Sobre lo público

Estimado Arcadi.

Por el tiempo que llevó leyendo y escuchando sus reflexiones sé que es un defensor de lo público. Volvió a hacer una defensa de ello en su escrito del día 6 de junio, El share del pueblo. Yo, pese a ser mucho más joven que usted, tengo mucho miedo de lo público.

Reflexionó usted sobre la calidad. y me quedé con esta frase: "El periódico debe preocuparse de que el dinero público esté invertido en calidad y no en basura, con indiferencia total respecto al resto de asuntos". Sobre periodismo ya le escribo otro día, pero sobre calidad y basura hay mucho que discutir. Sobre todo cuando el dinero que se invierte es el mío. En este caso, mi opinión, es que estando doña Julia Otero en el programa la calidad no existe. Una persona que reconoce que se acaba de dar cuenta que el problema son los políticos y no los mercados (minuto 12:20) me merece poco respeto intelectual, y este es solo un ejemplo de muchos. Al maestro Vargas le tengo una admiración grande, sobre todo porque se ha jugado el bigote y no ha toreado de salón, como hacemos muchos.

Creo que su concepto del dinero público no es adecuado, eso nos lleva a donde estamos ahora mismo. Con unos políticos que viven en un mundo paralelo. Ejemplos hay muchos, pero este me parece significativo: Traductores en el congreso y eliminación de los traductores en las comisarías.

Creo que el que quiera calidad debe pagarla, yo mismo la pagué con Factual. Ese me parece el buen ejemplo, alguien se juega su dinero, empieza un proyecto y si el proyecto fracasa lo pagan los que apostaron por él, en este caso los suscriptores, los empleados, los acreedores, etc. Pero ni un duro de dinero público.

Por lo mismo no entendí su crítica cuando cerró Revista de libros y su mención a los liberales. Además de que un debate de etiquetas parece algo pueril.

Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada