El LIBOR y el Escándalo de Barclays

por Xavier Sala i Martín.


El LIBOR y el Escándalo de Barclays
Para entender el escándalo de Barclays y el LIBOR, dejadme explicar unos conceptos previos. Primero, el LIBOR es un tipo de interés de referencia. Es decir, es un tipo de interés que muchos contratos toman como referencia a la hora de fijar unos pagos. Todos los que tengáis una hipoteca sabréis de qué estoy hablando: los tipos de la hipoteca (y por tanto vuestros pagos mensuales) seguramente están ligados al EURIBOR: cuando el EURIBOR sube, vuestra hipoteca sube y cuando el EURIBOR baja, vuestra hipoteca baja. El EURIBOR, pues, es el tipo de interés que vuestra hipoteca toma como referencia.
Aunque he puesto como ejemplo el mercado hipotecario, el LIBOR es el tipo que toman como referencia no solo los créditos hipotecarios sino también todo tipo de transacciones financieras (como contratos de futuros, swaps de tipos de interés, swaps de inflación, todo tipo de créditos sindicados, etc). Se calcula que en 2011, hubo unos 554 billones de dólares de transacciones ligadas al LIBOR.
Segundo, el LIBOR corresponde a las siglas London Inter Bank Offered Rate. London quiere decir que de Londres i IBOR quiere decir que es el tipo de interés que los bancos deben pagar cuando piden prestado a otros bancos (llamados bancos mayoristas). Por lo tanto, LIBOR es el tipo de interés que se les carga a los bancos de Londres en el mercado interbancario. El EURIBOR es el equivalente pero, en lugar de solo los bancos de Londres, los bancos de toda Europa.
Tercero, la palabra clave es Londres: son los tipos de interés que pagan los bancos de Londres. En Londres, lógicamente, hay muchos bancos. ¿De qué banco estamos hablando? Pues delPROMEDIO. Es decir, para calcular el LIBOR,  la Asociación Británica de la Banca (BBA) pide a una muestra de ocho bancos que envíen cada día, a las 11 de la mañana, el interés que le cargan a ellos los mercados financieros para pedir créditos (*). La BBA coge esos ocho números y hace una media. Bien, en realidad hace como en los concursos de patinaje artístico: hace la media después de eliminar los más altos y los más bajos. ESA MEDIA ES EL LIBOR.
Cuarto, uno de esos ocho bancos que cada día reportan el tipo de interés que le han cobrado en el interbancario era el Barclays.
Es decir, el LIBOR es la media de los tipos de interés que reportan un grupo de ocho bancos. Ocho es un número muy pequeño de bancos. Es tan pequeño que cada uno de ellos podría en principio manipular la media hacia arriba si reportara un número grande y la podría manipular hacia abajo si reportara un número pequeño (eso no pasaría si fuera la media de 200 bancos, por ejemplo). Y ahí es donde está la base del fraude: dado que el volumen de negocio ligado al LIBOR es tan grande, si uno de los ocho bancos reportara un número muy alto (o muy bajo) de modo que la media resultante fuera más alta (o baja), habría traders que ganarían mucho dinero. Imaginaos la cantidad de dinero que gana un banco si en lugar de tener un LIBOR DE 2.02 fuera de 2.03. Cada uno de los clientes pagaría una hipoteca unos euros más alta cada mes. Pero multiplicado por millones de clientes representaría millones de euros de beneficio para el banco. Lo mismo pasa con los traders que manejan swaps, futuros o créditos sindicados.
¿Y qué pasaría si esos traders no tuvieran escrúpulos y pudieran llamar a sus amigos de Barclays para que les hicieran el favor de reportar un número un poco más alto justo el día en que se calculan las hipotecas o justo el día que se ejecuta un contrato? Pues pasaría que uno podría ganar mucho dinero. De hecho, se calcula que si en lugar de tener un LIBOR de 2.02, fuera de 2.03 (una diferencia minúscula) algunos traders podrían ganar dos millones de euros en cuestión de minutos. Y claro, cuando hay tanto dinero de por medio siempre aparece el listillo de turno e intenta aprovecharse. Eso pasa en Londres, Barcelona, New York o Beijing. Y es que ya se sabe que los chorizos están uniformemente distribuidos por todo el planeta y esta vez los chorizos de Londres pensaron que si se hacían “amigos” con los trabajadores de Barclays que cada día enviaban sus datos a la BBA, podrían hacerse ricos. El día que los amigos podían ganar dinero con un LIBOR bajo, pues los trabajadores de Barclays hacían bajar la media reportando un número pequeño y el día que a los amigos les interesaba un LIBOR alto, reportaban un núero elevado. Parece que hasta 14 empleados de Barclays se dejaron sobornar para que sus “amigos” traders se hicieron de oro.
Pero hubo un pequeño problema: los encargos se hacían por email... y los entes supervisores norteamericanos, que fueron alertados por un artículo del Wall Street Journal en 2008, se apoderaron de los ordenadores y encontraron hasta 257 mensajes incriminatorios. Frases como: “colega a ver si me haces subir el tipo que la operación X está caliente”. Y la contesta: “hecho, me debes una de gorda!”. Y la contra-respuesta: “fantástico, la semana que viene vienes a casa y te compro una botella de Bollinger”. Y yo pienso: ¡qué rata es el tío! Le acaban de hacer un favor que le genera dos millones de libras y ¡solo le invita a una miserables botella de champán!
En cualquier caso, la “Comisión del Mercado de Futuros” norteamericana y el Departamento de Justicia también de los Estados Unidos, estrecharon el cerco hasta que han imputado a 14 empleados de Barclays. El presidente, Marcus Agius,y el director, Bob Diamond, no eran directamente responsables, pero el escándalo es tan mayúsculo que han tenido que dimitir. Las autoridades británicas han impuesto una pequeña multa de 60 millones de libras. Pero todavía falta la multa americana que será mucho más grande. Está por ver si Barclays, como banco, sobrevive al escándalo. Y vamos a ver si hay más bancos involucrados. Parece que hay sospechas enRoyal Bank of Scotland (que fue nacionalizado al empezar la crisis financiera, Citigroup oHSBC. Veremos como acaba.
Una nota final para tranquilidad de los lectores, decir que para la mayoría de vosotros y vuestras hipotecas, el tipo de referencia no es el LIBOR sino el EURIBOR. Y el EURIBOR no se calcula igual. El EURIBOR es la media de los bancos de la Eurozona y la muestra de bancos que se utiliza es mucho mayor (alrededor de 50. Los cuatro “bancos” españoles que reportan son el Santander, el BBVA, Caixabank y la CECA). Al ser la media de muchos más bancos, cada uno de ellos no puede manipular el número final tan fácilmente como con el LIBOR. 
(*) En realidad se les piden los intereses a diferentes horizontes, por ejemplo, se les pide que reporten el tipo a un dia, a una semana, a un mes y a un año y con ellos se construye el LIBOR a un día, el LIBOR a una semana, y un mes o un año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada