquellas tierras entre 1933 y 1945. Las solas cifras demudan. Catorce millones de civiles y prisioneros de guerra asesinados ("ni uno sólo" era "soldado en servicio activo", la mayoría eran "mujeres, niños y ancianos"). Ese número supera "en más de diez millones al (...) de personas muertas en todos los campos de concentración alemanes y soviéticos" y "en más de dos millones (...) el (...) de soldados alemanes y soviéticos muertos en el campo de batalla en la Segunda Guerra Mundial". Ese número es
la suma de las siguientes cifras aproximadas (...): 3,3 millones de ciudadanos soviéticos (la mayoría ucranianos) llevados a la muerte por inanición por su propio gobierno en la Ucrania soviética en 1932-1933; trescientos mil ciudadanos soviéticos (la mayoría polacos y ucranianos) ejecutados por su propio gobierno en la parte occidental de la URSS entre las aproximadamente setecientas mil víctimas del Gran Terror de 1937-1938; doscientos mil ciudadanos polacos (la mayoría de etnia polaca) ejecutados por las fuerzas soviéticas y alemanas en la Polonia ocupada en 1939-1941; 4,2 millones de ciudadanos soviéticos (en su mayoría rusos, bielorrusos y ucranianos) obligados a morir de hambre por los ocupantes alemanes en 1941-1944; 5,4 millones de judíos (la mayoría ciudadanos polacos o soviéticos) gaseados o pasados por las armas por los alemanes en 1941-1944; y setecientos mil civiles (la mayoría bielorrusos y polacos) ejecutados por los alemanes en represalias, principalmente en Bielorrusia y en Varsovia en 1941-1944. (pp. 484-485)
"Una vez más", anota Snyder en esa misma página (485), "mis cálculos son moderados". Y excluyen a los caídos en combate (¡la mitad de todos los caídos en todos los campos de batalla de la II Guerra Mundial!),
a las personas que murieron de extenuación, de enfermedades o de desnutrición en los campos de concentración o durante las deportaciones, evacuaciones o huidas ante el avance de los ejércitos. (...) a los que murieron en los trabajos forzados. (...) [a los que] murieron de hambre como resultado de la escasez provocada por la guerra, (...) a los civiles muertos en bombardeos o en otras acciones de guerra. (...) [a los que murieron en] actos de violencia llevados a cabo por terceras partes, claramente motivados, pero no directamente realizados, por la ocupación alemana o la soviética. Tales actos supusieron (...) cifras de muertos muy significativas, como la matanza rumana de judíos (unos trescientos mil) o la limpieza étnica nacionalista ucraniana de polacos (al menos cincuenta mil). (p. 483)
***
Hay que leer este descomunal libro negro de prosa clara, documental, que además recoge testimonios de víctimas y verdugos; también de espectadores, más o menos conmovidos por el Espanto, más o menos implicados en denunciarlo, revelarlo, remediarlo. Hay que leerlo para saber que esos Catorce Millones no fueron un error sino el Horror deliberado: Hitler y Stalin sabían, Hitler y Stalin querían, Hitler y Stalin urgían el exterminio del Otro. Nazismo y comunismo, hermanos de sangre. ¿Hay comparaciones odiosas? No, ciertamente, ésta. Aquí, lo odioso, lo infame, sería no comparar.
En las políticas que implicaron la eliminación de civiles o de prisioneros de guerra, la Alemania nazi mató a unos diez millones de personas en las Tierras de Sangre, quizá a once millones en total; la Unión Soviética de Stalin aniquiló a unos cuatro millones en las Tierras de Sangre y a unos seis millones en total. Si añadimos las muertes previsibles provocadas por la hambruna, la limpieza étnica y las largas estancias en los campos de concentración, la cifra estalinista total asciende a tal vez nueve millones, y la nazi quizá a doce. (p. 450)
No fueron esos Catorce Millones muertes limpias,discretasmaquinales. Los verdugos se mancharon las manos o la cara de sangre u hollín o pólvora. Los verdugos mancharon a sus víctimas con su semen, su sudor, sus babas. Y cuando para matarlas no las tocaron –"más de la mitad murieron porque se les negó la comida" (p. 17)–, las vieron, olieron, escucharon. Los verdugos sabían y hacían. Y lo contaban: del diario de un miembro de unEinsatzgruppe destacado en Lvov (Ucrania) el 1 de julio de 1941: "Cientos de judíos corren calle abajo con las caras cubiertas de sangre, con agujeros en la cabeza y los ojos colgando" (p. 238); "las familias matan a sus miembros más débiles, normalmente niños, y se comen su carne", constatará la OGPUsoviética en la Ucrania del terrible año 33. Así que no sólo Hitler, claro que no. No sólo Stalin. De hecho, ni Hitler ni Stalin violaron, torturaron, asesinaron a uno solo de esos Catorce Millones. Fueron otros. Tantos.
¿Banalización del mal? ¡Pero no mancharon a sus madres, a sus mujeres, a sus hijas con su semen, su sudor, sus babas! ¿Hicieron lo que hicieron porque antes deshumanizaron, animalizaron a sus víctimas? ¡Pero seguían sabiéndolas humanas, por eso las hablaban, las violaban!
Con independencia de la tecnología empleada, la matanza era personal. Las personas que morían de inanición eran observadas, con frecuencia desde torres de vigilancia, por aquellos que les negaban el alimento. Los que morían por las armas eran vistos muy de cerca a través de las miras de los fusiles, o bien eran sujetados por dos hombres mientras un tercero apoyaba el cañón de una pistola contra la base del cráneo de la víctima. Los que iban a morir asfixiados eran acorralados, metidos en trenes y empujados a las cámaras de gas (...). (p. 18)
El Gas. Y casi de inmediato se piensa en Auschwitz. Pero sólo "uno de cada seis judíos pereció allí" (p. 449). Pero "cuando las cámaras de gas y los complejos de crematorios de Birkenau entraron en funcionamiento en la primavera de 1943, más de tres cuartas partes de los judíos que fueron víctimas del Holocausto ya habían muerto" (p. 450). Jamás se habla deChelmno, de Belzec, de Sobibor, de Majdanek. Por otra parte, la mitad de los judíos asesinados en las Tierras de Sangre murieron fuera de las cámaras: de hambre, fusilados, quemados. Por eso Auschwitz podría resultar "engañoso" como guía de lo que fue la Shoá: la mayoría de los judíos que murieron allí jamás pisaron un campo de concentración, fueron "gaseados nada más llegar"; y aunque fue la última "factoría de la muerte" en entrar en funcionamiento, "no era la cumbre" de la tecnología nazi para el exterminio: "Los escuadrones de ejecución eran más eficientes y mataban más deprisa, los centros de hambre mataban más deprisa, Treblinka mataba más deprisa" (p. 449).
"Los asesinatos en masa separaron la historia judía de la europea, y la historia del este de Europa de la del oeste" (p. 23). Stalin mató a 3,5 millones de ucranianos entre 1933 y 1938, y Hitler a otros tantos entre 1941 y 1944. "Bielorrusia fue el centro de la confrontación nazi-soviética, y ningún país sufrió más bajo la ocupación alemana (...) La capital, Minsk, quedó casi despoblada por los bombardeos alemanes, la huida de los refugiados, el hambre y el Holocausto (...) El veinte por ciento de la población [del país] murió durante la Segunda Guerra Mundial" (p. 474). "Nadie menciona nunca que los polacos soviéticos sufrieron más que ninguna otra minoría nacional en los años treinta (...) En el bombardeo de Varsovia de 1939 murió más o menos la misma cantidad de [gente] que en el de Dresde de 1945. (...) Sólo durante el levantamiento de Varsovia murieron más polacos que japoneses en los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki" (p. 475). ElGeneralplan Ost nazi tenía por objeto matar "entre 31 y 45 millones de personas (...), entre un 80 y un 85% de los polacos, el 65% de los ucranianos del oeste, el 75% de los bielorrusos y el 50% de los checos" (p. 199). El sitio de Leningrado (1941-1944) se cobró un millón de vidas, sobre una población total de 3,5 millones. Catorce millones de personas fueron asesinadas con premeditación por dos regímenes durante doce... Nazismo y comunismo, hermanos de sangre.
***
Cada muerte registrada sugiere una vida única, pero no puede sustituirla. Debemos ser capaces no sólo de contar el número de muertos, sino de contar con cada víctima como individuo. La única gran cifra que soporta el escrutinio es la del Holocausto, con sus cinco millones setecientos mil judíos muertos (...) Pero este número, como todos los demás, no debe verse como 5,7 millones, que es una abstracción que pocos podemos concebir, sino como 5,7 millones de veces uno. (p. 477)
No hay palabras pero hay que encontrarlas, sacarlas de donde sea. Escribir estos libros, reseñarlos, leerlos. Nombrar a los muertos. Para que la memoria gane en su combate contra la nada (Todorov). Hay aquí una misión:
Los regímenes nazi y soviético convirtieron a personas en números (...) A nosotros los estudiosos nos corresponde buscar esos números y situarlos en perspectiva. A nosotros, como humanistas, nos toca transformar de nuevo esos números en personas. Si no podemos hacerlo, Hitler y Stalin habrán configurado no sólo nuestro mundo, también nuestra humanidad.

TIMOTHY SNYDER: TIERRAS DE SANGRE. Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores (Barcelona), 2011, 620 páginas. Traducción de Jesús de Cos.

twitter.com/MarioNoyaM

marionoya.com

Con clítoris y con derechos

Yoani Sánchez.

mujer_cubana
A veces con buenas intenciones –otras con no tan buenas- alguien intenta acallar mis quejas sobre el machismo en mi país diciéndome: “Las cubanas no la pasan tan mal… peor están quienes habitan en algunas naciones africanas donde las someten a la ablación”. El golpe argumental es bajo, me duele en la ingle, me deja conectada al grito de una adolescente indefensa, mutilada y entregada por su propia familia a ese suplicio. Pero los derechos de las mujeres no deben reducirse solamente a poder mantener la integridad física y a defender su capacidad biológica para experimentar placer. El clítoris no es lo único que podemos perder, hay una larga lista de posibilidades sociales, económicas y políticas que también nos son arrebatadas.
Como vivo en una país donde los caminos de la protesta cívica han sido cortados y satanizados, me atrevo a intentar en este blog un listado de los atropellos que aún subsisten en Cuba contra las féminas:
- No nos permiten fundar nuestras propias organizaciones femeninas, con las que podamos unirnos y representarnos a nosotras mismas. Grupos que no sean poleas de transmisión del gobierno hacia las ciudadanas, como tristemente ocurre con la Federación de Mujeres Cubanas.
- Cuando se habla de mujeres en los estamentos políticos, se percibe claramente que éstas no tienen un poder real de decisión sino que están allí para cumplir con cuotas o asignaciones de género.
- El ícono de la FMC –la única organización de este tipo permitida por ley- exhibe una figura con un fusil al hombro, en clara alusión a la madre como soldado, a la hembra como pieza del conflicto bélico que se cuece más arriba.
- La ausencia en la prensa nacional de un reporte  de la violencia doméstica no elimina su presencia real. Callar no sirve para detener el golpe del agresor. En las páginas de nuestros periódicos deben estar también esas historias de maltrato, porque si no ¿cómo vamos a comprender que tenemos un serio problema de agresiones silenciadas entre las paredes de tantos hogares?
- ¿Dónde va una esposa cuándo es golpeada por su marido? ¿Por qué no hay refugios o no se publica en los medios de prensa la ubicación de estos lugares de amparo para las mujeres maltratadas?
- Comprar pañales desechables es casi un lujo en esta sociedad, donde la mayoría de las recién paridas todavía tienen que emplear buena parte de su tiempo en el lavado manual de la ropa de su bebé. Toda emancipación necesita una infraestructura material de la libertad, de lo contrario se quedará sólo en las consignas y los lemas.
- El alto precio de todos aquellos productos que tienen que ver con la maternidad y el embarazo es un elemento que también influye en la baja natalidad. Una cama con colchón para bebé cuesta el equivalente a 90 USD en un país donde el salario medio mensual no supera los 20 USD.
- La manutención que el padre debe pasar a sus hijos después del divorcio -según estipula la ley- no supera en muchos casos al equivalente de 3 USD mensuales, lo cual deja a la mujer indefensa económicamente ante la crianza de sus hijos.
- Los elevadísimos precios de los alimentos con relación al salario encadenan a la mujer cubana al fogón haciendo piruetas gastronómicas para lograr poner un plato de comida sobre la mesa. Son las féminas y no el sistema político-económico las que logran cada día el milagro de que las familias cubanas coman, más o menos bien, más o menos mal.
- Después de tantos lemas sobre la emancipación y la igualdad, las mujeres cubanas nos hemos quedado con una doble jornada laboral y decenas de engorrosas tareas burocráticas. Basta salir a la calle para notar el efecto de esta sobrecarga: la mayoría de las mujeres de más de cuarenta años tienen un rostros amargado, no hacen planes de futuro, no salen con sus amigas a un bar, ni planean una escapada de la familia y del tedio.
- Cuando una mujer decide emitir críticas al gobierno inmediatamente le recuerdan que lleva falda, la acusan de amoral, infiel a su esposo, manipulada por alguna mente masculina, “prostituta”, “gallita”, “jinetera” o cuantos insultos de corte discriminatorio puedan imaginarse.
- No puede intentarse la liberación de un grupo social en específico en una sociedad atenazada por la falta de derechos. Ser mujer en la Cuba de hoy es padecer doblemente esas ausencias.
En fin, que queremos tener clítoris y derechos, sentir placer y decir nuestras opiniones, asociarnos por nuestras faldas, pero especialmente por nuestras ideas.

Visual 19

Más aquí.