De túneles, primas y autoridades por Carlos Rodríguez Braun

La Razón.


La economía española entró en el túnel en 2007, llegó a su punto más oscuro en 2009, se acercó lentamente a la salida entre 2009 y 2011, ese año volvió para atrás, y en ese retroceso estamos en 2012. Pero la prima de riesgo ha caído 100 puntos en dos días –por cierto, ahora nadie despotrica contra los “mercados irracionales y especuladores”. Si cae, digamos, hasta los 200 puntos, estaríamos bien encaminados.
Puede hacerlo. Incluso teóricamente sin que Barbie pida el rescate, y a eso está jugando. Nadie sabe si aguantará o deberá pedirlo. Lo que ha anunciado Draghi es que está dispuesto a poner dinero a cambio de deuda pública, y a esterilizar la expansión monetaria forzando a los bancos a que depositen más dinero en el BCE, comprando títulos del banco emisor (pagándoles más, claro, lo que puede animarles a prestar más, es decir, a esterilizar menos), algo que los bancos pueden hacer porque tienen mucha liquidez, aunque no la quieren usar para comprar aún más deuda pública, razón por la cual se les induce a hacerlo por esta vía indirecta. …Y algunos hablan todavía de mercado libre. En fin, en este juego las autoridades ganan tiempo y eluden responsabilidades y reformas. El BCE, listo a agrandar su activo con títulos dudosos, dice: si todo se va al garete, no es mi culpa sino de los políticos, asunto importante a tenor de las lógicas protestas en Alemania, donde ven esto como un enredo redistributivo y federalizante, pagado con su dinero. Barbie piensa: si todo sale bien, me adjudicaré el mérito, pero si sale mal, diré que es por culpa del BCE y Alemania. Si la cosa sigue mejorando, el Gobierno no hará ningún recorte apreciable del gasto, que es lo que se debe hacer y nadie ha hecho, y continuará haciendo lo que no debería hacer: subir los impuestos y la deuda. El populismo puede ser más descarado: la izquierda y los sindicatos continúan aferrados al bulo de que gastar es justo y además nos sacará de la crisis. Mientras tanto, el sector privado, que sí nos sacará, se afana en superar los obstáculos que las autoridades colocan en su camino, con la falacia de que no pueden bajar más el gasto público, y que están haciendo todo lo posible por ayudarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada