Freakonomics de Steven Levitt and Stephen Dubner. 2005


El libro me ha decepcionado. Es fallido en muchos de sus planteamientos. Esperaba ideas más brillantes, algo más allá de lo habitual, pero no las he encontrado. Sí en algunos de los capítulos, pero en general no me he sorprendido como sí lo hice, por ejemplo, con el libro de Xavier Sala i Martín, Economía liberal para no economistas y no liberales.


Una de las ideas más polémicas del libro es la supuesta poderosa relación entre la disminución del crimen y el aborto. No me escandalizo por la afirmación, porque pensándolo racionalmente tiene su explicación, pero parece que la relación no es tan poderosa como se deja ver en el libro, por ejemplo en estos dos enlaces se discute ese tema: 'Freakonomics' Abortion Research Is Faulted by a Pair of Economists and The Freakonomics Fiasco in Perspective.


Lo mejor del libro es que intenta analizar la realidad profundizando en los hechos, no solo rascando la superficie. Aunque muchas veces el resultado es fallido, profundizar en los hechos es la manera de hacer las cosas, ir más allá de lo evidente. Por ejemplo, una de las ideas fundamentales del libro es que los incentivos son la piedra angular de la vida moderna, y que entiendo éstos daremos con la clave para resolver muchos de los problemas que nos encontramos.

Otro de los análisis no convincente del libro es cuando indica que los luchadores de sumo están engañando durante la competición, cuando en realidad demuestra lo importante que son los incentivos, mencionados anteriormente. Las competiciones de sumo son a 15 combates, y hay que ganar al menos 8 para subir en la clasificación. Hecho muy importante porque cuanto más arriba se esté, más dinero y estatus se consigue. Cuando se enfrentan luchadores que llevan un balance, de vitorias-derrotas, de 8-6 contra otros que llevan un balance 7-7, estos últimos ganan un 80% de los combates. Según el análisis del libro, esto indica que se está haciendo trampa, pero para mí indica lo poderoso que es el incentivo, es decir, al luchador con un balance 8-6 poco le importa el resultado de ese último combate, sin embargo el que tiene 7-7 se juega mucho en ese combate y es normal que vaya a ganar con muchas más energías y motivación (incentivos). El libro indica que cuando esto se hizo público el porcentaje de victorias bajó al 50%, cosa lógica, porque ahora hay un nuevo factor que entra en la ecuación, el honor, la posibilidad de que si no luchas con más ganas, incluso con un balance 8-6, puedan acusarte de no jugar limpio.

En definitiva un libro muy normalito. No entiendo su gran éxito. Y eso que yo caí en él, al regalárselo a un amigo. ¡El marketing! 

Esta crítica de Ariel Rubinstein me parece un buen resumen del libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada