Víctimas, 12 de enero: Félix Ayuso Pinel, José Manuel Baena Martín e Isidro Jiménez Dual

Libertad Digital.



El 11 de enero de 1977 muere el inspector de policía FÉLIX AYUSO PINEL, dos años y cuatro meses después del atentado en la Cafetería Rolando de la calle Correo de Madrid.
Hasta la masacre de Hipercor, en 1987, el atentado etarra con mayor número de víctimas mortales fue el perpetrado el 13 de septiembre de 1974 en la cafetería Rolando situada en la calle Correo de Madrid, muy cerca de la Puerta del Sol y adyacente a la Dirección General de Seguridad. Fue, además, la primera masacre de civiles llevada a cabo por ETA. El atentado se produjo por explosión de un artefacto que causó la muerte de trece personas e hirió de distinta gravedad a más de ochenta. El lugar estaba lleno de gente y la explosión arrancó materialmente el piso que se encontraba encima de la cafetería, sepultando a todos los allí presentes. Además, la metralla provocó gran cantidad de víctimas. Muchas de ellas quedaron atrozmente mutiladas. ETA negó en un principio la autoría de este atentado, que provocó un fuerte enfrentamiento entre dos sectores de la banda asesina.
La cafetería era frecuentada asiduamente por miembros del Cuerpo Superior de Policía, pero ninguno de los fallecidos ese día era policía. Sí hubo varios heridos entre miembros del cuerpo, como Félix Ayuso, que resultó gravemente herido en la cabeza con pérdida de masa encefálica. Tras dos años y cuatro meses arrastrando graves secuelas, Félix falleció el 11 de enero de 1977.
Después de su funeral, al que asistieron además de familiares y amigos el director general de Seguridad, el gobernador civil de Madrid y el jefe superior de Policía, su cuerpo fue inhumado en el cementerio de Fuencarral de Madrid.
Félix Ayuso Pinel tenía 46 años, estaba casado y tenía dos hijos.
El año 1978 lo inició ETA asesinando al inspector de Policía JOSÉ MANUEL BAENA MARTÍN, un año en el que la cifra de víctimas casi iguala la cifra total de asesinados hasta ese momento. Si entre 1960 y 1977 ETA había asesinado a 75 personas, sólo en 1978 se alcanzó la cifra de 68 asesinados. El año anterior, la banda terrorista había incluido entre sus víctimas potenciales a los militares, y en 1978 intensificó los asesinatos a miembros de las Fuerzas Armadas. La actividad asesina de ETA fue jalonando todo el proceso de elaboración de la Constitución, que se aprobaría en referéndum el 6 de diciembre.
El inspector José Manuel Baena, que pertenecía a la Brigada de Información de la Policía de Pamplona, murió en un enfrentamiento a tiros con terroristas del grupo Nafarroa, durante la inspección de un piso franco en Pamplona en el que se sospechaba que se ocultaban miembros de la banda. Alrededor del mismo, en el número 77 de la calle San Jorge de Pamplona, se estableció un dispositivo policial con el objetivo de capturar a varios presuntos miembros de ETA militar.
En torno a las 15:30 horas del 11 de enero de 1978, y en el marco de la operación de inspección del piso, se produjo un tiroteo entre la Policía y dos miembros de ETA que entraban en el inmueble. El intercambio se saldó con tres muertos: dos etarras (Mariano Pérez de Viñaspre Churruca y Ceferino Sarasola Arregui) y el inspector José Manuel Baena que falleció en el acto tras recibir el impacto de numerosos disparos. Además, varios transeúntes resultaron heridos y tuvieron que ser trasladados a diferentes centros hospitalarios.
José Manuel Baena Martín era natural de Granada, aunque residente en Las Palmas, donde fue inhumado. El padre de José Manuel, general retirado del Arma de Infantería del Ejército de Tierra, se enteró por la radio de la muerte de su hijo, igual que la esposa de la víctima. Tenía 31 años, estaba casado y el matrimonio tenía tres hijos, la menor nacida apenas una semana antes de su muerte.
El 11 de enero de 1991 fallece el vendedor ambulante ISIDRO JIMENEZ DUAL, a consecuencia de las heridas sufridas en el atentado del que fue objeto dos días antes. Así se contaba en El País en su edición del 10 de enero de 1991: "Isidro Jiménez Dual, de 35 años, presuntamente relacionado con el tráfico de drogas, resultó gravemente herido ayer en Bilbao al hacer explosión una bomba adosada a los bajos de su furgoneta en el barrio de Txurdinaga. El atentado se produjo a unos 40 metros del lugar donde el día anterior fueron heridos dos miembros de la familia Bañuelos, contra la que ETA atentó anteriormente por considerarla vinculada al narcotráfico. El artefacto, compuesto por unos cinco kilos de explosivo, fue activado cuando Jiménez Dual iba a arrancar su vehículo, una furgoneta Ford Transit".
Al parecer, la información sobre la supuesta dedicación de Isidro al tráfico de drogas le llegó a ETA a través de un miembro de la organización proetarra juvenil Jarrai que había tenido acceso a los listados del censo electoral por haber sido interventor y apoderado de Herri Batasuna en unas elecciones. Basándose en el censo, elaboró varias listas con los nombres, apellidos y domicilios de personas que, en su opinión, se dedicaban al tráfico de estupefacientes.
Al día siguiente del asesinato de Isidro, ETA intentó matar a José Ignacio Lago San Juan, de 20 años, utilizando la misma justificación que con Isidro. Sin embargo, ni la Policía ni los vecinos relacionaron a José Ignacio (que perdió un brazo y una pierna a consecuencia del atentado) con el tráfico de drogas.
En 1996 fue condenado por este atentado Germán Urízar de Paz a 28 años de reclusión mayor.
Isidro Jiménez Dual era natural de Bilbao y tenía 37 años. La víctima estaba casada y tenía cinco hijos.

Ciencia y mandatarios totalitarios

Por Baldomero Vasquez Soto.

CARACAS, Venezuela, enero, www.cubanet.org -El pasado 28 de diciembre el Presidente Hugo Chávez, como si de un experto científico en el área de Oncología se tratara, avanzó una tesis sobre los orígenes del cáncer que él y otros Presidentes de la región padecen. Así, planteó que una tecnología desarrollada por los norteamericanos sería la causa del cáncer de que han tenido los presidentes Fernando Lugo, Dilma Rousseff, Lula da Silva, Cristina Kirchner y él (1).
La tesis expuesta no ha tenido, hasta ahora, el respaldo de ninguno de los otros pacientes. Nuestra intención es rastrear el fundamento de ese tipo de razonamiento del Presidente. Intentaremos responder la siguiente pregunta: ¿de dónde procede la licencia para afirmar estos absurdos en el campo de las ciencias médica?
Pretendemos argumentar que el planteamiento del Presidente Chávez está en línea con una mentalidad que es propia de los líderes de los regímenes totalitarios, sean de signo comunista o fascista. Estos líderes –siguiendo a Claude Lefort: La Lógica Totalitaria (1980) y Democracia y Advenimiento de un Lugar Vacio (1982)- tienen con el poder una relación radicalmente opuesta a la que con el mismo establecen las autoridades gubernamentales en la democracia (2).
En los regímenes democráticos, quienes dirigen el poder ejecutivo “son simples gobernantes”. En ellos ningún individuo puede apropiarse del poder (es lo que Lefort llama “lugar vacio”). Las personas que ejercen funciones de gobierno saben que lo hacen de manera “transitoria”, por un lapso acotado en el tiempo, luego del cual serán sustituidas por otras. La principal consecuencia de que el poder no tenga dueño es la autonomía que guardan con respecto al mismo la “esfera de la ley” y la “esfera del saber”. Dicha autonomía comprende que al jefe de gobierno se le aplique la ley si la infringe (la sentencia reciente contra el ex-presidente francés, Jaques Chirac, por corrupción es una prueba de ello). También significa que la producción de conocimientos se desarrolle independientemente, sin esperar el aval de la autoridad oficial.
Por el contrario, en los regímenes totalitarios el poder tiene dueño. El líder se apropia  del poder y pasa a convertirse en autoridad gubernamental “permanente”. Su ejercicio de gobierno no tiene fecha límite, sólo termina con su muerte. Stalin, Mao, Hitler, Fidel, son ejemplos de encarnación del poder en el líder, de incorporación del poder en el cuerpo físico de una persona. En estos regímenes, el derecho y la ciencia no tienen autonomía. La voluntad del dueño del poder es la ley y  a quienes se desenvuelvan en el área del saber se les obliga a someter su trabajo a aquella instancia superior.
La circunstancia más importante de sometimiento de la ciencia al poder en el siglo XX ocurrió durante la construcción del totalitarismo socialista en la extinta Unión Soviética.
En 1927, el técnico agrónomo Trofim Lysenko saltó a la fama al anunciar un método para obtener cosechas sin fertilizantes. El diario oficial Pravda se deshizo en elogios para con el “científico campesino”. Lysenko negaba la existencia de los genes, los cromosomas y las elementales leyes de Mendel. Denigraba de la genética mendeliana con argumentos ideológico-políticos, calificándola de  “ciencia capitalista” y “ciencia contrarrevolucionaria”. Su mayor “aporte” fue distinguir la “ciencia burguesa” de la “ciencia proletaria”. Coincidía así con Stalin, para quien la ciencia social y natural que emergía del Materialismo Dialéctico de Marx y Engels era superior a la ciencia producida en el decadente capitalismo occidental. Por esta razón durante 29 años, desde 1935 hasta 1964, Lysenko fue considerado como el científico más destacado de la URSS (3).
¿Cómo pudo ser posible que este charlatán con ideas tan descabelladas pudiese reinar durante tres décadas en la ciencia soviética? Sencillamente porque el dueño del poder, Stalin, lo impuso así. El científico que se atreviera a contradecir la “biología proletaria” de Lysenko le esperaba el exilio o la muerte. El caso del insigne biólogo soviético, padre de la genética rusa, Nikolai Vavilov (1887-1943), fue, sin duda, el más emblemático y trágico de todos (4).
Vavilov organizó la Academia de Ciencias Agrícolas de la URSS, de la cual fue destituido por Stalin en 1935. Construyó en San Petersburgo el banco de semillas más grande del mundo, donde coleccionó más de 200.000 especímenes recopilados en sus expediciones alrededor del mundo. Por su reconocimiento científico en el extranjero, su origen social en la clase alta y, sobre todo, por ser un implacable crítico del lysenkismo, fue perseguido y condenado a la cárcel por Stalin en 1940. En base a las denuncias de Lysenko, se le acusó de “traidor a la patria”, lacayo de la “ciencia capitalista” y defensor de la genética, una “ciencia burguesa”.
Vavilov murió de hambre en un campo de concentración (gulag) en 1943. Su muerte agigantó aún más su figura en el campo científico, pues la inquisición estalinista le planteó que se salvaría de ir a la cárcel si reconocía la validez científica de la teoría de Lysenko. Vavilov, en un trance similar al de Galileo con la Iglesia Católica, prefirió morir con dignidad antes que renunciar a sus convicciones y vivir sabiendo que se había traicionado a si mismo, que había traicionado lo que era: un científico. 25 años después de su muerte fue reivindicado en su país, pues en las democracias occidentales siempre conservó un sitial de honor dentro de la comunidad científica.
Volviendo al comentario sobre el cáncer que hizo el Presidente Chávez, resalta en aquel el hecho de que únicamente se apoye en la opinión de Fidel Castro, quien sólo en Cuba es la voz de la verdad sobre cualquier tema terrenal o divino. Por supuesto, si es el dueño del país desde hace más de 50 años. Siguiendo el mal ejemplo del dictador cubano, el Presidente no repara en cometer exabruptos contra la ciencia, tampoco en su pretensión de adueñarse del poder hasta después del 2050.
1) Video: http://www.elmundo.es/america/2011/12/28/venezuela/1325108556.html
2) LEFORT C. La Invención Democrática. 1990. Ed. Nueva Visión. Buenos Aires, pp. 37-52 y 187-193
3) REVEL J-F. El Conocimiento Inútil. 1989. Ed. Planeta. Barcelona, pp. 23.
4) RAYFIELD D. STALIN y los Verdugos. 2005. Ed. Taurus, pp. 419-421.

Teresa Oaxaca


Self-Portrait In Blue
Girl In Blue
Katya
Father Time
Miliner
In Time
Doll
Mancini Fiddler
Venus
In The Balance
Valentina
Doug
Vanitas With Typrewriter
Remembrance
Portrait Of Three Children
title unknown
White Lace
Ken
Katherine
Self Portrait


Fuente: American Gallery.


Web de Teresa Oaxaca.

Horrific Conditions in Cuban Hospital - Ambrosio Grillo Hospital, Santiago, Cuba




Deplorables Condiciones en Hospital Cubano - Hospital Ambrosio Grillo, Santiago, Cuba

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba recibió este video hoy desde Cuba que ilustra las deplorables condiciones en el hospital cubano, Ambrosio Grillo en la provincia de Santiago de Cuba. 

Ramón Bolaños Martín filmó y envió este video.

The Foundation for Human Rights in Cuba received this video today from Cuba which illustrates the deplorable conditions in a Cuban hospital, Ambrosio Grillo in Santiago Province. 

Ramón Bolaños Martín filmed and sent the video.