Ir más allá en aprovechamiento de material

Teoría de la construcción.
Stuttgart, 16 de abril de 2012. Se sigue revolucionando la construcción sostenible, en este caso con un proyecto que intenta aprovechar material en favor de un avance tecnológico.  Investigadores de la Universidad de Stuttgart, junto con Bosch Rexroth han llegado mucho más cerca de alcanzar este objetivo. Han construido un armazón de madera, que es mucho más delgada que cualquier cosa estimada como posible hasta ahora. Con un grosor de apenas cuatro centímetros, la carcasa se extiende por una superficie de más de 100 metros cuadrados.
La construcción se encuentra en el Campus Vaihingen de la Universidad de Stuttgart. La delgadez extrema de la envoltura se hace posible mediante el uso de una estructura adaptable (de adaptación). Hasta ahora las construcciones siempre han sido diseñados para una tensión máxima exacta; este tipo de estrés, sin embargo, generalmente sólo se produce muy raramente y sólo durante un corto período. Una gran parte de los materiales de construcción utilizados en la actualidad sirve, pues, estas cargas muy rara vez  y raramente se utiliza con eficacia. El objetivo de la construcción ultra ligera desarrollada s por lo tanto,lograr un ahorro drástico de materiales y una mejor reacción a las cargas dinámicas a través de una manipulación activa de la estructura.
Esta manipulación se realiza a través de unidades hidráulicas: estas unidades se basan en los puntos de apoyo de la cáscara y generan movimientos y tensiones que compensan de forma focalizada las deformaciones y las tensiones causadas por viento, nieve u otras cargas.
El Instituto de Estructuras Ligeras y Diseño Conceptual (ILEK) y el Instituto de Dinámica de Sistemas (ISYS) de la Universidad de Stuttgart, en cooperación con Bosch Rexroth se han conseguido una estructura adaptable a gran escala. La cáscara de madera está montada sobre cuatro puntos. Tres de los puntos de apoyo se puede mover de forma individual por cilindros hidráulicos y libremente posicionada en el espacio. Existen unos sensores que registran el estado de carga en numerosos puntos sobre la estructura de soporte.
En comparación con las construcciones convencionales pasivas, esto reduce considerablemente el uso de materiales para la construcción de cáscara. El balanceo de carga se lleva a cabo a través de un control de Rexroth, que fue desarrollado especialmente para las unidades hidráulicas. La tarea principal del control es poner en práctica las complejas tareas de control hidráulico de la estructura en capas. De esta forma la estructura de soporte puede reaccionar a un cambio en el estado de carga en cuestión de milisegundos.
Institute for Lightweight Structures and Conceptual Design (ILEK), University of Stuttgart
Prof. Werner Sobek, Stefan Neuhäuser, Christoph Witte, Dr. Walter Haase
Institute for System Dynamics (ISYS), University of Stuttgart
Prof. Oliver Sawodny, Martin Weickgenannt, Dr. Eckhard Arnold Bosch Rexroth AG, Lohr a. Main Dr. Johannes Grobe, André Fella

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada