Luz y taquígrafos para el periodismo libre


Madrid.- El totalitarismo no puede ver en el periodismo independiente a unos ciudadanos que escriben lo que piensan y dan información con honestidad sobre la realidad que viven. No. Para los funcionarios que controlan hasta los pleonasmos de los panfletos oficiales, quienes ejercen ese derecho son unos conspiradores oscuros que trabajan en contra de la felicidad del pueblo y del proletariado.
El dominio absoluto de todos los espacios y todo el tiempo de los medios de comunicación está en los fundamentos y las esencias de esa categoría de dictadura. Aquél que se salga de las talanqueras etéreas (pero con ruido de candados) preparadas en unos laboratorios que usan todavía microscopios soviéticos, pasa de inmediato a un rango más grave y peligroso que el de adversario político. Se convierte en un enemigo porfiado del sistema.
Lo saben bien los hombres y mujeres que trabajan allá y comenzaron a hacer periodismo alternativo en Cuba a finales del siglo pasado como Pedro Argüelles Morán Jorge Olivera, Tania Díaz Castro, Luis Cino, Iván García. Y lo saben los representantes de las nuevas promociones de comunicadores libres que escriben noticias y piezas de opinión con las amenazas sobre la cabeza y los policía a la vera de sus puertas y ventanas.
El gobierno ha logrado que el arresto de un periodista sea un hecho cotidiano y previsto en la actualidad de cada jornada, y no tiene reparos en anunciar en tribunas internacionales su desprecio por la labor de esos profesionales. Ha enviado a mensajero con credencial de embajador a una reunión de la ONU en Ginebra a descalificar el periodismo ciudadano y a hacer una amenaza en toda regla, sin pudor ni metáforas, contra quienes lo ejerzan en la isla.
"Esas personas son fuente de informaciones falsas que intentan tergiversar la realidad”, ha dicho el enviado de La Habana a Suiza, “y desestabilizar países para propiciar la agresión extranjera".
Cuando quienes domina un país como una hacienda privada pasan a un informador sin mandato a las filas de los promotores de una agresión extranjera, hay que poner de inmediato –otra vez– los reflectores y la atención sobre esos cubanos que desafían los desolados mamotretos estatales porque encontraron la libertad por cuenta propia.
Esa iluminación y esa atención hay que compartirla con los blogueros y twiteros criollos que realizaron esta semana un festival tecnológico para promover el uso de Internet en el debate de los asuntos cubanos. Los organizadores de la reunión fueron acusados de “construir redes previas a una agresión”. Debe de ser la misma agresión (o una muy parecida) a la que, según el enviado del régimen a Ginebra, preparan los corresponsales independientes.
Las instituciones defensoras de la prensa y los periodistas libres del mundo entero conocen muy bien para qué usan los totalitarios esas invasiones tan frecuentes como fantasmales. Y están alertas.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2012/06/24/1235596_raul-rivero-luz-y-taquigrafos.html#storylink=twtuser#storylink=cpy

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada