Autoridades se niegan a dar alimentos a prisionero cubanoamericano


Ropa que exigen usar a los prisioneros en las cárceles cubanas. Foto: Roberto J. Guerra.



Por Roberto de Jesús Guerra Pérez/ Hablemos Press.

La Habana, 7 de junio.- Rolando Lorenzo García Perera, recluido en una cárcel cubana, denuncia que las autoridades carcelarias se niegan a suministrarle alimentos en el centro penitenciario que lo recluye.

El martes, en una conversación telefónica con HABLEMOS PRESS, Lorenzo acusó a las autoridades de la prisión de Guanajay, ubicada en la provincia Mayabeque, donde se encuentra recluido, por negarse a darle alimentos.

"Lo nuevo que están haciendo conmigo, es tratar de doblegarme por hambre ya que no han podido por todos los métodos que han usado durante 11 años. Ahora están usando el más cobarde, matarme por hambre", declaró. 

Lorenzo, de 49 años de edad, cubano con residencia en la ciudad de Hialeah, Estados Unidos, fue condenado en el 2001 a 25 años de privación de libertad, acusado por un supuesto delito de Tráfico de Personas.

El pasado 16 de mayo, Lorenzo inició un ayuno -que abandonó días más tarde- en protesta porque las autoridades le niegan los derechos de ir a un soleador, recibir visitas familiares y conyugales porque rehúsa vestirse de preso.

El director de la cárcel, Joaquín Darías, alias El Hombre del Saco, "me dijo personalmente que la única opción que tenía para poder comer era ponerme la ropa de preso", agregó.

Desde el 30 de mayo, las autoridades carcelarias, sacan a los reclusos del destacamento, donde se encuentra Lorenzo, a comer afuera del penal.

"Ni lo dejan salir al comedor, ni le traen la comida desde hace una semana y todo esto es para doblegarlo", comentó el miércoles a HABLEMOS PRESSun reo, compañero de Lorenzo.

María Elena García Perera, hermana de Lorenzo, residente en Estados Unidos, escribió a HABLEMOS PRESS "mi hermano ya ha extinguido 11 años de la condena, y padece de muchas enfermedades, ocasionadas por la prisión, entre ellas 2 isquemias coronarias, diabetes mellitus, hipertensión, hipotiroidismo entre otras".

Debido a las enfermedades que padece Lorenzo, estuvo durante 16 meses internado en la sala para penados Carlos J. Finlay, del Hospital Militar de Marianao, en La Habana.

María Elena teme por la vida de su hermano "lo están matando lentamente e incluso le han prohibido a nuestra familia, la que está en Cuba, le lleve alimentos".

Los prisioneros que se niegan a usar la ropa establecida en las cárceles son golpeados y castigados.

Los activistas Luis Enrique Labrador y David Piloto denunciaron en abril que fueron golpeados y llevados a celdas de castigo por negarse a usar la ropa, en su condición de prisioneros políticos.

También Ramón Alejandro Muñoz, opositor preso, fue golpeado en los primeros días del mes de mayo y posteriormente llevado a una celda de castigo en la cárcel Combinado del Este, en La Habana, por no usar la ropa de preso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada