Víctima, 15 de junio: Ángel Postigo Mejías

Libertad Digital.



A las diez y cuarto de la mañana del domingo 15 de junio de 1980, la banda terrorista ETA asesinaba a tiros en el barrio de La Rochapea de Pamplona al policía nacional ÁNGEL POSTIGO MEJÍAS. Ángel había acudido esa mañana a visitar a su abuela. Al salir del domicilio, se dirigió al automóvil, aparcado junto a la casa, enfrente del Bar El Porrón. Cuando se disponía a abrir la puerta, un hombre y una mujer le acribillaron a balazos. Los terroristas estaban sentados en un banco cercano leyendo el periódico y se levantaron cuando vieron que Ángel se acercaba. Uno disparó con una ametralladora y el otro lo hizo con una pistola. El policía murió en el acto, tras recibir seis disparos en la cabeza, el tórax y los brazos, y quedó tendido en el suelo junto a su coche. En el lugar de los hechos, la Policía recogió diez casquillos de bala, calibre 9 milímetros parabellum.
A continuación, los pistoleros huyeron en un Seat 1430, robado una hora antes a su propietario en Pamplona. Según testigos presenciales, los autores materiales del atentado contaron con el apoyo de otros dos terroristas, un hombre y una mujer, que esperaban armados en el interior del Seat en el que huyeron.
Al día siguiente, lunes 16 de junio, Ángel Postigo fue enterrado en el cementerio de Pamplona, al término de un funeral oficiado en las dependencias del cuartel de la 64ª Bandera de la Policía Nacional.
Una de las etarras que participó en el atentado, Mercedes Galdós Arsuaga, fue condenada por la Audiencia Nacional en 1987 a 27 años de reclusión mayor. Pese a acumular penas de prisión por otros dieciséis asesinatos, quedó en libertad en 2005 tras haber cumplido sólo diecinueve años de cárcel. Posteriormente, en 2002 fue condenado como inductor del asesinato Santiago Arrospide Sarasola a 27 años de cárcel.
En julio de 2000 fue extraditado por Holanda el etarra Esteban Murillo Zubiri para ser juzgado por el asesinato del agente Ángel Postigo. Murillo huyó de su domicilio en 1986, a raíz de la caída de los miembros liberados (a sueldo) del grupo Nafarroa de ETA, y fue detenido en el aeropuerto de Ámsterdam en enero de 1999, procedente de México. Tras la celebración del juicio en 2002,resultó absuelto al no quedar probada su participación en el asesinato, que habría consistido en dar cobijo durante meses a los miembros del grupo Nafarroa -entre los que también estaría el compañero sentimental de Mercedes Galdós, José Ramón Martínez de la Fuente Intxaurregui, aliasJoserra-, y proporcionarles el vehículo con el que cometieron el atentado. Martínez de la Fuente cumple condena por varios asesinatos cometidos entre 1981 y 1985 cuando formaba parte del grupo Nafarroa de ETA en su etapa más sanguinaria. Gracias a la aplicación de la doctrina Parot, su salida de prisión está prevista para mayo de 2020.
Presuntamente, el etarra José María Zaldúa Corta también participó en el asesinato del agente de Policía. Este miembro de la banda no fue juzgado al no conceder Francia la extradición en su momento. Zaldúa Corta, con un largo historial de asesinatos a su espalda, murió de un infarto el 22 de septiembre de 2010 mientras montaba en bicicleta en la localidad francesa de Aix-en-Provence.
Por otra parte, la banda terrorista había utilizado a un menor de edad como informante. El menor sometió a vigilancia a Ángel Postigo y recabó información sobre sus rutinas diarias. Esa información se la trasladó a los asesinos de la banda, información que fue fundamental para cometer el atentado que acabó con la vida de Ángel. El citado menor recibió diez mil quinientas pesetas por su "trabajo". Fue detenido y posteriormente condenado en 1981 a 2 años de prisión como cómplice del atentado.
Ángel Postigo Mejías era natural de La Línea de la Concepción (Cádiz), aunque llevaba once años residiendo en Pamplona. Tenía 25 años y estaba casado con Manuela Merchán, vecina de la localidad navarra de Villava. Tenían un hijo, David, de 5 años. En noviembre de 2005, en un acto organizado por el colectivo Libertad Ya de homenaje a las víctimas mortales que dejó la banda terrorista en Navarra en el año 1980, Manuela Merchán narró los meses de dolor y soledad que siguieron al asesinato de su marido, en una época en la que la banda asesina mataba cada tres días. El 25 de junio de 2010, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Pamplona, con el apoyo del PSN, decidió poner el nombre de Ángel Postigo a una calle del polígono de Erripagaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada